Revista Conciertos

Townes Van Zandt.

Publicado el 04 febrero 2010 por Alejandro Caja

Townes Van Zandt es sin duda uno de los grandes cantautores yankees del siglo XX. Sus señas de identidad son unos textos sencillos y poderosamente líricos, implacables por comprometidos con su experiencia, con su verdad, así como una voz cariciosa y libre de toda impostura que da vida a las palabras con suma facilidad: el efecto es la aparición de cierta cercanía, de cierta complicidad que invariablemente consigue hacer mella en el ánimo del oyente.

El vídeo al que enlazo es algo largo pero merece la pena verlo entero. Es emocionante. Está extraído de un documental titulado “Heartworn Highway”, aunque también forma parte del metraje del muy recomendable “Be here to love me” (este último  otro docu centrado exclusivamente en la figura del cantautor tejano). Debe estar grabado en Súper 8, tal vez en 16 mm: Townes, su novia y unos amigos están en su caravana, bebiendo y echando el rato, y uno de los presentes, un negro viejo con una mirada que parece haber destilado todo el sufrimiento de vivir en una ternura indecible, comienza a hablar de su vida, de su oficio y su trabajo, de su experiencia, y acaba haciendo un reflexión sobre la priba ciertamente sabia. Entonces Townes se arranca y derrama con pasmosa y espeluznante naturalidad esa maravilla de canción que se titula “Waitin’ around to die” (cuya mejor versión en estudio aparece en su tercer elepé, “Townes Van Zandt”, de 1970). Lo que sucede a continuación, en fin, eso hay que verlo.

Pues eso, espero que disfrutéis tanto como yo cada vez que veo esta secuencia. Adjunto también la letra –preciosa– y mi traducción para que el goce sea completo. Salud, compañ[email protected], y quiponroquin!

WAITIN’ AROUND TO DIE (Townes van Zandt).

Sometimes I don’t know where
This dirty road is taking me
Sometimes I can’t even see the reason why
I guess I keep a-gamblin’
Lots of booze and lots of ramblin’
It’s easier than just waitin’ around to die
One time, friends, I had a ma
I even had a pa
He beat her with a belt once ’cause she cried
She told him to take care of me
Headed down to tennessee
It’s easier than just waitin’ around to die

I came of age and I found a girl
In a tuscaloosa bar
She cleaned me out and hit in on the sly
I tried to kill the pain, bought some wine
And hopped a train
Seemed easier than just waitin’ around to die

A friend said he knew
Where some easy money was
We robbed a man, and brother did we fly
The posse caught up with me
And drag me back to muskogee
It’s two long years I’ve been waitin’ around to die

Now I’m out of prison
I got me a friend at last
He don’t drink or steal or cheat or lie
His name’s codine
He’s the nicest thing I’ve seen
Together we’re gonna wait around and die
Together we’re gonna wait around and die.

ESPERANDO A LA MUERTE

A veces no sé adónde me lleva

esta sucia carretera,

a veces no soy capaz

de verle sentido alguno…

Imagino que seguir apostando,

empinando el codo y dando rulos por ahí,

es más fácil que limitarme a esperar

que la muerte me alcance.

Amigos míos, hace tiempo tuve una madre,

tuve incluso un padre…

Una vez, él la golpeó con el cinturón porque ella lloraba;

ella le pidió que se ocupara de mí

y después se fue, se marchó camino de Tenesee…

Para ella fue más fácil hacer eso

que limitarse a esperar que la muerte la alcanzara.

Pasó el tiempo, me hice mayor,

y un día, en un bar de Tuscaloosa,

me topé con una chavala que me engañó con astucia

y me lo quitó todo…

Yo intenté calmar el dolor,

pillé algo de vino, salté a bordo de un tren…

Supongo que aquello me pareció más fácil

que limitarme a esperar que la muerte me alcanzara.

Otra vez un amigo me dijo

que sabía dónde conseguir algo de dinero fácil;

le dimos el palo a un tipo y salimos de allí volando…

Pero la pasma cayó sobre mí

y me llevó de vuelta a Muskogee.

Durante dos años no hecho otra cosa que esperar,

que esperar sentado a que la muerte me alcanzara.

Pero ya he salido de la cárcel,

y por fin he dado con un amigo;

él no bebe, ni roba, ni engaña, ni miente…

Su nombre es Codeína

y es lo mejor que he visto jamás.

Los dos juntos vamos a esperar,

juntos vamos a sentarnos a esperar

que la muerte nos alcance.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas