Revista Comunicación

Transparent: soy quién soy

Publicado el 15 enero 2016 por Elaltramuz @ElAltramuz

Es muy inusual, tremendamente inusual, encontrarse una serie como Transparent. Sabía de su existencia hacía tiempo pero no ha sido hasta estas Navidades cuando me he puesto a verla, episodio tras episodio, cada noche.
Desde el comienzo, con ese piano de cabecera, te deja con la boca abierta. Es una serie sorprendente, original, creativa y cómica. Pero también dramática. El maquillaje, las fiestas, el sexo, la tristeza son puntos en común que sostiene la serie.
Se necesita quizás haber visto antes “Girls” o “Looking” para ver que pocas series pueden compararse a ella. Sin embargo, es única.
Transparent: soy quién soy
Me gusta muchas cosas de esta serie pero es difícil expresarlo en palabras. En primer lugar, me gustan los personajes. Mi favorito es Ali, la hija menor de la familia que como oveja descarriada, no sabe qué hacer ni a dónde ir. Por otro lado tenemos la hermana mayor, Sarah, que es perfecta pero imperfecta al mismo tiempo y a Josie el hermano mediano que no sabe lo que quiere.
Al frente de la familia está Mort (que será Maura desde el principio) y que tiene que revelarle su secreto no tan secreto al resto de su familia. Su antigua mujer lo sabía aunque no es hasta que le ve caracterizado como Maura cuando se da cuenta. Otros sin embargo como Josie parece que la noticia le pillara de primeras.
El gran corazón de la serie es la narración dividida en cuatro: sabemos de los tres hijos y sabemos de Maura. En muchas ocasiones sus historias se juntan, en otras no tanto. Pero lo bueno es ver el relato desde muchas perspectivas puesto que hace partícipe al espectador de los secretos de cada personaje. Somos la persona que más sabe porque luego podemos observar las caras de sorpresas que ponen cada personaje al enterarse de los secretos que ya sabemos. Pero esto no la hace aburrida sino todo lo contrario, es una serie divertida y amena de ver. Cada temporada consta de diez episodios y de momento, solo se han hecho dos temporadas.
A partir de aquí comenzaré a hablar de la trama por lo que habrá spoilers. Si no has visto la serie, deberías de dejar leer ahora.
En cuanto a la historia decir que la serie tiende a dejar a Maura de lado. Vemos como la que parecía protagonista se escabulle en las esquinas de la casa de sus hijos, que se entierra en la cama y oye lo que sucede. Y eso a veces es triste. Pero también realista. Maura no quiere ser la protagonista a pesar de lo que sus mismos hijos pudieran pensar.
Cada uno tiene una forma de ver el mundo. Mientras que Ali tiende a ser más expresiva y abierta, su hermana mayor es todo lo contrario, siendo controladora y con tendencia a ser perfecta. La caída y los altos de cada uno se producen cíclicamente y nunca a la vez. 


Transparent: soy quién soy

Eso da entender de que cuando veamos a un personaje en todo lo alto, el otro estará en lo bajo. Nunca los tres hijos estarán en su mejor momento, puesto que de ello deriva el conflicto de la serie.
Tras verla dos veces seguidas (la primera y la segunda temporada) puedo observar una evolución en todos los personajes. Pero al mismo tiempo, tampoco salen de su zona de confort. Ali, se hace novia de su amiga de toda la vida, Sydney pero sin dejar de renunciar a su libertad que la caracteriza desde el comienzo de la serie.
Sarah emprende una locura al casarse con Tami (también una amiga de la universidad) y se divorcia de su marido pero sorprende a todos al derrumbarse en medio de la boda y a negarse a convivir con su recién estrenada mujer. Vuelve a casa para ya todo no es igual.
Transparent: soy quién soy
En cuanto a Josie, consigue deshacerse de la soledad de una mansión llena de vinilos e instrumentos musicales para poder compartir un proyecto de vida con una persona que acaba de conocer. Sin embargo, ambos no comparten la misma visión de las cosas y mientras que el aborto se produce, el anillo de boda se queda sostenido en la colcha de la cama. Su hijo, hasta entonces desconocido de él, fruto de su relación con su niñera en su adolescencia también se despide dejando con el rastro de la autocaravana, a un hombre solo y deshecho.
Hay dos escenas en especial que me han gustado gracias a la simbología tan sutil y mágica que tiene la serie. En primer lugar destacar la escena en la que una Sarah cotilla y celosa de la nueva mujer de su marido Glenn, decide rebuscar en la maleta de ésta. Encuentra una carísima paleta de maquillaje, que al cerrarla, se rompe y sale todos los colores.
De esto trata la serie, de la variedad. Y de ello también se ocupa la siguiente escena que me gusta y que extrae el mensaje principal. Se trata de cuando Maura ya resuelta con sus conflictos y orgullosa de quién es se va a una discoteca con su amiga Davinia y decide quedarse sentada mirando el resto de las personas. Desde las gogós de discoteca hasta las parejas que empienzan a besarse a pie de pista, ve un mundo que al mismo tiempo sí y no la corresponde.
Es un mundo vibrante que ha sabido recoger perfectamente la serie. Comencé el artículo diciendo que es inusual porque es algo inusual de ver. Pero eso no quiere decir que no exista, sino que no está a la vista de todos. Solo aquellos que abran la mente y sepan comprender y advertir esas diferencias podrán ver que en ese baile frente al espejo de Maura solo hay miedo e ilusión por darse la vuelta y comenzar una nueva vida. Una vida donde es quién es.
Transparent: soy quién soyPropiedad de ElAltramuz.com

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :