Revista En Femenino

Trucos para Secar la Ropa Más Rápido

Publicado el 13 diciembre 2017 por Aranchawp @MeigayCaldero
Secar la ropa no suele ser un problema, salvo que llueva, haya mucha humedad ambiente y haga mucho frío. En estos casos parece que las prendas no se terminan de secar nunca. Por no hablar del mal olor que acaban adquiriendo, tanto que a veces hay que volver a lavarlas incluso.
Y también solemos necesitar que la ropa se seque antes cuando tenemos mucha prisa por ponérnosla. Quién no se ha dado cuenta a última hora que quiere ponerse un vestido al día siguiente y todavía está en el cesto de la ropa sucia, ha ido rápidamente a poner la lavadora para solucionarlo y se ha dado cuenta de que va estar (muy) húmedo a la hora de vestirse por la mañana. Ya veo que sonríes, por lo que deduzco que te ha ocurrido algo parecido...
Aunque no hay un método mágico para conseguir que la ropa esté seca en unos minutos, lo cierto es que sí hay trucos que sirven para acelerar el proceso y que te cuento a continuación.
Trucos para secar la ropa más rápido

El lavado
Programa corto de lavado. Este no es un truco de secado propiamente dicho, pero si acortas el proceso de lavado sí que tendrás más tiempo para que tu ropa se seque.
No laves en frío. Si quieres que la ropa se seque más rápido, utiliza un programa que le aporte un poco de temperatura al lavado, de esa forma te costará menos que comiencen a secarse las prendas.  
Lavadora

Segundo centrifugado. Si una vez completado el programa de lavado le añades un centrifugado extra, eliminarás aún más humedad, lo que facilitará el secado. Si la prenda es muy pesada, incluso puedes ponerla a centrifugar una tercera vez.

El proceso de secado
Secadora. Si dispones de este electrodoméstico y las prendas lo admiten, te será muy útil.  Aunque para que el secado sea rápido y óptimo tendrás que separar las prendas más ligeras de las más gruesas, además de utilizar un programa de lavado con un centrifugado potente.
Secador-deshumectador. Hay deshumectadores de pequeño tamaño que llevan productos (en forma de sales o de esponjas) que absorben la humedad del ambiente y que puedes utilizar para evitar la condensación y acelerar el secado de tu ropa. Sólo tienes que colocar uno o varios en la habitación en la que tiendas y cambiarlos cuando sea necesario. Aunque lo que realmente funciona son los deshumidificadores eléctricos, porque tienen más potencia de absorción del agua en el ambiente. El único inconveniente es que gastan energía y ocupan más espacio.
Sacude la ropa antes de secarla. De este modo comenzarás a airearla, evitando que la humedad se acumule en las arrugas y los pliegues. Además evitarás que se arrugue en exceso.
Usa las perchas. Algunas piezas de ropa, como por ejemplo las camisas y blusas se secan muy bien colocándolas en perchas, con todos los botones cerrados.  
Ropa tendida en perchas

Tendedero exterior. Si puedes tender la ropa en el exterior (y no hay inconveniente en exponerla al sol), es la forma más rápida de deshumectarla. Para mejorar el tiempo de secado procura separar bien las prendas unas de otras para que circule bien el aire entre ellas y estíralas bien para que no haya zonas con pliegues gruesos que tarden más en secar.
Tendedero interior. Si no puedes tender en el exterior, siempre puedes recurrir a los tendederos de interior. Si quieres aumentar su efectividad, ventila la zona en la que esté situado el tendedero para evitar que la  humedad se condense. Procura separar las piezas de ropa para que haya circulación de aire entre todas ellas. Mi truco: colocar las prendas más largas contrapeadas a uno y otro lado de las varillas, dejando las endas más pequeñas para rellenar los huecos. Si ves que hay zonas más secas según pasan los minutos, vete dando al vuelta a la ropa.
Utiliza una toalla. Puedes colocar las prendas sobre una toalla limpia y seca, bien estiradas, enrollando ambas como si fuese una salchicha gigante, apretando cuidadosamente el rollo para extraer la mayor cantidad de agua posible. Luego ya sólo tienes que extender la prenda, preferentemente en horizontal y sobre otra toalla seca, para que termine de evaporarse toda la humedad. También puedes utilizar la toalla para secar cualquier prenda en horizontal, con superficie para que circule el aire (sobre las varillas del tendedero, por ejemplo). Este sistema es ideal para los jerséis de lana, puesto que no se arrugan ni se deforman. Las mejores toallas para este fin, las de microfibra y/o que no tengan suavizante, porque absorben mucha más agua. 
Toallas

Trucos curiosos
Plancha la ropa antes de tender. Si has centrifugado bien la prenda, puedes plancharla antes de colocarla en el tendedero, verás que el proceso de secado se acelera de forma radical. Insiste en las zonas donde el tejido sea más grueso. Yo lo hago si quiero ponerme una prenda gruesa por la mañana y la he lavado a última hora de la noche y te aseguro que hace maravillas.
Recurre al congelador. Sí, ya sé que suena raro, pero si pones la ropa en una bolsa dentro del congelador y esperas un rato, verás que se seca antes cuando la tiendas. Aunque la sensación es que la prenda está muy húmeda, lo cierto es que está más fría que mojada. Una vez que la estires y la coloques en una percha o en el tendedero verás que se termina de secar en un abrir y cerrar de ojos.
No pierdas de vista el centrifugador de verduras. No estoy loca, no. El utensilio que solemos usar para eliminar el agua de la lechuga o las espinacas, el que funciona como un centrifugador accionado a mano con un pomo, es perfecto para eliminar una buena parte del agua de las prendas pequeñas como los calcetines, las medias o la ropa interior ligera. Eso sí, luego requiere dejarlas un rato para que la humedad se evapore del todo. 
Y, como no, el socorrido secador de pelo. Este pequeño electrodoméstico sirve para secar prendas muy livianas y pequeñas, aunque no es la mejor opción, porque es caro y puede dañar ciertas piezas que sean delicadas o que sean de tejidos sintéticos que se puedan estropear con el calor directo. Es perfecto si lo que necesitas es darle un último toque a la ropa ligera que está ya prácticamente seca.
Utiliza el radiador. Es el último recurso, porque suele dejar las prendas acartonadas. Lo ideal es este caso es colocar la ropa al lado del radiador, no sobre él, teniendo cuidado de que no lo toque directamente. Los mejores para este fin, los de metal que se usan en la calefacción central. Si se trata de un radiador con zonas incandescentes ni se te ocurra utilizarlo para secar la ropa, porque se puede producir un incendio.
¿Qué truco infalible utilizas tú para que la ropa se seque más rápido? Estoy deseando conocerlo.

Post relacionados:


18 Consejos para Lavar tu Ropa Favorita
18 Consejos para Cuidar Tus Toallas 
Cómo Lavar la Seda Sin Estropearla
Trucos de Planchado Muy Fácil 
La primera vez que apareció el post Trucos para Secar la Ropa Más Rápido fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.

Licencia de Creative Commons

Trucos para secar la ropa más rápido by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista