Revista Cocina

U 2013 Rosado D.O. Montsant

Por Baco Y Boca @BacoyBoca

Los vinos rosados ya no son lo que eran. Atrás han quedado aquellas épocas donde pedir un rosado era sinónimo de beberse una mezcla de tinto con gaseosa desbravada. Los “rosados” nunca han tenido buena fama entre los bebedores de vino. Se les culpaba de excesivo dulzor, de falta de aromas, de crianza o incluso de estar elaborados con las uvas que no se podían utilizar para vinos de calidad. No eran “ni chicha ni limonada”. Estaban en el limbo de los vinos, condenados al ostracismo por su falta de “virtudes”. Eran sinónimo de verano, de arroz de chiringuito playero y de vino barato para tomar “antes de”. No tenían ni siquiera apellidos. Estaban hechos de cualquier uva y en cualquier sitio.Etiqueta Rosado U

Todos esos tiempos y esos prejuicios están llegando a su fin. Primero empezaron los rosados navarros que poco a poco fueron elevando el listón, tanto en calidad como en paladar. Los navarros llegaron a ser sinónimo de rosado y durante mucho tiempo ostentaron y se hicieron propia la “categoría” de rosados en España. Pero poco a poco y gracias al incremento de la cultura enológica que se ha dado en este país durante los últimos años (a pesar de la caída del consumo), los que amamos el vino hemos ido descubriendo que otros viticultores apostaban por el vino rosado y empezaban a ofrecernos unas gamas de creaciones que merecían nuestra consideración.

Botella Rosado U
En Francia, el vino rosado alcanza cotas sublimes casi equiparables a las de un tinto o un blanco. Sus famosos “piel de cebolla” son vinos rosados de una fragancia y paladar exquisitos. Aquí no hemos llegado todavía a esos niveles pero si nuestros productores persisten en su tendencia actual, no dudo que muy en breve podremos disfrutar de autenticas maravillas. ¡Ojala! ( que quiere decir que “Dios lo quiera”).

Hoy os traemos un  rosado de nuestros amigos del Mas de la Caçadora (¿recordáis la historia de Rosa la Guapa?). Se trata del U, un coupage de garnacha negra y merlot, de viñas entre 15 y 35 años, fermentado a baja temperatura y que cuando lo probéis os transmitirá sensaciones muy distintas a las que adjudicaríais a un rosado clásico (de las épocas remotas). En nariz es complejo y ademas de frutas rojas y golosinas tambien aparecen algunos cítricos suaves. En boca no es empalagoso, incluso tienen un punto de liguera astringencia que le otorga un paladar muy especial. Esta muy bien de precio. Os sorprenderá.

En fin, Camaradas, los rosados ya son dignos de nuestra atención, incluso después del verano

Salud y Pesetas !!!!!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista