Revista Deportes

Un adecuado programa de ejercicio físico

Publicado el 14 abril 2011 por Vivaconproposito

En algún momento de nuestra vida y por diferentes razones hemos tomado la decisión de iniciar con un régimen de ejercicio. Muchas veces esa iniciativa surge de propios intereses o por la necesidad de alcanzar un mejor estado físico y de salud por causa de algún padecimiento. Sin embargo, a pesar del positivismo y entrega que mostremos al empezar, suele haber un momento en el que llegamos a una interrogante clave en la cual nos preguntamos sobre ¿cuál será el ejercicio más indicado para iniciar?, ¿Cómo, cuando y donde practicarlo de forma segura?, ¿Lo estaré haciendo de la manera correcta?; y no es para menos pues se trata de nuestro bienestar general y tener un adecuado control y orden sobre dichas actividades tiene un gran valor para lograrlo con éxito.

Antes de dar inicio con cualquier actividad o ejercicio físico, lo más importante es estar claro en que se va a adquirir un compromiso consigo mismo y que eso implica sacrificio, disciplina, entrega, aprendizaje y toma de consciencia sobre la adquisición de un nuevo hábito en nuestro estilo de vida que en el corto, medio y largo plazo nos brindará múltiples beneficios. Aunado a esta premisa, una valoración integral previa se vuelve el condicionante número uno para una acertada prescripción de ejercicio, misma que permita establecer si existen o no factores de riesgo modificables (alimentación, nivel de actividad física, estrato social) o no modificables (edad, sexo, herencia), si hay patologías o lesiones de por medio que obliguen a implementar una metodología distinta, que se ajuste a dicha necesidad y que brinden al especialista encargado una buena orientación para la selección de las actividades del programa de ejercicio por confeccionar.

 ¿Qué es importante conocer de mí antes de iniciar?

Como se encuentra:

  • Perfil lipidico: Colesterol total, Triglicéridos, LDL, HDL, VLDL.
  • Presión arterial
  • Electrocardiograma (Funcionamiento Cardiaco)
  • Glucemia en ayunas (Azúcar en sangre)
  • IMC (Índice de Masa Corporal)
  • Valoración de los componentes de la aptitud física para la salud (Capacidad Cardiorespiratoria, Resistencia muscular, Fuerza, Flexibilidad)
  • Cualquier otro examen específico que sea importante considerar según el caso.

La suma de todos estos aspectos, permite clasificar el nivel de riesgo de cualquier persona que desea iniciar con un programa de ejercicio físico, de ahí el valor que tiene saber como se encuentra cada uno de ellos y del impacto que genera en la salud.

¿Cómo será confeccionado mi programa de ejercicio físico?

Una vez presente la información adquirida de la valoración integral, la elaboración del programa de ejercicio deberá hacerse fundamentado en los objetivos individuales de cada caso en particular, y deberá mostrar los componentes claves para su entendimiento, comprensión y aplicación práctica para quién fue diseñado. Dichos componentes son:

Modalidades o tipos de ejercicio: Son las diferentes opciones de las que se dispone para poder realizar un ejercicio según su carácter fisiológico (aeróbico – anaeróbico); ej: bicicletas, bandas sin fin, elípticas, escaladoras, mancuernas, ligas o cualquier otro equipo técnico al alcance de la persona.

Frecuencia: Es la cantidad de veces durante la semana, en que se debe realizar el ejercicio.

Intensidad: Es el grado de dificultad o exigencia a la cual el organismo va a ser sometido a la hora de realizar un ejercicio; ej: correr a un 65% de la Frecuencia Cardiaca Máxima, Levantar en una flexión de codos 10 libras.

Duración: Es el tiempo total y fraccionado en que se deben realizar los ejercicios del programa.

Es importante además, agregar en cada programa el tiempo de recuperación o descanso según la actividad que se este llevando a cabo, así como un pequeño encabezado señalando a la persona o explicando personalmente que se trabajará en cada una de las sesiones de ejercicio.

Por otro lado, la sesión de ejercicio físico consta de tres partes fundamentales, una parte inicial o calentamiento  cuyo fin primordial es el de activar y preparar el organismo para las tareas de mayor exigencia; una parte principal en la cual se desarrollan las actividades específicas dispuestas para el alcance de los objetivos, y una parte final, aflojamiento o vuelta a la calma en el que se trata de llevar el organismo al estado inicial en el que se encontraba antes de iniciar con el ejercicio.

Al final lo más importante, es que todos tenemos el derecho a ejercitarnos pero siendo responsables con nosotros mismos, lo cual implica que debamos tomar el tiempo para asesorarnos y conocer acerca de las personas que día a día nos brindan su servicio en materia de ejercicio y salud, ya que en sus manos es que se esta depositando en alguna medida nuestra integridad y bienestar como ser humano; bienestar que sin duda alguna es el que nos conducirá al goce, plenitud y calidad de vida que todos anhelamos.

¿Entonces que espera? ¡Ah empezar con el ejercicio!

El sol, el agua y el ejercicio conservan perfectamente la salud a las personas que gozan de una salud perfecta.
Noel Clarasó


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista