Revista Cine

Un día perfecto: United Nothing

Publicado el 13 septiembre 2015 por Juancarrasco @JuanCdlH

Llevaba tiempo Fernando León de Aranoa sin asomarse por las carteleras y parece que, sin perder esa mirada comprometida hacia las miserias de los más desfavorecidos, la perspectiva que da el tiempo le ha aportado una brisa de cambio en la concepción formal de su trabajo; renovarse o morir, dicen, y el género propio en el que se estaba convirtiendo/encasillando su trabajo ha mutado muy saludablemente en esta película sobre los desastres de la guerra, que diría Goya, con notables brochazos de humor negro e ironía.
Un día perfecto: United Nothing
Un día perfecto es un relato sencillo y cotidiano sobre algo desgraciadamente común, que es el día a día de un conflicto armado cualquiera. En este caso el escenario es la extinta Yugoslavia en la época de las negociaciones para el fin de las hostilidades.

Cuenta esta producción española rodada en inglés con reparto internacional de lujo, encabezado por Benicio del Toro y Tim Robbins, con la presencia en el elenco en papeles secundarios de rostros también conocidos como los de Olga Kurylenko, Mélanie Thierry o Sergi López en una fugaz aparición. Todos ellos son cooperantes internacionales que se topan con la misión de descontaminar un pozo al que alguien ha arrojado un cadáver; para ello necesitarán localizar una cuerda bien larga que tendrán que buscar en una frenética expedición en la que puede que encuentren alguna pieza perdida de ellos mismos, en un camino lleno de situaciones dantescas, autóctonos con más capas que las cebollas y un buen gusto cinematográfico innegable. Junto a la hostilidad de una tierra que sale de la guerra, la tarea tampoco será favorecida por los Cascos Azules, que se suponen que están del mismo bando, pero tienen un estricto protocolo que hace comprensible el momentazo en el que uno de los personajes les dice frustrado que UN son las iniciales de "United Nothing". Y parece raro que tratándose de una cinta española su versión original no sea la que se habla por aquí, pero si tienen la posibilidad que yo tuve de verla sin doblar, no lo duden, porque el desarrollo de los personajes y sus relaciones adquieren algunos matices que inevitablemente se pierden de otra forma. En determinados momentos parece que Mambrú, sí, ese que se fue a la guerra, y B, los dos personajes con mayor peso (Benicio del Toro y Tim Robbins respectivamente) no anden en sintonía. Y hablando de sintonía, la magnífica selección de temas musicales, tan original como la misma concepción de la idea de la que parte esta historia, a veces descoloca al personal sonando a destiempo en momentos en los que no se antoja necesario. Quitando estos detalles, quien les habla se quedó con ganas de saber cómo sería el día siguiente a este "día perfecto" en la labor común de todos ellos, puesto que la historia no necesita y por ello no aporta mayor información de sus vidas, héroes ellos con el colmillo muy retorcido, y menos aún de ellas, poco definidas pero en absoluto figuras decorativas.

Fernando León de Aranoa dirige con buen pulso este alivio de luto en su filmografía a base de humor, pero sin renunciar a sus principios y sin dejar de denunciar cosas terribles que generalmente ignoramos porque las vemos de lejos. Grata e inteligente reinvención de un director que siempre ha tenido la materia prima y ha descubierto que Barrio o Princesas también se pueden contar de otra forma.

Dirección: Fernando León de Aranoa. País: España. Título original: A perfect day. Duración: 105 min. Género: Drama. Comedia dramática. Road movie. Intérpretes: Benicio del Toro (Mambrú), Tim Robbins (B), Olga Kurylenko (Katya), Mélanie Thierry (Sophie), Fedja Stukan (Damir), Eldar Residovic (Nikola), Sergi López (Goyo). Guión: Fernando León de Aranoa; basado en la novela "Dejarse llover", de Paula Farias. Música: Arnau Bataller. Fotografía: Alex Catalán. Estreno en España: 28 agosto 2015.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas