Revista Cultura y Ocio

Un tesoro bajo la estatua de Cervantes

Publicado el 15 diciembre 2009 por Elhombredelpiruli
Un tesoro bajo la estatua de CervantesA veces, aunque solo muy de vez en cuando, las molestas obras con las que los alcaldes se empeñan en castigar a los sufridos ciudadanos de las ciudades vienen con sorpresa incluida, como los roscones de reyes o los huevos kínder. Pasó en Murcia, donde unas obras para construir un aparcamiento sacaron a la luz la ciudad musulmana del siglo XIII; ocurrió también hace unos años en la plaza de Ramales de Madrid, donde las obras de otro aparcamiento dejaron al descubierto la cripta de la iglesia de San Juan, donde fue enterrado Velázquez (aunque aquí no hubo suerte y el cuerpo del pintor no apareció); y acaba de suceder estos días en las obras de ¡otro aparcamiento! (hay que construir uno por kilómetro cuadrado para recuperar nuestra historia). En esta ocasión, en la plaza de las Cortes para ampliar el parkings del Congreso de los Diputados. Los trabajadores han hallado el arcón de plomo que comenzó a ponerse en el siglo XIX junto con la primera piedra en algunas de las grandes obras públicas. Se trata del cajón de la estatua de Cervantes que se erigió allí en 1835 aunque posteriormente fue desplazada unos metros. La base no se movió y ha sido encontrada ahora por casualidad con el arcón intacto y sellado.

El descubrimiento es nuestra versión castiza de las pirámides egipcias, y además sin saquear.La espectacular noticia ha sido publicada estos días por el diario ABC, que informa también de que esta semana o la que viene, la “cápsula del tiempo” (como se dio en llamar a estas cajas en los años sesenta del pasado siglo) será abierta con gran expectación por especialistas del Museo Arqueológico Regional.

Cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad por el patrimonio histórico y respeto hacia el legado que nos dejaron los antepasados es difícil que no se entusiasme con noticias así. Y que no sienta curiosidad por conocer el contenido de la caja. Pero que nadie espere sorpresas. No será como el tesoro de Tutankamón. Lo habitual en estos casos era introducir monedas de la época, un diario del día, quizá la Gaceta de Madrid que recogía el decreto por el que se ordenaba erigir la estatua y poco más.

Sin embargo, el diario yerra cuando dice que ésta es la primera cápsula del tiempo que se colocó en Madrid. Más de veinte años antes que ésta bajo la estatua cervantina (obra del escultor Antonio Solá) se colocó otra en los cimientos de la Puerta de Toledo y, curiosamente, fue por orden del entonces rey de España José Bonaparte. Este monumento (cuya construcción se inició en 1813 para conmemorar la entronización del hermano de Napoleón y se inauguró en 1827 proclamando el poder absoluto de Fernando VII), para colmo, ¡tiene dos cajas! Una en la base que sufrió múltiples cambios de contenido en función del viento político cambiante de la época, y otra en el arquitrabe, como revela Luis Miguel Aparisi en su estudio “Alteraciones de la estatuaria madrileña”, publicado por el Instituto de Estudios Madrileños.

Un tesoro bajo la estatua de Cervantes

Es más, según Aparici, otra cápsula del tiempo, también anterior a la de la estatua de Cervantes, estaría bajo el monumento a los caídos del Dos de Mayo del Paseo del Prado (Plaza de la Lealtad), hoy dedicado a los Caídos por la Patria.

También se equivoca el ABC cuando dice que la de Cervantes fue la primera estatua dedicada a alguien que no fuera de la realeza o el clero. Aparici nos recuerda que el conjunto escultórico dedicado a Daoiz y Velarde en al actual plaza del Dos de Mayo (obra del mismo artista) es anterior a esta.

No quiero cerrar este texto sin subrayar que José Bonaparte está también en el origen de la estatua dedicada a Cervantes, porque él fue el promotor del monumento mediante un decreto firmado en 1810. En el mismo, el rey intruso dictaba que los derechos autor de las obras de Cervantes servirían para la conservación del monumento.

Un tesoro bajo la estatua de Cervantes

Sin embargo, la huida del rey junto con el ejército francés dejó el proyecto en suspenso, hasta que Ramón Mesonero Romanos, lo reivindicó de nuevo en 1833 con motivo del aniversario de la muerte del escritor.

Lo que es seguro es que seguiremos sin disponer de los restos del genial autor de El Quijote, porque la desidia de su tiempo provocó que, tras ser enterrado en un nicho perfectamente localizado de la iglesia de las Trinitarias Descalzas, con el paso de los años sus huesos fueran arrojados al osario del mismo templo, mezclándose con cientos de esqueletos anónimos e imposibilitando su identificación. La misma suerte corrieron Lope de Vega y Pedro Ruiz de Alarcón en la iglesia de San Sebastián. Pero esta es otra historia.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Un milagro

    milagro

    1. España21.51250,5 % 2. México6.07014,2 % 3. Colombia2.9536,9 % 4. Argentina2.9216,9 % 5. Perú1.8344,3 % 6. Chile1.4673,4 % 7. Venezuela1.2853,0 % 8.... Leer el resto

    Por  Dean
    CULTURA Y OCIO
  • Un domingo, un cuadro

    domingo, cuadro

    Lo impulsivo, lo oriental, el subconsciente, lo experimental, el expresionismo están en esta obra de Franz Kline: Mahoning (1956) Es inevitable que a veces... Leer el resto

    Por  Elarteporlaarquitectura
    ARTE, CULTURA Y OCIO
  • Un desfase

    desfase

    Hoy pienso en el futuro, será porque tengo hijos. Se me ocurre que los procesos administrativos ya tienen que dar el paso, la justicia, la educación, la sanidad... Leer el resto

    Por  Dean
    CULTURA Y OCIO
  • Un sueño

    He soñado que visitaba tiendas de ropa y que las tiendas estaban casi vacías. Me paseaba a mi sabor entre prendas que sopesaba en la mano como si fuesen especie... Leer el resto

    Por  Javiermoreno
    CULTURA Y OCIO
  • Un corto

    corto

    Pégame! pero en la boca no!... si no, luego ¿cómo te beso? Leer el resto

    Por  Dean
    CULTURA Y OCIO
  • un domingo, un cuadro

    domingo, cuadro

    Alegría de vivir. Eso decía Hans Hofmann que expresaban sus cuadros frente al resto de pintores expresionistas, en los que veía un significado psicológico... Leer el resto

    Por  Elarteporlaarquitectura
    ARTE, CULTURA Y OCIO
  • un domingo, un cuadro

    domingo, cuadro

    ¡Trabajar! ¡Entusiasmo! ¡Estrujarse el cerebro! ¡Masticar, devorar, tragar, revolver! ¡Deliciosos dolores del parto! ¡Partir el pincel, o mejor, perforar el... Leer el resto

    Por  Elarteporlaarquitectura
    ARQUITECTURA, CULTURA Y OCIO, TENDENCIAS

Revista