Revista Deportes

Uno de los nuestros XI: La Quinta

Por Antoniodiaz

Uno de los nuestros XI: La Quinta

Foto: La Cabaña Brava


José Luis López
Sevillatoro

Continuando dentro de la Casta Vistahermosa, es Álvaro Martínez Conradi, propietario de uno de los encastes más representativos como es el de Santa Coloma, quien nos va a narrar peculiaridades de su ganadería y del encaste que representa.
P- Álvaro, ¿cómo es el toro de Santa Coloma?
R- Al cruzarse con Saltillo, el toro, morfológicamente, se hizo algo mas pequeño, algo agalgado. De pitones, sí está en Saltillo, es tocado arriba y algunos cornipasos (Pitones vueltos rectamente hacia los lados). Es un toro con mucha movilidad y viveza, generalmente embiste con la cara humillada.
¿Cómo fue el hacerse ganadero de este encaste?
Por connotaciones familiares. Yo he tenido bastante afinidad con el encaste Saltillo y he convivido mucho con él por la vecindad de las fincas, y cuando decidí hacerme ganadero tuve la oportunidad de quedarme con un ganado de Buendía, que como sabes, tiene Saltillo.
El hierro de Conradi, que es el hierro familiar, con todo lo que conlleva, no tiene nada que ver con Saltillo, y lo recupero en 1.992, mediante una permuta con Jesús Gil, al que le había hecho una transmisión Soto de Luís. Al parecer iban a cambiar el diseño del hierro, por lo que este se perdería, pensé que era una pena que se perdiera un hierro familiar y con tanta antigüedad, y es cuando yo propongo esta permuta del de “Conradi” por el de Consuelo Ramos Paúl, que yo poseía y que más tarde se perdió.
Fue entonces, cuando se traspaso toda la vacada de “La Quinta” al hierro actual de Conradi, que había conservado la antigüedad, el diseño y la divisa original. Por lo tanto, aunque el hierro tiene una antigüedad del 18 de Abril de 1.881, el encaste Santa Coloma/Buendía lo tengo desde 1.987, en que compre vacas y sementales a don Joaquín Buendía.
Don Joaquín tenía dos hierros, el de Santa Coloma y el de “La Quinta”, que fue el que yo compre, junto con una punta de vacas y sementales. Los dos hierros eran el mismo ganado, pues lo que tenia de “La Quinta” era un numero pequeño de machos, veinticinco o treinta, para lidiar todos los años, ya que para no tener inactivo el hierro, La Unión de Criadores de Toros de Lidia, obligaba al ganadero a lidiar un mínimo herrados con él.
¿Qué tiene que conocer un torero para lidiar Santa Coloma?
El encaste Santa Coloma, al ser un encaste único, no se prodiga demasiado, por lo que los toreros no están muy habituado a lidiar toros con esta procedencia.
Hay que cruzarse mucho con ellos y no torearlos al hilo del pitón. Tienen ojo vivo y repiten con bravura, por lo que si el torero no esta preparado, suelen desbordarlo con frecuencia. Esto es consecuencia de que lo seleccionamos así. A mi me gusta que las vacas repitan en el tentadero, si no lo hacen no las dejo, ya que en la casa nos gusta un toro que repita. Otra característica que tienen los Santa Coloma, es la mirada, a la que los toreros le temen bastante, pero frente a este signo de peligro, poseen la virtud de la fijeza y la obediencia. Si estas características no las conoce el torero, es lógico que lo pase mal con las miradas, pero cuando conoce que tienen una gran fijeza y obedecen perfectamente al toque de la muleta, solo tiene que tener las precauciones lógicas que hay que tener con un toro bravo.
En los tentaderos, a los toreros que vienen por primera vez a casa, yo les advierto de estas miradas para que no se descompongan, cuando ya han venido más veces, le cogen el aire a las vacas y no suelen tener problemas.
En una ocasión vino un matador de toros que antes de empezar el tentadero ya lo estaba pasando muy mal, estaba muy asustado, y de echo las vacas que tentó le hicieron pasar un mal rato, cuando terminamos hable con él y le invite a que viniera otro día, vino y ya todo fue diferente, le tomo el aire a la ganadería y ha continuado viniendo más veces. Gracias a Dios, puedo decir que, hasta ahora, nunca hemos tenido ningún percance en nuestra casa.
Es un encaste del que estoy enamorado, si me pusiesen en la tesitura de elegir otro encaste, no elegiría ninguno. Para tener otro encaste tendría que desaparecer este y como no va a ocurrir…, solo me plantearía el cambio por Saltillo puro, y como no hay prácticamente nada, pues me quedo con lo que tengo.
A lo largo de la historia de Santa Coloma, han sido muchas las figuras que han matado este encaste, Paco Camino le mataba las camadas enteras a Buendía y un tiempo mas atrás fue Manolote, que muchos no saben que si sumamos los toros que mato el cordobes de Albaserrda, Santa Coloma y Saltillo dan un total de más de la mitad de los que mato en toda su carrera.
¿Qué toros importantes recuerda?
Bueno, ha habido toros importantes que han destacado por su bravura. Recuerdo un novillo muy bueno en Madrid, en Santander también salio un toro muy bueno al que premiaron como el mejor toro de la feria. Sí, ha habido toros que han destacado, pero a mi me gusta más el conjunto de una corrida, que el de un toro que destaque.
Vamos con las faenas camperas, ¿cómo realiza los saneamientos?
Antiguamente no existían los saneamientos como tales, ahora se hacen anualmente, a las hembras se les saca sangre y se analiza. Al principio me salían algunas vacas positivas de Tuberculina, de Brucelosis no me ha salido nunca. A las vacas hay que hacérselo todos los años, a los machos solo cuando son erales. Los saneamientos son buenos, lo que ocurre es que el manejo del ganado bravo es muy complicado, sobre todo ahora que están metiéndose con los machos, pues son aun más complicados para meterlos en las mangadas, se deterioran los pitones y se averían con bastante frecuencia.
Hábleme de las cubriciones, los lotes, las parideras…
El periodo de cubriciones, nosotros lo tenemos desde Diciembre al 30 de mayo, por lo que las parideras las tenemos tempraneras, empiezan a parir en Septiembre y hasta Febrero están pariendo. Y en cuanto a los lotes solemos hacer muchos, pues tenemos unas doscientas cincuenta vacas y ocho o diez sementales, por lo que cada semental lo metemos con veinte o veinticinco vacas. No me gusta que los lotes sean grandes, los prefiero pequeños y no cerrarme en pocos sementales, es mejor abrir mas sementales y más en esta ganadería que no esta muy extendida, pues de este encaste solo hay lo que tienen los Buendía y lo mío. Actualmente, del Conde de Santa Coloma hay una parte en Salamanca, pero prácticamente toda es de procedencia Ibarreña, lo que es Saltillo/Ibarra o Saltillo, esta en manos de Buendía y en casa. Es que hoy en día, que yo sepa, no hay otra ganadería que tenga una extensión de Buendía que se haya seguido en pureza.
Las parideras las estamos teniendo, unos años con otros, en un 85% y el porcentaje de machos y hembras, mitad y mitad.
El destete y el herradero, ¿Cuándo lo realiza?
El destete lo hacemos cuando el becerro cumple los seis meses. Esto es algo a lo que le pongo gran atención, solemos hacer tres herraderos al año y procuramos que el becerro no este con la madre más de seis meses, pues creemos que es un tiempo adecuado para que el animal se desarrolle bien. Más tiempo es agotar demasiado a la vaca. El herradero se hace al mismo tiempo, se van herrando y separando.
El herradero lo hacemos mediante cajón, ya no se puede hacer de forma tradicional, pues falta personal preparado para esta faena.
Vámonos al tentadero ¿Qué es lo que primero le pide a una vaca en la tienta?
Sin duda alguna que sea buena con el caballo, si no es brava con el picador, la muleta ya no me interesa. Es en el caballo donde se mide la raza de una vaca. Ahora se seleccionan toros para el torero, comprendo que es el que se pone delante, pero eso no es bueno para las ganaderías.Yo he estado hace muy poco en México y he comprobado que allí se pica muy poco a los toros, se pasa de puntilla por la suerte de varas y como consecuencia de ello hay una falta tremenda de raza, no se tiene demasiado en cuenta el comportamiento del animal con el caballo y se piensa solamente en la faena de muleta, en el torero. Creo que esto es un error, pues de esta manera estas ocho o diez años en que lidias muy bien y cuando pasa este tiempo, la ganadería va a menos hasta que por falta de casta se pudre y después a ver quien la levanta de nuevo.
¿Qué porcentaje de vacas aprueba?
Bueno, una cosa es aprobar y otra cosa es dejar. Hay años que en el total de tentaderos se han aprobado un buen numero de hembras, sin embargo no todas se quedan para madrear, pues al no querer ampliar el numero total de vacas en la ganadería, solo dejo las de mejor nota para mantener el equilibrio total, las demás van al matadero ya que, como he dicho antes, este encaste esta muy cerrado y no hay ganaderías a donde puedan ir estas vacas. Esto hace que las que se quedan tienen que ser muy buenas entre las buenas.
¿Realiza tentadero de machos en campo abierto?
No, no tengo un corredero apropiado para hacerlo. Es una faena que se hacia antiguamente para sacar las novilladas, pero ahora se hace más como tradición que otra cosa. Yo meto todos los años en la plaza ocho o diez machos escogidos por reata y por hechuras para tentarlos con la rama, y si van al caballo como yo quiero, entonces lo vemos con el capote y la muleta, aunque tampoco quiere decir que ya se aprueben, pus suelo ser exigente en la selección y de los ocho o diez que tentamos, dependiendo de los años, se quedan para probarlos de sementales, tres o cuatro. Las exigencias son, prácticamente, las mismas que a las vacas, principalmente la bravura y la raza en el caballo.
¿Cómo ve los indultos en las plazas de toros?
Hombre, siempre es bonito que te indulten un toro en la plaza, que te salga un toro excepcional y que te lo indulten, pero mi opinión es que, a no ser que por que tenga poca cara o las hechuras no te gusten, a un ganadero no se le pude ir un toro así y tiene la obligación de sacarlo del campo. Ese toro no puede llegar nunca a la plaza, porque se pude dar la circunstancia que, por unas cosas u otras, no te lo indulten y se pierde un buen semental para la ganadería, aunque el que lo indulten no quiere decir que sea un toro excepcional para las vacas, en cualquier ganadería sale un toro excepcional, pero puede que por su reata o por sus hechuras, no sirva para padrear. Es bonito que te indulten un toro, que no tiene por que ser semental de tu casa pero, insisto, el ganadero tiene la obligación de no permitir que ese toro llegue a la plaza. Me gusta más una vuelta al ruedo. Lo demás es marketing publicitario.
Álvaro, ¿cómo es la finca donde pastan sus Santa Coloma?
Pues mira, los machos de salida los tengo en Palma del Rió, en una finca que se llama “Fuen La Higuera”, acondicionada de cerrados para los toros y novillos, además de una zona de riego, y las vacas, añojas y eralas están divididas en tres fincas más de Constantina y Lora de Rió que pueden tener unas ochocientas hectáreas aproximadamente. Todas muy bien dotadas de agua para el ganado. En todos los cerrados hay agua, comida y vida propia. Tiene que ser así, para poder tener diez lotes de vacas con sus sementales. En tiempos de esquía hay que asumir la alimentación del ganado con un gran coste económico, aunque la paja la producimos en la casa, los piensos complementarios hay comprarlos fuera.
¿Quiénes son los toreros habituales en su casa?
Además de los novilleros que vienen para que se le echen unas vacas o los que van a torear alguna novillada nuestra, los matadores que suelen venir con más frecuencia son Luís Vilches, Eduardo Dávila Miura y Finito de Córdoba. Mi hijo Álvaro también le gusta torear y tienta machos y hembras con mucha frecuencia. Pepe, el chico, también tiene afición y coge el capote para poner las vacas en el caballo, y lo hace bastante bien y con pocos capotazos las pone en el sitio. Aquí el que quiera torear tiene que ajustarse a las mismas normas de los de fuera, y si yo les pido que no le den siete capotazos a la vaca para ponerla en el caballo, ellos tienen que hacerlo igual.
Como hijos del ganadero tentarán las mejores...
Nada de eso, torean las que les tocan. Cuando vienen varios toreros a tentar, Álvaro y Pepe entran en la rueda como cualquiera, pero hay más, en mi casa las vacas se tientan en punta y ellos, lógicamente, las torean en puntas como los demás. Solo cuando se torea algún toro a puerta cerrada, es cuando se le corta algo los pitones.
Nota propia: Alvaro Martínez Conradi se ha acercado demasiado a las figuras, y está jugando con fuego y con la reputación de una ganadería muy querida por muchos. Hemos visto toros de la Quinta encastados, pero también muchos, demasiados, pelín domecsticados. Las malditas fundas tampoco ayudan...

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revistas