Revista Viajes

Washington por un dólar

Por Lamaletademarta
Washington por un dólar
¿Os imagináis hacer un trayecto tipo Madrid-Albacete o Alicante-Castellón por un euro? ¿No? Yo tampoco. Por eso tuve que viajar hasta los Estados Unidos de América para vivir tan grata experiencia. 

Washington por un dólar

El autobús que nos llevó por un dólar ;)


Nos encontrábamos de vacaciones en Nueva York y la escapada a Washington fue fugaz, de apenas una jornada, pero muy bien aprovechada. He aquí los detalles de la gestión: 
Washington por un dólar
CUESTIONES DE SUMA IMPORTANCIA
* La oferta de 1 dólar no está siempre vigente. Acabo de revisar el estado actual de los precios y lo más económico que he visto para esta excursión es de 13 dólares, que también es un precio sensacional. Depende, por tanto, de las fechas y los horarios.
* Hay combinaciones a todas horas. Nosotros apuramos hasta las 11 de la noche, momento en el que, agotados pero felices, tomamos rumbo a Nueva York. 
* En estos autobuses hace un frío que pela. Al ser julio, el señor conductor, seguramente natural de Alaska, pensó que procedía llevarnos como polletes durante tres horas -iríamos a unos 15º-. Afortunadamente, llevábamos la típica chaquetilla que nos permitió sobrevivir a tan duro viaje. Podríais pensar que soy friolera, pero os aseguro que el 100% de los pasajeros llegamos a nuestro destino como chuzos de punta. No obstante, a mitad de camino de vuelta nos evacuaron en la boca de un túnel porque se incendió un camión -por suerte sin heridos-. Un hecho que, sustos aparte, percibimos como la oportunidad de bajar del bus y entrar en calor, para que veáis como íbamos. La escena, dicho sea de paso, fue un cuadro: la una de la madrugada; todos helados; medio durmiendo; el conductor gritando como si no hubiera mañana: ¡go! ¡go!; nosotros procesando la información y tratando de discernir entre sueño y realidad; sonidos de ambulancias; llamas; bomberos y más bomberos. En fin, de película.

Washington por un dólar

Pánico en el túnel. Fotografía realizada por mi amigo Fran, muy intrépido entre las llamas.

 WASHINGTON EN UN DÍA
Cuando llegué a Washington me sentí como si estuviera viendo a la mismísima Madonna, especialmente cuando me expuse ante la grandeza del National Mall, con ese Capitolio, esa fuente alucinante, el obelisco y el Monumento a Lincoln. Todos ellos tan míticos... Pero, ¿qué hacer en apenas doce horas? He aquí el debate suscitado entre las cinco personas que viajamos a la capital de los EE.UU. Y tras mucho pensar, votamos y esta fue la ruta que seguimos: en primer lugar nos desplazamos hasta el Cementerio de Arlington y a continuación nos regocijamos en la Explanada Nacional -National Mall-.

Washington por un dólar

Primero fuimos al cementerio y después recorrimos el National Mall desde el Capitolio hasta Lincoln.
Nos desplazamos en metro.

Cementerio de ArlingtonEsto es sobre gustos. Personalmente me habría evitado esta visita en virtud de otros sitios. Aunque no cabe duda que es un lugar muy interesante y que está cargado de historia. Yo es que no soy muy de turismo de cementerios, prefiero el turismo vivo, lo reconozco. Pero al resto del grupo le encantó. Así pues, cogimos el metro donde nos dejó el autobús, en Union Station, y a partir de ahí nos movimos. Por cierto, se puede consultar en línea el metro de Washington.  

Washington por un dólar

Este viaje nos costó 1,60 dólares.

El Cementerio de Arlington está situado enfrente del National Mall de Washington, al otro lado del Río Potomac, cerca también del Pentágono. Probablemente sea uno de los más célebres del mundo, ya que ha sido el escenario de un sinfín de películas americanas. La clave de su fama es que alberga los restos de personas que han escrito importantes episodios de la historia de los EE.UU., especialmente veteranos de guerra. A pesar del carácter militar que le fue otorgado durante la Guerra de Secesión, también fueron enterrados en él algunos presidentes y políticos del país, como por ejemplo John F. Kennedy
Washington por un dólar
Uno de los rincones con más tránsito de turistas es el que corresponde a la Tumba del soldado desconocido, lugar en el que se realiza cada hora o media hora -según el mes- un solemne cambio de guardia.La visita al cementerio es larga, ya que el hecho de ser el más grande del mundo, de un modo u otro, se tiene que traducir en tiempo.
National MallWashington por un dólarNuestro recorrido para disfrutar de la Explanada Nacional fue caminar desde el Capitolio hasta el Monumento a Lincoln, pasando por el Monumento a Washington La Casa Blanca.

Washington por un dólar

El Capitolio es el edificio en el que se encuentran las dos cámaras del Congreso de los EE.UU.:
la Cámara de Representantes y el Senado


Washington por un dólar

Monumento a Washington. Justo debajo del obelisco hay unos bancos de mármol en los que
es ideal tumbarse para contemplar el monumento en contrapicado. Espectacular.

Washington por un dólar

La Casa Blanca. Tuvimos que asimilar durante un rato que estábamos delante de la imagen que más veces hemos visto en los telediarios.


Washington por un dólar

Nos pinchábamos y no nos salía sangre cuando llegamos al Monumento a Lincoln. Nos impactó. 

Para mí lo mejor del día fue llegar a la zona del Monumento a Lincoln, tumbarnos en el césped a contemplar la explanada y soñar como lo hizo en su día Martin Luther King. Pero también invita a recordar tantos y tantos momentos que tuvieron lugar, en la realidad o en la ficción, en este escenario maravilloso. Qué decir del reencuentro entre Forrest Gump y Jenny... Este me vino a la mente enseguida porque hacía tanto calor que nos sentimos tentados a chapotear en la fuente como ellos ;) 
Washington por un dólar
Así que este es, sin duda, el lugar en el que habría invertido la jornada completa. Es una zona tan espectacular, tan famosa, tan impactante y tan emocionante, que me supo a poco dedicarle sólo 6 horas. 
Un consejín final: es recomendable llevar un paraguas a modo de sombrilla, porque el recorrido es largo y en verano se pueden llegar a los 40 grados tranquilamente. Por otro lado, mi hermana dio este mismo paseo en pleno invierno, a algunos grados bajo cero y, dado que no hay donde meterse, lo suyo es ir bien calentito.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista