Revista Cultura y Ocio

¿y la culpa es del reguetón?

Publicado el 23 noviembre 2015 por Sasa
 
¿Y LA CULPA ES DEL REGUETÓN?Esta mañana encendí la tele para desayunar y sé que no volveré a hacerlo, demasiadas mentiras disfrazadas de verdad.    Pero lo que terminó de despertarme fue la noticia de que el estado español acaba de descubrir que el resurgir del machismo entre los jóvenes, directamente implicado en la violencia hacia la mujer, tiene como culpable inmediato al reguetón, por lo que se iniciará una carísima campaña de prevención contra semejante caribeñismo.
   Vaya por delante que cada vez que oigo ese ritmo sincopado siento como si se me retorcieran las tripas al compás, pero de ahí a culparlo de que los jóvenes se hayan vuelto unos reaccionarios en sus relaciones, es como culpar al efecto de la causa que lo originó. Es verdad también que las letras del reguetón reducen a la mujer a pura masa y energía cinética, pero es que algunas letras de la música popular canaria tampoco dejan a la mujer muy bien parada. ¿Y LA CULPA ES DEL REGUETÓN?
. Dile a tu madre mi niña que si quiere ser mi suegra, y si te dice que no, dale veneno y que muera (polka de Gran Canaria).
. Aunque eres muy bonita y luces bien el tipo, no sabes cocinar ni fregar el piso (Pobrecillo novio, pobre Rafael).
. Si sabe que la quieres despreciativa se va y en cambio con desdenes siempre la llevas detrás (Caracol).
Vale, ya sé que no son letras actuales, que fueron pensadas en un momento histórico intelectualmente más precario, pero el caso es que seguimos cantándolas y la mayor parte de las veces sin caer en la cuenta de lo que estamos diciendo, repitiendo tópicos dolorosos y frustrantes mientras comemos huevos duros en la romería.
  
Quede claro que no he hecho ninguna investigación profunda sobre el contenido de la música popular canaria, que sin duda será muy variado, pero una búsqueda rápida ha sido suficiente para descubrir estas perlas. Visto lo visto y lo que queda por ver ¿es culpable también el folclore canario del atontamiento de nuestros jóvenes? Parece poco probable, a no ser que la música popular de todas las regiones españolas esté afectada también por este reduccionismo. Pero esto, que es perfectamente posible e incluso muy probable, extendería la culpabilidad a la música en general, restándole responsabilidad al principal imputado en este caso, con lo cual el argumento gubernamental se iría al garete y la campaña de prevención a la mierda. Si como decía Kurt Cobain (líder de Nirvana) “(...), cuando una persona tiene un problema serio en la vida, se refleja en su música”, está claro que quien ideó el reguetón agonizaba en su lecho de muerte. Y eso que me hiere profundamente cuando descubro los orígenes de semejante aberración, que no es otro que el reggae, del que Bob Marley es su máximo representante, casi nada:
 

.(….) emanciparte de tu esclavitud mental,
Nadie excepto nosotros mismos puede liberar nuestras mentes (Redemption song).
.Hasta que los derechos humanos básicos no sean garantizados por igual a todos,
(…) el sueño de paz duradera,
la ciudadanía mundial y las leyes de la moralidad internacional
seguirán siendo nada más que una ilusión... (War)
  
 Y ahora que alguien me explique cómo hemos pasado de esto a:
.Agárrala, pégala, azótala, sácala a bailar que se va toa...(Trébol Clan)
.Eso lo quiero ver, qué pasa cuando te pego duro contra la pared. (Daddy Yankee)
¿Y LA CULPA ES DEL REGUETÓN?El gobierno está preocupado, y no le culpo, sobre todo ahora que se acercan las elecciones y sus preocupaciones se extienden a problemas abisales y olvidados durante el resto de la legislatura. Por ello, dedicará una cuantiosa suma de nuestro dinero a convencer a los jóvenes de que el reguetón es una música endemoniada con terribles efectos secundarios. No se trata de prohibirla (la marihuana sí, que es mala) sino de enseñar a los chicos que se puede arrimar cebolleta sólo si el trasero que pendulea delante así lo quiere también.
Pero, vamos a ver, ¿estoy loca o soy la única que se ha dado cuenta de que lo que hay que corregir aquí no son las letras de unas cuantas canciones sino el sistema educativo en su conjunto? No es solo un problema de lenguaje, que también, es un problema profundo de actitud, de comprensión, de penetración en la realidad objetiva y no en las nalgas de una tremenda mulata. En cambio, éste nuestro gobierno, opta por la religión en los colegios (donde la mujer no puede ejercer ni el ministerio ni el magisterio) y por reducir la enseñanza de la Filosofía (no sea que a los chicos les de por ponerse a pensar críticamente) multiplicando por dos las horas de inglés y de matemáticas, como si el problema fuera que los jóvenes no escuchan a Bob Dylan, Sex Pistols o a Lauryn Hill, porque no los entienden.
Como las demás, la música no es una creación artística inocente, y si, como afirmaba Beethoven, La música es una revelación mayor que toda la sabiduría y la filosofía, que Dios con coja confesados (con perdón por la expresión) porque de seguir así, las mujeres vamos a perder, por segunda vez, el derecho al voto.
Queda sobradamente demostrado que si los jóvenes escuchan reguetón no es porque no exista una alternativa musical más digna, respetuosa y tolerante, sino porque no tienen ni idea de lo que eso significa. Propongo probar con la creación de un sistema educativo en el que las niñas no vayan con faldas y los niños con pantalones, un sistema basado en la igualdad de oportunidades y en el respeto mutuo, en el descubrimiento y la explotación de las cualidades propias, una educación en la que la religión se quede en casa, junto con la política, una educación a la altura de nuestras capacidades y no sólo de nuestras posibilidades.
Nunca me han atraído estéticamente las cosas que dañan mi sentido de la ética, así que me resulta completamente imposible encontrar belleza en cualquier manifestación artística o cultural que haga apología de la violencia física o ideológica. Ética y estética comparten cajón en casa. Y si estar alienados o intoxicados entra dentro de esta normalidad...a mi que me encierren, que esta noche El Rey Lagarto duerme otra vez conmigo. A ver si me susurra al oído eso de que “Quien controla los medios de comunicación, controla las mentes”. Jim Morrison.
 
Dejo por aquí un tema de Lauryn Hill (a la que para ser sincera conocí fisgoneando para este post) en el que aboga por liberarnos del control mental que la sociedad nos impone para ser verdaderamente libres.
 


 

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista