Revista Música

2 + 2 = 5 (ii)

Por L

En capítulos anteriores

Confeccionado como un espécimen azaroso, donde casi no tuvo lugar una alineación definida para su concepción, el álbum blanco marco mil tendencias sin un solo ápice de cordura, pero aunados bajo un precepto de creatividad casi insultante. Una cubierta pálida, para hacer prevalecer el fondo por sobre la forma, con una firma leve que apenas sugiriera la banda, para evitar sobreestimaciones que dejaran la música en segundo plano y como nunca las canciones se dan a entender de una manera notable, un disco doble apenas catalogado con un código numérico, un ente sin identidad pero con múltiples personalidades. Con cuatro padres disparando para lado y lado, ya es mas claro el porque la confusión del hijo albino de los Beatles.
2 + 2 = 5 (II)
Su padre John es quizás el que mas sigue una línea, esa línea acida, pero muy marcada, desde la acústica a su voz lisérgica, todo en el rebelde Lennon cuadra. Pero es el buen Paul el que confunde mas, pues divaga desde lo mas sutil (blackbird), a algo mas antiguo (Martha my dear), o algo mas rudo (helter skelter), con un progenitor asi, es fácil conseguir gratuitamente una crisis de identidad. George, el mentor no lo hace mal tampoco, mayormente aportando la dosis de espiritualidad, bañándolo de religión y de sátira social para con el mundo al cual deberá salir. Y por ultimo el mas condescendiente Ringo, tomándose algo mas en serio su papel y no jugando tanto de hazmerreír, aplanando un poquito asi a su incipiente creación.
¿De donde vinieron los gemelos pálidos?
Un porcentaje mayoritario de las canciones se le adjudica al periodo en que los cuatro muchachos, pasaron meditando con el Maharishi en la India, en una semi reclusión, se deduce o podría inferirse que una significativa influencia acústica, viene de ese lado. Ya saben una guitarra de palo inspirada puede crear donde sea, y mas con semejante atmosfera. Harrison debe haber sido el único interesado realmente en las experiencias que podía adquirir de la situación. Al resto quien sabe, tal vez solo los movía la curiosidad por flirtear con tendencias mas místicas. Sin mas adentrémonos en el trecho final de la neblina blanca
Birthday

Pese a lo dicho antes, y ahora me desdigo, esta segunda mitad recalca una personalidad mas eléctrica ni de cerca modesta. En el primer disco quizás era mas notorio ello por la infinidad de baladas, y cuerdas orgánicas, pero aquí por fin rockeamos con ganas. Que apertura (o casi) mas espectacular, agarrandose de la raíz mas fuerte del rockandroll y apoyándolo con una tendencia jocosa, paf! Tenemos un tema efectivo. Con velocidad muy en esa fuente de fiesta , que le dan los teclados en plan dinámico. El aire cambia con Yer blues, un tema pesadísimo, mas aquí las ansias de jarana se esfuman, en ese hueco se cobija la soledad y tendencia desequilibrada del tema. Tironeado entre dos amores Lennon, estaba abiertamente frustrado a la hora de la composición, tanta culpabilidad por amar a otra mujer, armaron y condimentaron el tema diecinueve de puras palabras inertes. Un blues cargadísimo.
Grandilocuencia Excesiva con…. “mi madre era del cielo, mi madre de la tierra, pero yo soy del universo” síntesis mas depresiva “el gusano me lame los huesos” rematándolo con esas líneas que no dejan lugar a otro color “una nube negra cruzo mi mente, una niebla azul envuelve mi alma, me siento tan suicida. Que incluso odio mi rock and roll”

“Las margaritas se balancean y cantan una perezosa canción bajo el sol”
Inspirada en las enseñanzas hindúes, sobre la unidad del hombre con la naturaleza, Mother nature son, recrea un campestre track que con sus acordes ligeros recrea de maravillas esa serenidad sencilla, sin pretensión de por medio. Everybody’s got something to hide, except me and my monkey, materializa la paranoia con unos riffs, que te secan el alma, balanceándose fuertemente entre la electricidad y la persecución. Creación provocada por la xenofobia en contra del personaje singular que es Yoko, Lennon y sus palabras afiladas contra el mundo en defensa de la artista japonesa.
Sexy Sadie

Desencantado totalmente de las apariencias que guardaba el supuesto tutor que los conducía, Maharishi, al conocerse que este ultimo intento tener acercamientos sexuales con una de sus alumnas. Afilando lo mas posible su pluma John, le dedica esta canción, como un culmine al estrambótico viaje. En un tono melancólico pero sulfúrico, vuelan todas las recriminaciones del liverpooliano.
Helter Skelter

Antes de este track, nunca se había oído algo tan tormentosamente pesado, tan fuerte y denso que dobla lo que se tenga por delante, y de la mano de, quien lo diría, Sir Paul, quien se mata cantando a todo pulmón , un guitarreo duro, casi se podría asimilar como un alud, próximo. Muestra obvia de variedad de contenidos, o no?. También es memorable
el final cuando se escucha a Ringo decir ¡tengo ampollas en mis dedos! .

Long long long

Amansada versión de Harrison, donde con unos cuantos buenos arreglos, recrea de esas mágicas canciones que le salían tan limpias. Conmueve particularmente la parte donde se pregunta ¿Cómo pude perderte si te quería? , si es que fuese sobre una chica, como pensé en un inicio, sonaría cursi, mas habla de Dios, y la perdida de su imagen para después recuperarla otra vez. Y si es de religión y cosas medias místicas al único que le creo de este cuarteto es al buen George. Casi acabando el recorrido de esa canción se oyen unos augurios bien escalofriantes, me suenan a oración a aclamar por algo.
Revolution

Y paf! Nos topamos con otro estandarte, hay otra versión del tema más pesada, pero en este album se cobijo su forma más folk, o mas reposada, como se quiera. Ese inicio con las dos guitarras una mas suave y la otra a todo dar siguiendo por el mismo sendero es exquisita y un buen atisbo, con unos coros bien pegajosos y contenido interesantísimo. Mas que inducir al escucha a que alce sus brazos por la revolución, infiere que hay que ser cauteloso a la hora de ir por tal o cual partido político, las elecciones on muy importantes, sobre todo tomando en cuenta las tendencias mas pacifistas que profesaba. Para esclarecer.
“Dices que tienes una buena solución. Bueno ya sabes, que nos encantaría conocer tu plan. Me pides una contribución. Bueno ya sabes que hacemos lo que podemos. Pero si quieres dinero para gente con la mente llena de odio. Lo único que te digo hermano, es que tendrás que esperar”

Y como buen album doble no podía estar exento de baches. Asi que para devolvernos a la cruda realidad disminuye la calidad de la obra Honey pie, que pese a no ser una mala canción, de hecho tiene un piano delicado al inicio, se vuelve muy en esa onda charlestón, que no pega mucho con lo electrificado y potente que venia escuchando. Savoy truffle, tampoco lo hace nadita de mal con unas letras más que dudosas, pero como redención se hace acreedora de unos guitarreos acicalados con vientos, que le limpian brutalmente el aura.
Cry baby cry

También anda con una rapidez discreta, mas su lírica es tan buena, y sus notas clarísimas. Evocando de muy buen modo. No deja de parecer extraño eso si, el hecho de haber caído en un trecho algo aletargado.
“El rey caléndula estaba en la cocina. Preparando el desayuno para la reina. La reina estaba en el salón. Tocando piano para los hijos del rey”

Revolution 9

Experimental ,que es una obra de arte, dicen unos, para mi no, de hecho solo la he oído una sola vez completa, el resto de veces no soporto, y por mas que trate de entender su mensaje cáustico o una predisposición mas irónica. No llego a compatibilizar con ella. Para mi simplemente conlleva 8:23 de una improvisación poco clara y sin estructura.
Se acaba el mas largo viaje por el que nos imbuyeron los Beatles, con un armoniosa y orquestal canción cantada por Ringo. Good Night, que dice adiós de gentil manera al escucha, con unos lindisimos y oníricos colores.
PD: no queda mas que decir, esta es una obra angular de la música moderna, aparte hay para todos los gustos ¿Cómo no te va a gustar algo?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas