Revista Cine

Al otro lado de la cama: Gaspar Noé

Publicado el 02 febrero 2015 por Perraez
Al otro lado de la cama: Gaspar NoéTengo que reconocer que soy un poco capullo eligiendo las fotos. No os preocupéis, no va a violar a vuestras hijas. Espero. En fin. Luces de neón, sexo, violencia, cámara loca, sentimientos y depravación. Esas palabras son las que definen a nuestro amigo de esta semana, el argentino convertido en gabacho "Gaspar Noé". Básicamente, la popularidad de este director y su caché se debe a dos películas: "Irreversible" (principalmente) y "Enter the void". Y como bien sabréis, me gusta dejar lo mejor para el final, y aunque me centraré principalmente en esas dos películas, creo justo hacer una presentación general. Pero qué cojones, basta con decir que ha codirigido un par de películas de episodios (cortometrajes de varios directores que forman una película) y que tiene varios cortometrajes. Luego un mediometraje entre Haneke y Lynch interesante y la continuación de este mediometraje, la película "Solo contra todos". Ale, ya está hecho.
Gaspar Noé es un hombre muy curioso. Le encanta lo depravado, le encantan los submundos de las drogas, las luces de neón y la depravación escondida de la sociedad de estos mundos, como se puede observar en "Irreversible" y "Enter the void". Si bien veo necesario decir otra cosa, y es que nuestro amigo Noé aquí (no) presente también le encanta mostrar las emociones humanas tan bien como puede. Y que forma de hacerlo. Hasta ver cine de este hombre, nunca me había planteado que podría ver escenas verdaderamente preciosas en la misma película que las escenas más desagradables que te puedas imaginar. Es capaz de darte un paseo (con una cámara inestable y juguetona cual putita traviesa) por un bar de BDSM gay mostrandote atrocidad tras atrocidad siendo extremadamente explícito y mostrarte un tío destrozandole la cara con un extintor a otro y al rato mostrarte una de las escenas más románticas y humanas que ha parido el cine contemporáneo. En "Irreversible", por ejemplo, se ha ganado el título de una de las 5 escenas más desagradables que he visto y a la vez una de las 5 más románticas que he visto. 
Al otro lado de la cama: Gaspar Noé¿Cómo lo hace? Haciendo las cosas como a él le salen de los cojones, desde sus epilépticos y retorcidos (nunca mejor dicho) títulos de crédito ya ves que lo que vas a ver no es normal. Básicamente, se trata de la historia de una violación y la ¿posterior? venganza del novio de esta. Pero al revés. ¿Qué es lo primero que ves? Pues al tío vengándose, que luego Gaspar ya te dirá porque cojones está haciendo lo que está haciendo. Porque el hombre es humano. Puede parecer muy gilipollas y a la vez muy pretencioso, pero queridos míos, eso es lo que dice nuestro amigo Gaspar. Porque, a pesar de que le encante la depravación, en el fondo es un humanista, a su manera, claro. Sí, quién lo diría, en la sección de locos estamos hablando de un verdadero romántico, aquí todos suelen pensar que el mundo es una mierda, mira, está bien variar. Aunque claro, que sea un filántropo eso no le quita la locura. Y a riesgo de parecer un puto loco yo también, joder, que bonita es esta peli. Básicamente son seis o siete escenas desordenadas, empezando de la forma más intensa imaginable y terminando con un pacifismo y un romanticismo realmente envidiable. Lo siento, pero es preciosa. Y, belleza a parte, realmente vaya maestría tiene el tío, mostrandote lo que te muestra, y poco a poco mostrandote sus razones para que realmente empatices con él. Algo cruel, pero funciona. Ah por cierto, no he dicho que hay una escena de una violación (en plano fijo esta vez) que dura 9 minutacos. Sí, muy agradable, ¿verdad?
Al otro lado de la cama: Gaspar Noé
Bueno, "Enter the void". Justo la batalla de este fin de semana fue "Enter the void" contra "Donnie Darko", pelea de la que salió el conejo de metro ochenta victorioso. Pero fue más que igualado. ¿Quién diría que una película de casi tres horas descritas como "lo más parecido a un viaje de LSD" pueden resultar tan atractivas? Pues porque el director es Gaspar Noé. Vaya reputación se ha ganado el tío. A este no le hace falta una pistola para atracar un banco, este entra y con los cojones encima de la mesa dice "soy Gaspar Noé". Y pam. Es rico. Bueno, recobremos la seriedad. Ese viaje, sí, el viaje de tripis que mezcla sexo esplícito, omnipresencia, más luces de neón, una trascendental filosofía budista y ternura. Mucha más ternura de lo que cabría esperar. Puede que su falta de una historia más o menos lineal y su paranoica forma de mostrarse pueda acabar con los nervios de más de uno. Pero a los demás les fascinara. Porque lo que sale en la pantalla es más hipnótica que todas las películas de los Oscars juntas. Porque este tío sabe dirigir de verdad. Porque esta película es una verdadera joya audiovisual.
A veces me pregunto porque los directores con más talento son los más chiflados. Entonces veo una película suya y me doy cuenta de que me da igual, porque son demasiado buenos.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas