Revista Cocina

Alimentación complementaria para el bebé

Por Sentir @menjasa1

Como nos explica la OMS, “la alimentación complementaria se da cuando la leche materna deja de ser suficiente para atender las necesidades nutricionales del lactante y hay que añadir alimentos complementarios a su dieta”.

Este paso se suele dar entorno a los 6 meses del bebé. Para saber si nuestro bebé está preparado para empezar con la alimentación complementaria debemos fijarnos en 3 puntos:

  1. Que haya desaparecido el reflejo que les hace echar la comida fuera de la boca, llamado reflejo de extrusión.
  2. Que el bebé se aguante sentado sin apoyo
  3. Que tenga la coordinación  suficiente para llevarse comida con la mano a la boca

Si nuestro bebé ya cumple con esos tres apartados, ya podemos empezar a ofrecerle alimentos diferentes a la leche materna o a la fórmula.

Debemos tener en cuenta que desde los 6 meses hasta el año, gran parte de las calorías que necesita el bebé van a provenir de la lactancia materna o artificial.

A la hora de ofrecer los alimentos al bebé podemos hacerlo en forma de puré o mediante Baby-led Weaning ( BLW por sus siglas en inglés).

El BLW o alimentación dirigida por el bebé, consiste en ofrecer los alimentos sin triturar pero con una forma y textura adecuada para el bebé y dejando que sea él mismo el que los vaya cogiendo y llevandoselos a la boca, regulando de esta forma su ingesta en función de sus señales de hambre y saciedad.

Tanto si optamos por los purés como si optamos por el BLW, no existe un orden estricto de introducción de los alimentos, lo que sí es importante es dejar que pasen 2-3 días entre alimentos nuevos para ver posibles reacciones alérgicas.

Hay cierta consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de elegir qué alimentos ofrecemos:

  1. Espinacas, col,  remolacha  y acelgas no deben ofrecerse antes del año de vida ya que son muy ricas en nitratos
  2. La leche de vaca igualmente no la introduciremos hasta los 12 meses
  3. La bebida de arroz y las tortitas de arroz no se deben dar antes de los 3 años por su contenido en arsénico
  4. De los 6 meses a los 12, el bebé debe seguir con la lactancia materna o con la artificial. En ningún caso sustituiremos la leche materna o la fórmula por leche de vaca ni por bebidas vegetales ya que estas no tienen un perfil nutricional adecuado para esta etapa
  5. No utilizaremos ni sal ni azúcar para las comidas.
  6. Cuidado con los productos específicos para bebés tipo “Mi primera galleta” o “Mi primer yogur”. No solo no son necesarios sino que son muy poco saludables
  7. Ojo con pescados azules grandes tipo pez espada, tiburón, lucio y atún rojo por acumulación de mercurio. No se deben introducir antes de los 3 años. También es importante limitar el consumo de cabezas de crustáceos por su contenido en cadmio.
  8. Si optamos por el BLW, debemos prestar atención a los alimentos más susceptibles de atragantamiento como son la zanahoria cruda,la manzana cruda, cerezas y uvas enteras (troceadas no hay problema), frutos secos enteros, caramelos y golosinas, garbanzos, tomates cherry enteros, aceitunas enteras, salchichas, palomitas de maíz, granos de maíz, etc…

Alimentación complementaria en bebés veganos o vegetarianos:

  • En general se deben seguir las mismas indicaciones que para bebés omnívoros: lactancia exclusiva y a demanda hasta los 6 meses aproximadamente y a partir de ahí empezaremos a ofrecer alimentos para completar las necesidades del niño.
  • Las mejores fuentes de proteína en dietas veganas y vegetarianas   son las provenientes de las legumbres y de los derivados de la soja. Si es un bebé ovolactovegetariano también ofreceremos huevo. Los lácteos, como hemos comentado antes, mejor a partir del año de vida.
  • Vitamina B12: recordemos que todas las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana deben suplementarse con B12. En el caso de los bebés que sean alimentados con lactancia materna exclusiva, siempre que la madre esté correctamente suplementada, obtendrán la B12 de la leche materna. Los bebés de hasta 6 meses que se alimenten de leche de fórmula obtendrán la B12 de la fórmula. A partir de los 6 meses se recomienda  empezar a suplementar al bebé directamente. Habla con tu pediatra o con un dietista-nutricionista especializado en este tipo de alimentación para que te paute la dosis necesaria.
  • Hierro: como fuentes de este mineral en dietas vegetarianas y veganas tenemos las legumbres. Lo ideal es tomarlas junto con alimentos ricos en vitamina C para mejorar su absorción. En el caso del hierro se recomienda consultar con el pediatra la posibilidad de suplementación desde los 6 meses aproximadamente y hasta el año de vida.
  • Vitamina D: se deben suplementar a TODOS los bebés menores de un año con esta vitamina independientemente del tipo de alimentación que lleven. El pediatra te pautará la suplementación correspondiente.

Bibliografía:

  • “Aprende a comer solo” Lidia Folgar
  • http://www.pap.es/files/1116-1095-pdf/Vitamina%20D%20profil%C3%A1ctica_PAP%2047-11.pdf
  • http://www.vrg.org/nutrition/pregnancy.htm
  • http://www.vrg.org/nutshell/kids.php
  • http://www.vrg.org/family/kidsindex.htm
  • http://veganhealth.org/articles/preginfchil
  • https://vegetariannutrition.net/
  • “Vegan for life: everything you need to know to be healthy and fit on a plant-based diet”. Jack Norris, RD y Virginia Messina, MPH, RD
  • “Más vegetales, menos animales” Julio Basulto y Juanjo Cáceres
  • http://www.veganhealth.org/b12/rec

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista