Revista Viajes

Autobuses Terravision del aeropuerto de Roma. Nunca más!!!

Por Viajeronomada @viajero_nomada

Si vas a viajar a Roma y estás mirando las opciones de cómo llegar desde el aeropuerto de Roma (cualquiera de los dos) hasta el centro de la ciudad te aconsejo que evites por todos los medios la compañía de autobuses Terravision. He tenido la peor experiencia de traslados desde un aeropuerto de toda mi vida. Tienen una organización pésima y sobrevenden masivamente billetes para las pocas plazas que tienen. Luego pasa lo que pasa, empujones y peleas entre pasajeros, y mucha gente con el billete comprado sin poder viajar en el autobús.

Hay varias opciones para ir desde el aeropuerto de Roma hasta el centro de la ciudad. La más barata es la que ofrece la compañía de autobuses Terravision. Si compras por internet el billete te puede salir por 4 euros. Te venden el cuento de que reservas tu asiento para la hora que indicas con posibilidad de utilizarlo para más tarde si tu vuelo llega con retraso. Nada más lejos de la realidad. Tu asiento no está reservado.

Lo que no te dicen es que para cada hora sobrevenden masivamente billetes, de manera que siempre hay una buena cantidad de pasajeros que no pueden coger el autobús a la hora que lo reservaron. Al ser el medio de transporte más barato tienen una demanda muy grande, y todos sus autobuses siempre van llenos a cualquier hora.

Si reservas a una hora, ten por seguro que tendrás que pelearte para conseguir un asiento en el autobús con la gente que lo compró a la misma hora que tú más los que se quedaron fuera del anterior autobús. Además tienen pocos autobuses, uno cada hora. Imagínate la gracia de quedarte fuera después de ir con tu billete comprado para una hora determinada, haber hecho la cola, haber sufrido discusiones y empujones, y tener que esperar otra hora más cuando lo que quieres es disfrutar de la fantástica ciudad que es Roma.

Este pasado fin de semana utilicé esta compañía por primera vez. Nunca he tenido una experiencia peor que con esta compañía de autobuses. Fue realmente desagradable para la ida desde el aeropuerto de Fiumicino hasta el centro de Roma, y aún peor para la vuelta. No puedo recomendar a nadie el uso de esta compañía.

Nada más llegar al aeropuerto me dirigí al mostrador de Terravision para informarme del número del andén desde donde salía el autobús. Varios pasajeros esperaban mientras la señorita se reía con una amiga al teléfono sin prisa alguna. Su colega durmiendo en la mesa de al lado. Cuando acabó su conversación, despachó a los pasajeros de malas maneras y a grito limpio cuando los clientes se quejaban del pésimo servicio de la compañía.

En el andén y en una misma cola se entremezclaban los pasajeros de Terravisión que se habían quedado sin subir al autobús una hora antes con los que tenían reservado su asiento para el siguiente autobús, además de los de otra compañía que salía desde la parada contigua. No había personal de la compañía para poner algo de orden en el caos, la confusión y la tensión que había entre sus clientes. Gente colándose, gritos, insultos, empujones, pasajeros que casi llegan a las manos etc.

Al llegar el autobús, la cola se rompió sin orden y concierto, y la gente intentó subir al autobús como pudo. Había prácticamente el doble de gente esperando que plazas disponibles. Entre los afortunados que fuimos capaces de subir al autobús continuaron los reproches de sí tú te has colado, que si yo ya llevaba haciendo cola una hora, que te den por culo, que si te parto la cara, niños llorando, gente mayor asustada, etc.

A la vuelta, para ir desde la estación de Termini hasta el Aeropuerto de Roma (Fiumicino), la compañía tenía un sistema algo más coherente. Tenías que ir a sus oficinas, mostrar tu billete comprado en internet, y te daban una especie de tarjeta de embarque que te garantizaba tu asiento. Mi autobús era el primero de la mañana (4:40 de la madrugada). Llegué con 20 minutos de anticipación y todas las tarjetas de embarque ya habían sido asignadas.

Un buen número de personas con billete comprado para esa hora nos quedamos sin asiento en el autobús. A la compañía le da exactamente igual. Sobrevenden muchas más plazas de las que tienen en el autobús y si te quedas fuera pues búscate la vida. O te esperas una hora, o te buscas la vida para llegar al aeropuerto por otros medios. A veces lo barato sale caro, y desde luego esta compañía de autobuses son unos auténticos chapuceros, además de unos estafadores.

A esas horas todavía no había tren y tampoco se veían taxis por la zona. Tuvimos la suerte de pillar un taxi furgoneta que cargaba gente que iba tanto al aeropuerto de Ciampino como a Fiumicino. Llegamos justitos al check in.

Entiendo perfectamente que se sobrevendan algunas plazas ya que siempre hay alguien que no se presenta o llega tarde, pero una cosa es sobrevender dos o tres plazas y otra sobrevender más de la mitad de los asientos. Además su personal pasa absolutamente de todo y no hacen más que calentar aún más los ánimos de la gente. Los entiendo bien. Están quemados de tener que aguantar a pasajeros enfurecidos. Más vale pensarse muy bien el utilizar este servicio.

Tal vez tuve mala suerte tanto a la ida como a la vuelta. Sinceramente no creo que sea así. Creo que estas situaciones se dan en prácticamente en todos sus horarios ya que es la vía más barata para ir desde el aeropuerto de Roma hasta el centro de la ciudad. Cualquiera que compara los diferentes medios de transporte le llama la atención la diferencia de precio que esta compañía ofrece con respecto a otras opciones. Y claro está, la demanda es altísima.

Entiendo que mucha gente lleve un presupuesto muy reducido para sus viajes y necesite optar por las opciones más baratas. En este caso hay que ser consciente de los riesgos de quedarse en tierra una hora más. Si vas a utilizar este servicio asegúrate bien de llegar con tiempo, sobre todo si tu trayecto es el de vuelta al aeropuerto para no perder el vuelo, y ármate de paciencia. Personalmente nunca volveré a utilizar esta compañía.

Roma es un destino caro, y si te privas de algunos cafés o algún que otro croissant compensas la diferencia de ir en tren, o con el servicio de taxi compartido que te deja en la puerta de tu hotel por algo así como 15 euros. Autobuses Terravision?? No, gracias!!!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista