Revista Cultura y Ocio

Ayer visité mi pasado

Por Revistaletralibre
Ayer visité mi pasado
Por Bruno Echedo
Me costó reconocerlo, casi nada está igual… ¡Claro!.. Ya pasaron más de treinta años.
¡Cómo lo cambia todo el tiempo con la complicidad de los hombres! ¡Cómo desaparece el pasado en las manos de extraños! Parece ser mentira el pasado. Como burlándose, la vida cambia todo aquello cuanto dejaste atrás en algún cajón perdido del tiempo…
¿Y si ese no fuese mi pasado? ¿Y si esa calle, esa casa, ese barrio al que volví buscando aquello que fue mi tiempo, no fuesen el lugar de mi niñez? ¡Si eso es!
Es la única respuesta por la cual no pude encontrar mi casa, ni mi calle, ni mis vecinos…
Por eso fue que no pude encontrar los árboles, la vereda gris… La calle de tierra…
Nada queda ya de las casas de mis del vecindario, nada de aquel cielo… de aquellos veranos tibios, de aquella casa llena de familia… llena de niñez.
Ese no es mi horizonte, el silencio de la tarde no es mi silencio, aquel que me susurró tanto…
Solo restos heridos de muerte,
quedan cubriendo huecos,
como piezas de un rompecabezas,
desparramadas por doquier…
sin sentido,
sin luz,
y sin sombra.
Inútiles…
¡Todo es mentira..! ¡El pasado es mentira!
Nunca encontrarás lo que fue, solo sus restos heridos, ultrajados por la memoria, son lo único que podrás tener…
Momentos efímeros, lugares sin rastros y recuerdos construidos, eso es mi pasado.

Volver a la Portada de Logo Paperblog