Revista Cultura y Ocio

Bajo el hielo. Bernard Minier

Por Mientrasleo @MientrasleoS
Bajo el hielo. Bernard Minier

     Una de las cosas buenas que tiene colocar libros, es que descubres alguno que se te traspapeló sin leer y lo abres con curiosidad. Hoy traigo a mi estantería virtual, Bajo el hielo.

     Cuando los empleados de una central descubren un caballo decapitado colgando no tienen más remedio que informar a las autoridades. Así conocemos al capitán Servaz, que acaba encargado de la investigación por el asesinato de un caballo a dos mil metros de altura el mismo día en que abre un psiquiátrico en la zona.

     Como curiosidad diré que tras leer el comienzo me pasé un rato buscando por Netflix qué serie había visto hacía un tiempo que comenzaba igual. Al final la encontré, "Glacé", que efectivamente está basada en la novela. Pero más allá de eso diré que estamos ante una novela con un comienzo prometedor, distinto y un tanto macabro que se vale de la atmósfera que todos suponemos en la ficción a los psiquiátricos para, unido a la localización geográfica, generar un ambiente intranquilizador que tiene mucha más fuerza que la trama en sí. Presenta a Servaz con este título y nos deja claro desde el principio que no es un hombre de acción, lo cual hace que no estemos en absoluto ante una de esas novelas que llaman trepidantes y que muchas veces se quedan en trote cochinero. Sin embargo su fórmula funciona. Quizás porque su detective no ha necesitado que su mujer lo engañe o darse a la bebida (o a las putas o el colesterol) para conformar una personalidad marcada. Y es que, no sé vosotros, pero yo estoy bastante cansada de detectives cortados por el dudoso patrón de su rareza. Da la sensación de que nacen ya cansados por el uso y pocas veces consiguen llamar mi atención. En cambio Minier nos deja a un tipo común al que le gusta, como mucho, la música clásica.

     Sin embargo a Minier le falta una mano firme que sepa llevar la trama bien sin perderse en segundas o en paseos de sus personajes sin demasiado sentido. A medida que avanzaba iba perdiendo el interés al darme cuenta de que, lo que hubiera tenido que ser un seguir pistas para ver que no tiene salida y así ir a la siguiente y crear un ritmo de lectura, se convertía muchas veces en un absurdo o en un hilo olvidado. Y bueno... el final tampoco es que le haga un gran favor a una novela que se iba a quedar como entretenida hasta que llegué a las últimas páginas y bajó un escalón dejándome la sensación de argumento desaprovechado en el que solo la ambientación destaca.

     Bajo el hielo es una novela que creí entretenida pero que fue perdiéndose a medida que pasaba páginas hasta llegar a un final que no me ha convencido.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.


Volver a la Portada de Logo Paperblog