Revista Cocina

Barcolobo 2008 12 meses en Barrica

Por Orlando

Barcolobo 2008 Uva: 75 % Tempranillo, 20% Syrah, 5% Cabernet Sauvigon .
Bodega: Finca La Rinconada.
VT de Castilla y León
Crianza: 12 meses en barricas de Roble francés.
Precio: 10,45 €

ELECCIÓN DE: Antonio Rubio, enólogo.

Volvemos de nuevo con una elección de origen castellana. Amparada dentro de la categoría Vino de la Tierra de Castilla y León, donde cada día nos encontramos vinos más interesantes (y sobre todo con mejor relación calidad-precio), elegí este vino por la relación que tiene con otro que ya propuse en su día: Sofros, ya que ambos comparten enólogo, algo que se nota sobre todo en boca, por su redondez y equilibrio.

Se trata de otro gran ensamblage de uvas, donde domina la variedad tempranillo bien custodiada por una muy buena cabernet sauvignon que le confiere al vino una estructura muy agradable y una syrah que nos aporta golosidad.
Vino fácil de beber, muy disfrutable, marcado por una excelente capa de color de ribete cardenalicio y que nos marca mucha fruta negra madura y balsámicos al acercarlo a la nariz. Su nariz también nos define su envejecimiento en madera francesa, marcando unas notas tostadas altas que se conjuntan perfectamente con la fruta. En boca tiene un ataque bien marcado, provocado por la excelente carga frutal y su buena carga alcohólica, nada molesta pero notable en boca. Una buena acidez acompañada perfectamente por su untuosidad, hace que su trago sea muy largo y de excelente recuerdo.
Mi puntuación: 87 puntos.
Imprescindible beber por debajo de los 16ºC.
Conclusión: Seguiremos muy de cerca a Ramiro Carbajo y sus proyectos enológicos.

OPINIÓN Y CATA DE: Ángel Layos, sumiller, ganador del Concurso por Parejas Vila Viniteca 2011.  

El viñedo de Finca La Rinconada en el emes de octubre
La Rinconada es una bonita finca sita en  Castronuño, Valladolid. Dicha finca esta literalmente en la ribera del río Duero y su viñedo discurre pegado a este. Tempanillo, Syrah y Cabernet Sauvignon  son algunas de las variedades plantadas en las espalderas del viñedo.
Bañado por un clima de Toro, este VT Castilla y León se comporta como tal, salvando las diferencias entre la tempranillo y la tinta de toro, y los detalles aportados por las variedades foráneas.

El color de este vino denota más juventud de la que debería tener; los colores del tempranillo afloran sobre los detalles azulados de la Syrah que es su 2º variedad.
Los principales matices de la nariz son las frutas negras maduradas, propias del tempranillo, ciruelas y moras negras principalmente, complementado con algún toque dulce que recuerda a las golosinas de regaliz rojo. Y después tiene un marcado toque floral de violetas gracias al 20 % de Syrah  y en la contretiqueta de la botella dice que  tiene un 5% de Cabernet Sauvignon y se agradece mucho el hecho de que  no marque ningún tipo de  verdor en nariz.
Lo que aportan sus 12 meses en barrica son aromas de tostados y bollería que personalmente me recuerdan a las galletas de tulipán.
Las ciruelas negras son la parte principal de la boca, los detalles de violetas y la acidez del aporte del syrah lo hacen muy interesante; tiene un final largo y un tanino dulce perfectamente integrado.

Barcolobo 2008 está vestido con una sencilla pero elegante etiqueta de color blanco con el nombre del vino, la información sobre sus características en la contra, y sellado con un corcho de calidad, parafinado, con el sello de la misma.
Para mi es recomendable acompañar con algún queso curado de Castroñuno o incluso con la torta del vecino pueblo de Pollos.
Mi puntuación es de 8.0.

OPINIÓN Y CATA DE: Luz Divina Merchán, Enóloga y Sumiller, Responsable de QueLujo Gastronomía y Vinos.

Finca La Rinconada sobre la curva del Rio Duero
Viajamos al paraje natural “Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega del Duero”, un hábitat a orillas del río Duero de larga tradición agraria, ganadera y cinegética donde nos encontramos Finca La Rinconada, localización de los viñedos de donde procede Barcolobo 2008.
Esta zona geográfica se caracteriza por un clima continental, lo que supone un alto contraste de temperaturas tanto a lo largo de las estaciones del año, como entre el día y la noche, y unos suelos sueltos, arenosos y pedregosos en superficie, favoreciendo el drenaje y facilitando la maduración de la cepa.

Bodega familiar con 20 hectáreas de viñedo propio en espaldera, de tres variedades de uva tinta, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Syrah, cuya filosofía en la elaboración de un vino es respetar los aromas varietales y extraer todo su potencial sin perder su elegancia.
En concreto hablamos de Barcolobo 2008 12 meses en barrica. Un vino perteneciente a la denominación Vino de la tierra de Castilla y León, con una composición de 75% Tempranillo, 20% Syrah y 5% Cabernet Sauvignon.
En su elaboración juega un papel importante el uso de sus levaduras autóctonas, fermentación en depósitos de acero inoxidable y una crianza en barrica de roble francés de 12 meses.

Barcolobo 2008 es un vino vestido con una botella estilizada y con cierto peso que le confiere robustez y con la que intuyes que es un vino con cierta clase.
Etiqueta que ocupa bastante espacio de la delantera de la botella y de un corte clásico. A la vista podría darnos la imagen de un vino tradicional. Sin embargo la contraetiqueta tiene el espacio ajustado a una información detallada de la localización, variedades del viñedo y bodega.
Al descorchar vemos un tapón de corcho natural sin defectos, teñido por el vino y de aromas agradables.
Temperatura del vino al sevirlo de unos 15ºC.
Visualmente tiene un color picota oscuro con menisco algo violáceo, de capa alta, con lágrima que cae lentamente y donde llama la atención la tinción en la copa.
En nariz, a copa parada me llama la atención una nariz limpia, muy balsámica, con algo de mentol. También deja verse la fruta roja madura.
Una vez muevo la copa, los aromas varietales se hacen más presentes, con una intensidad olfativa media-alta.
A pesar de tener doce meses de crianza en barrica, en nariz la madera está bastante integrada, sin protagonismos olfativamente hablando.
Mucha fruta roja madura, aromas dulzones, balsámico, especiados, que con el tiempo se transforman en hoja de laurel y notas florales tipo lilas.
En boca tiene una entrada fresca y dulce, goloso, amable al paladar. Una acidez marcada, de paso ligero, con toques amargosos al final. La madera totalmente integrada, nada de astringencias y de taninos dulces.
Una persistencia media donde los recuerdos son a la fruta percibida en nariz.

Barcolobo 2008 tendría una buena armonía con platos de caza como guisos toledanos con venado, perdiz o codorniz con salsas de frutas silvestres como las grosellas,  un buen chuletón a la brasa o un sabroso lechazo segoviano.
Mi puntuación: 8,2
Otro vino que merece un sitio en este espacio de Viajeros del Vino ya que cumple certeramente el objetivo. Es un vino que está en el mercado y, mejor aún, que está en buen momento para tomar, para disfrutar de él.

OPINIÓN Y CATA DE: Carlos E. López, Catador y Socio Fundador de la Asociación Grupo de Cata BACO VIVE.

El viñedo en primavera
Curioso nombre el del vino que catamos en esta ocasión: Barcolobo. Un vino tinto elaborado por la bodega Finca La Rinconada, en la provincia de Valladolid, en una zona que se encuentra ya muy próxima a Zamora, y que luce en el anverso de la botella la contraetiqueta de “Vinos de la Tierra de Castilla León”.
Pero parece que es el sino de este vino el de sorprender, eso sí, positivamente. Veréis, el municipio donde se encuentra la bodega se llama Castronuño y está ubicado en una zona bañada por el río Duero justo en donde su curso hace una curva pronunciada que configura en el terreno una gran “V”, conformando un paraje natural lleno de encanto y vida; una “v” que no puede dejar de evocarnos la palabra “vino”. Y allí, en el vértice de esta letra, está la bodega Finca de la Rinconada, en una finca de 1.400 hectáreas, de las que 20 están destinadas al cultivo de la vid.
Pero hay otra cosa que me ha llamado la atención de este vino, y es que Castronuño es un municipio perteneciente a la Denominación de Origen Rueda, que como todos sabéis se distingue por elaborar básicamente, y casi en exclusividad, estupendos vinos blancos, pues es una zona especialmente apropiada para el cultivo de variedades blancas, sobre todo Verdejo y Sauvignon Blanc; y es en esta tierra de vinos blancos donde Finca La Rinconada se ha propuesto elaborar este gran tinto.
Barcolobo 2008 se ha realizado con una mezcla de variedades tintas, mayoritariamente Tempranillo, a la que acompaña un 20% de Syrah y algo de Cabernet Sauvignon (5%), y que ha sido sometido a una crianza de 12 meses en barricas de roble francés.
Es un vino que lleva en sus genes una especial simbiosis entre la reciedumbre de los vinos de Toro y la delicadeza de los de Rueda.

De la cata de Barcolobo 2008, destacamos:
Vista: Limpio y brillante color rojo cereza oscuro con ribete granate y aspecto muy joven; de capa media-alta, lágrima muy densa y con abundante color en su movimiento por la copa.
Nariz: Su intensidad aromática es buena, limpia y que se distingue por sus aromas muy afrutados y con claros recuerdos golosos. La fruta, roja, bien madura, se acompaña con las notas aromáticas aportadas por la crianza, que perfuman su bouquet con toques balsámicos, minerales, tostados, café negro y un ligero recuerdo a humo.
Boca: Su entrada es más delicada que potente, y ese es su perfil en todo el proceso de cata en la boca, ya que tanto su amplitud, estructura y cuerpo están en la misma línea: un logrado equilibrio de sensaciones, sabores, fuerzas y caracteres.
Con notable presencia de la fruta, que nos vuelve a parecer roja y jugosa; una tanicidad pulida y una buena acidez nos conduce a un final de media persistencia, fresco y frutal.

En resumen un vino muy equilibrado en todas sus facetas, que no destaca por nada en especial, pero que quizás en esa ausencia de ninguna nota sobresaliente tiene una de sus principales virtudes ya que resulta atractivo en la copa, con los aromas de crianza en buena armonía con los de la fruta y que en boca es fácil, sabroso y agradable, con la fruta como principal protagonista y con una gran polivalencia para acompañar la gastronomía.
Mi valoración: 8,5


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas