Revista Cocina

Bollos de nata

Por Elcocinicas76
Bollos de nata
Bollos de nata. Hoy otra receta sencillita y fácil, retomando las posibilidades que nos aporta la receta de bollos de leche o trenzas que tantas veces he reutilizado en el blog. La verdad es que me encanta amasar y ver cómo va subiendo la masa... Y el olor que desprende la cocina cuando se abre el horno y las piezas están horneadas... Madre mía, se me hace la boca agua sólo de pensarlo!!!
La receta es fácil y os permitirá obtener unos bollos de nata esponjosos y deliciosos. Básicamente consiste en llevar a la práctica la receta de los bollos de leche y cuando los hayamos cocinado, montar un poco de nata para rellenarlos.
Bollos de nata
Es muy fácil, aunque os puntualizaré algunas cuestiones, como de costumbre:
  • Utilizaremos harina de fuerza. 
  • La levadura es levadura de panadero. Podéis utilizar su versión química o la versión fresca o prensada. La cuestión es que seáis conscientes de que no es la típica levadura que utilizamos para hacer los bizcochos o las magdalenas.
  • Tanto la harina de fuerza como la levadura la podéis encontrar en grandes superfies o supermercados. No son productos raros.

Dicho esto, vamos a la cocina!!!
Ingredientes de los bollos de nata:
  • 500 gr. de harina de fuerza.
  • 10 gr. de sal.
  • 40 gr. de azúcar.
  • 20 gr. de miel.
  • 1 huevo.
  • 25 gr. de leche en polvo.
  • 250 ml. de leche entera.
  • 50 gr. de mantequilla sin sal.
  • 1 sobre de levadura química (o 25 gr. de levadura fresca prensada de panadero).
Además:
  • 1 huevo para pintar los bollos.
  • Azúcar glass para decorarlos.
  • Nata para montar. Si queréis rellenarlos todos, al menos 500 ml. Con unos 200 ml tendréis para unos 4 bollos.
Preparación de los bollos de nata:
Muy fácil. Si vamos a utilizar levadura fresca, la deshacemos con la leche y reservamos. Si utilizamos levadura química, la mezclaremos directamente con la harina.
En un bowl, mezclamos la harina, la sal, el azúcar, la miel, el huevo, la leche en polvo, la mantequilla y la levadura química, si procede.
A continuación añadimos la leche (que contendrá la levadura fresca si la hemos utilizado) y removemos bien hasta obtener una pasta que nos permita amasar.
Comenzamos el amasado. Podéis amasar unos 10-15 minutos o bien utilizar la técnica de Dan Lepard: amasamos 10-15 segundos, formamos una bola con la masa, la ponemos en un bowl, cubrimos con un paño y dejamos reposar unos 10 minutos. Repetimos la operación unas 5 veces. Yo me decanté por esta técnica.
Cuando hayamos finalizado el amasado, formamos una bola y la depositamos en un bowl engrasado con aceite de girasol (o de oliva si no tenéis otro) y dejamos reposar una hora y media.
Transcurrido el tiempo anterior, cortamos porciones de la masa de unos 80 gr. y formamos bolas con ellas. Las depositamos sobre papel de hornear en la bandeja del horno y las pintamos con huevo batido. Dejamos reposar ahora una hora.
Antes de que finalice la hora (por ejemplo, un cuarto de hora antes) precalentamos el horno a 180 ºC.
Cuando haya transcurrido la hora, volvemos a pintar con huevo batido e introducimos en el horno los bollos. Los dejamos dentro durante unos 15 minutos aproximadamente, hasta que veamos que toman un atractivo color dorado. Si consideramos que es necesario dejarlos más tiempo y no queremos que se nos quemen, podemos cubrirlos con papel de aluminio.
Al sacarlos del horno, todavía calientes, los espolvoreamos con azúcar glass. Para darle un toque más profesional, tamizamos el azúcar glass sobre los bollos.
Dejamos que enfríen un poco antes de rellenarlos con nata. Yo no los rellené todos, simplemente monté 200 ml. de nata para montar y rellené cuatro. Si queréis rellenarlos todos, necesitaréis al menos unos 500 ml. de nata.
Para rellenarlos, cortamos horizontalmente los bollos y con la ayuda de una manga pastelera formamos una espiral de nata sobre la parte inferior del bollo. Si no tenéis manga pastelera, los rellenaremos con una cuchara o una espátula, por ejemplo.
Hay que degustarlos rápido. Si los metéis en la nevera os aguantarán un día, pero el bollo se pondrá duro (por ese motivo no los rellené todos, para poder congelarlos).
Y eso ha sido todo. La receta de estos bollos de nata tiene mucha literatura porque creo que me enrollo más que las persianas, pero en realidad, se trata de una receta muy fácil de hacer y os permitirá obtener unos resultados muy vistosos.
Nos vemos pronto. Buen provecho!!!!
Bollos de nata
Bollos de nata
Bollos de nata

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas