Revista Cocina

Claofutis de cerezas negras

Por Eniko

Uno de los postres preferidos de mi hija pequeña, Tatiana, es el pastel francés llamado Claofutis, que tiene como principal ingrediente las cerezas. Se prepara a base de leche, huevos, azúcar y harina. Tan rápido como de simple y a la vez con un resultado  espectacular.
Nosotros lo hemos probado templado, y está delicioso, pero si tienes paciencia y lo guardas en la nevera, día siguiente ha ganado en sabor. Su textura parecida a un pudding, lo hace muy apetecible en verano en temporada de cerezas.
Solia prepararlo en bandeja redonda amplia pero hoy he pensado en este molde de Bundt cake, porque las tartas salen tan bonitas.
Me voy los domingos al mercado del pueblo vecino porqué las frutas y verduras están en un precio muy bueno.  Me sorprendió ver cerezas en esta época del año y dudé en comprarlos, pero después de las insistencias de la vendedora y después de probarlos me llevé una cajita de un kilo. Sabía en el momento que la forma perfecta para disfrutar de éstas cerezas negras, dulces, grandes y crujientes era preparar una tarta.
Con esta ocasión, publicaré de nuevo la receta,será bueno para recordar.
Claofutis de cerezas negras
Ingredientes :
Para un molde de Bundt cake de Nordic Ware
1 kg de cerezas
450 ml leche
5 huevos
2 cucharas soperas colmadas de nata agrja
165 g de azúcar
Pizca de sal
300 g de harina
1 cucharadita de esencia de vainilla
Claofutis de cerezas negras
Modo de preparación :
Lavamos las cerezas, las escurrimos y sacamos los huesos.
Encendemos el horno a 200 grados.
Batimos los huevos con el azúcar hasta que se incorporen bien. Añadimos la nata agria, la mantequilla ablandada, la vainilla y la harina con sal. Seguimos batiendo. Bajamos la velocidad al mínimo y añadimos la leche. La mezcla que resulta será muy parecida a los crepes.
Cogemos nuestro molde, lo cubrimos con spray para desmoldar (es una maravilla) y añadimos la mitad de la mezcla. A continuación añadimos las cerezas, repartiendolos por toda la superficie del molde y cubrimos con el resto de la mezcla.
El molde estará lleno hasta arriba, pero no te asustes, no es una masa que sube, así que no se va a derramar durante la cocción.
Horneamos 20 minutos a 200 grados y bajamos la temperatura del horno a 160 para otros 30-35 minutos.
Puedes abrir la puerta del horno para comprobar con un palillo el estado de la cocción.
Sacamos del horno el molde, lo dejamos enfriar unos minutos y desmoldamos encima de un plato.
Una vez que el claofutis está completamente frío, espolvoreamos con azúcar glace a gusto.
Se sirve frío, y mejora su sabor día siguiente de su preparación. Se guarda en la nevera, tapada. Pero fuera también aguanta hasta su consumición.
¡Enjoy it!
Con amor Eni!
Claofutis de cerezas negras

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista