Revista Cocina

¿Cómo hacer un yogur casero?

Por Pequelia @pequelia

Cómo hacer un yogur casero?

El yogur es uno de los alimentos más saludables en la dieta de los niños, como así también de los adultos, y lo mejor de todo es que se trata de un producto que a los pequeños les gusta mucho para disfrutar como postre e incluso para acompañar algunas comidas.

La gran cantidad de nutrientes que aporta el yogur en la dieta diaria, hace que este sea uno de los alimentos indispensables para la correcta alimentación de nuestro hijos, por lo que los médicos pediatras suelen recomendar la ingesta cotidiana de yogur.

Para disfrutar de un rico yogur podemos optar por comprar una gran variedad de productos que ofrecen distintas marcas especializadas en lácteos, o bien poner manos a la obra y fabricar nuestro propio yogur casero.

 Su elaboración no sólo es sencilla, sino que además nos brinda un medio ideal para compartir un divertido y grato momento junto a nuestros hijos, quienes pueden ayudarnos en su preparación. Además, el yogur casero posee importantes cualidades, ya que es bueno, barato y ecológico.

A continuación te contamos cuáles son los ingredientes y los pasos a seguir para elaborar nuestro propio yogur casero.

Ingredientes y Utensilios:

  • Leche (la cantidad a utilizar dependerá de la cantidad de yogur que deseemos elaborar)
    Una proporción pequeña de yogur natural sin azúcar
    Botes de vidrio en los que se volcará la leche.
    Una cuchara limpia.
    Un aislante para conservar el calor. Puede ser papel de diario, caja de corcho, termo, manta o otros.
    De ser posible utilizar un termómetro que llegue hasta los 90ºC.

Elaboración paso a paso:

  1. Colocar una cucharada de yogur en cada bote a utilizar. Tengamos en cuenta que por cada medio litro de leche será necesario utilizar una cucharada de yogur.
  2. Por otro lado, colocamos la leche en otro bote y luego se cocina a fuego lento hasta que llegue a 85ºC. Debemos revolver de vez en cuando la leche, con el fin de evitar que se pegue en el fondo del recipiente.
  3. Cocinamos la leche durante aproximadamente 10 minutos.
  4. En el caso en que no dispongamos de termómetro, debemos retirar la leche del fuego cuando esta comience a humear y subir, es decir antes de romper el hervor.
  5. Revolvemos la leche hasta que el calor descienda a 45ºC. Por lo general, esto tardará media hora, dependiendo del calor del ambiente.
  6. Si notamos que la temperatura de la leche desciende de los 45ºC, debemos volver a colocar la leche sobre el fuego.
  7. Una vez que la leche halla logrado la consistencia deseada, la vertemos en los botes donde antes ingresamos una cucharada de yogur.
  8. Enseguida comenzamos a revolver la mezcla para lograr que el yogur se incorpore a la leche.
  9. Tapamos los botes y los guardarlos para que conserven el calor.
  10. Luego los dejamos reposar sin moverlos durante un lapso de 6 horas como mínimo, en el lugar más caluroso de la casa.
  11. Por último, retiramos los botes del sector donde los hallamos colocado, aguardamos alrededor de 5 a 10 minutos para que pierdan la tibieza, y luego los introducimos en la nevera.
  12. Después de 4 horas de frío, el yogur habrá adquirido la consistencia adecuada y estará listo para disfrutar. Si nos apetece, podemos incorporar en los botes trozos de frutas frescas o cereal.

Vía | Opcions
Foto | Betsy Weber

 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :