Revista Comunicación

Convirtamos los desechos en hechos

Publicado el 04 febrero 2020 por Josgutrol @josegutrol

CADA ACCIÓN SUMA

Cambio climático, efecto invernadero, contaminación, microplásticos, reciclaje, deforestación, lluvia acida, aumento de la temperatura, sobrepoblación… y así podemos hacer un largo listado de términos que a diario nos bombardean en los medios de comunicación, canciones, películas, libros y personas que nos cruzamos a diario. El cambio climático no es una hipótesis de futuro. Es un hecho que convive con nosotros y que ha llegado para quedarse.

CONVIRTAMOS LOS DESECHOS EN HECHOS

Estamos tan inmunizados a estos términos, que ya no nos dan miedo. ¿Qué va a crecer el nivel del mar? ¿Aumentaran las temperaturas y el nivel del mar? ¿Desaparecerán muchas especies? Poco nos impacta ya estas preguntas porque conforma nuestro día.

¿Y por qué ocurre todo esto? Porque nos falta empatía. Empatía por nuestro planeta, empatía por las personas que en ella viven y hacia nosotros mismos. Nos convertimos en seres egoístas porque poco o nada nos puede importar lo que pase, total… para cuando el cambio climático llegue ya no estaremos aquí.

¿Qué importa que desaparezcan las abejas? , ¿qué millones de arboles sean talados?, ¿qué los polos desaparezcan? No es nuestro problema, porque todo estas cosas pasaran dentro de muchos años. Con ser feliz y vivir el presente nos basta. Ya vendrán otros que cargaran con estos problemas. Triste realidad, pero mucha gente son la que piensan y actúan así.

CONVIRTAMOS LOS DESECHOS EN HECHOS

Pero ojo, nosotros somos visitantes que estamos de paso en este planeta, por lo que debemos incluso dejarlo mejor de lo que no lo hemos encontrado. Es nuestro espacio vital, nuestra vida, nuestro hogar y el de millones de personas que lo compartimos y que lo compartirán en un futuro. Al igual que debemos agradecer a las personas que han colaborado para que nosotros nos encontremos las cosas que tenemos hoy en día, debemos de colaborar para que las siguientes generaciones se encuentre un sitio mejor para vivir.

Y no vamos por buen camino.

Nos creemos los amos del mundo, y no lo somos. Creemos que vamos a encontrar soluciones fáciles para remediar los problemas que ocasionamos, pero la realidad es otra. Esto requiere un esfuerzo máximo por parte de cada uno de nosotros, donde cada acción, por pequeña que sea, suma.

¿Está todo perdido?. No, rotundamente no. No mientras en nuestra conciencia tengamos alojada la esperanza, el amor por nuestro planeta y la suficiente energía para promover el cambio.

CONVIRTAMOS LOS DESECHOS EN HECHOS

Recuerdo no muchos años atrás, cuando era niño, que por entonces no existía eso del reciclaje, el agua en casa podía correr como si ríos se tratase (amén de la factura) y por supuesto eso de las energías renovables eran puras quimeras. Con esto quiero decir que, a la vez que ha aparecido el termino de cambio climático, también ha aparecido el termino de concienciación ecológica. Nuestra arma para equilibrar la balanza y revertir la situación.  

Y aunque parezca que nuestros pequeños gestos caseros para cuidar el medioambiente son en vano, no te desanimes. Todo suma. Entre todos podemos hacer un movimiento de acción para frenar esta terrible pesadilla. Tenemos que aunar fuerzas tanto los ciudadanos de a pie como por supuestos industrias, empresarios y gobiernos de todos los países. No es tarde, aun se puede regenerar el daño ocasionado.

La pregunta que todo debemos hacernos es ¿por qué hacer esto? Sencillamente porque se lo debes tanto nuestros predecesores como a los futuros pobladores; porque se lo debes al lugar que te ha acogido y que ha hecho que tu vida sea una realidad.

CONVIRTAMOS LOS DESECHOS EN HECHOS

En nuestras manos está. Siente la empatía por cada uno de los seres que conformamos este hermoso planeta y plantéate las medidas que puedes adoptar. Muchas las conoces, otras tendrás que descubrirlas por ti mismo. Quien sabe si dentro de muchos años los términos con los que abría este articulo se quedan solo en los libros de historia. Convirtamos los desechos en hechos.

¿Soñar? No. Actuar…


Volver a la Portada de Logo Paperblog