Revista Cine

Crítica de "Le Passé" (El pasado)

Publicado el 14 abril 2014 por Danny @danielbermeo


8/10
Después de cuatro años de separación, Ahmad llega a París desde Teherán, a pedido de Marie, su esposa francesa, para proceder a las formalidades de su divorcio. Durante su corta estadía, Ahmad descubre la relación conflictiva que Marie mantiene con su hija, Lucie. Los esfuerzos de Ahmad para intentar mejorar esta relación dejarán al descubierto un secreto del pasado.

Una vez más es puesta en evidencia la capacidad del director iraní para crear con absoluta tensión un dilema familiar y sacar a la luz una intriga in crescendo que solo se detiene llegando al desenlace. El director explora con esmero la conflictiva relación entre una madre y su hija y nos ubica en el lugar del esposo y padrastro, un hombre que ha debido dejar a su esposa e hijastra y regresa para tramitar su divorcio; somos los ojos de él y accedemos a convertirnos en investigadores de manera conjunta para escarbar los orígenes del sonado problema.Es "El pasado" una historia que destila drama real y complejo a grandes rasgos. Un puzzle en el que personajes abandonados a su suerte desfilan por los pasillos de la preocupación y la indecisión sin tener claro el motivo de todo lo que les aqueja. La película maneja claves inteligentes que clavan en nuestra psique y nos hacen asimilar varias cuestiones sobre los sucesos y acciones que se realizan y por miedo a la reacción de nuestros seres más queridos no son desveladas; eso produce una intensa repulsión y un fuerte sentimiento de culpa. Es así. Los personajes llevan en ellos rencor, amargura y ese sentimiento de culpabilidad que es difícil de sobrellevar y tan solo el diálogo consigue vaciar esa copa rebosante de temor. 

Es "El pasado" una historia que analiza la peor encrucijada de una terna familiar cuando sus miembros han perdido cualquier contacto sentimental y la empatía no hace acto de presencia. Farhadi pone de manifiesto unos personajes combativos y que actúan a la defensiva tal como el hombre normal. Su discurso sobre cómo sobreponerse a las relaciones puede haber pecado de excesivo o maniqueo, pero lo cierto es que su pulcra dirección y manejo de la sensibilidad hace que la película jamás roce el sentimentalismo cómodo, sino, aunque quizás lastrado por la falta de emotividad en ciertos momentos, hace que el resultado final sea sobrio, elegante y equilibrado. Mérito es de un guión que consigue sacar lo mejor de sí en una propuesta que desde el inicio pudo rayar en lo sensiblero, pero lo convierto en un drama potente con cierto hálito de intriga bien manejada. Mérito también es de las interpretaciones, de un elenco capaz de matizar sus complejos personajes y darles vida más allá del papel. Berenice Bejo que ya nos sorprendió en "The Artist" consigue aquí una actuación dolorosa, visceral, compleja. Tahan Rahim también matiza de una manera portentosa su personaje, un hombre que se desvive entre el angustioso desenlace de su esposa y el tórrido romance con otra mujer. Y finalmente Ali Mosaffa, quien actúa como mediador en medio de un intransigente conflicto. También destaca Pauline Burlet, una revelación, como una hija con un dilema moral y un doloroso secreto. 
En resumen, una película que aunque menor en comparación a "Una separación" reivindica la calidad de Farhadi como realizador comprometido con la puesta en escena de la familia en los actuales momentos.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas