Revista Cine

Crítica: Manchester by the sea (2016)

Publicado el 20 marzo 2017 por Sergiomadrigal @sergiomadrigal

Bueno, pues después de la friolera de tres meses sin escribir, hoy me vuelvo a poner a los mandos de esta nave para soltar toda la bilis que pueda sobre la tremenda decepción que ha supuesto para mí Manchester by the sea.

La película

Sinopsis

Tal vez sea este uno de los mayores problemas de la película: su historia. A un oscuro y apático Lee Chandler (Casey Affleck) le comunican la noticia de que su hermano ha fallecido y que tiene que volver a su pueblo para hacerse cargo de los preparativos del funeral y de su sobrino, Patrick (Lucas Hedges).

A partir de ahí, la vuelta traerá consigo el recuerdo de una vida pasada, de las sombras tras ella y de los motivos que explican por qué Lee se ha querido alejar del mundo.

Los personajes

La historia orbita casi exclusivamente entorno a la figura de Lee Chandler (Casey Affleck). El gran problema de éste es que su actuación, intuyo que por mandato del director-guionista, es plana hasta la extenuación. Es un personaje sin vida. Su pasado se la ha arrebatado por completo y ahora se dedica a malvivir, a dejar que los días pasen frente al televisor, con una cerveza y comida precocinada. El espectador, en algún momento, puede tener la tímida intención de empatizar con él, de entenderle. Pero se diluye entre escenas eternas de diálogos vacíos y de silencios que no conducen a nada.

El otro gran personaje es Patrick Chandler (Lucas Hedges) que es el que, y por esto habría que darle las gracias, da un poco de vida a la película. Un chaval normal, de pueblo, que ya esperaba la marcha de su padre y que sólo pretende seguir con su vida. Quizá el director pretenda hacernos ver que él es el yang de Lee, la antítesis. Una persona con una vida y con un proyecto de futuro. Lo cierto es que no lo se.

La banda sonora y la fotografía.

Si algo salva del descalabro más absoluto a esta película es su excelente fotografía y su sabia, aunque bastante típica, elección musical. Las secuencias del puerto de la ciudad, lleno de contrastes, con Albinoni de fondo, transmiten la sensación de paz que se puede vivir en cualquier pueblecito costero. Pero son espejismos, oasis en una historia anodina. No le aportan excesivamente mucho al conjunto pero se agradecen.

Los problemas

Viene siendo ya costumbre en eso del cine independiente el intentar vendernos la burra de que es el espectador el que tiene que hacer el esfuerzo. Que lo que se dice y lo que subyace son cosas distintas y el verdadero mensaje está en lo segundo. Manchester by the sea no cuenta absolutamente nada. Así de simple. Tiene un inicio tibio, lento, en el que uno a duras penas se hace a su protagonista. Luego las situaciones van sucediendo sin parecer querer llegar a ningún sitio. Y esto precisamente es lo que me termina por desconectar de la historia: es un canto a la nada.

He leído a mucha gente alabando la capacidad que tiene el director de rescatar las emociones de un hombre roto por las circunstancias, de un moribundo emocional que solo busca alejarse de la sociedad. Podría comprarles el mensaje si no fuera porque Affleck lo mismo da que este reconociendo a su hermano muerto que viendo un partido de hockey, sus facciones son las mismas. Podría aceptarlo si no hubiera tenido que tragarme más de 2 horas de metraje plagado de conversaciones sin sentido ni objetivo.

En definitiva, una obra mediocre, con actuaciones mediocres, que hace que entienda todavía menos el Oscar a mejor actor de Casey Affleck teniendo la soberbia actuación de Mortensen en Captain Fantastic.

Nota: 5/10


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas