Revista Cine

Crónica Sitges 2012: "Spring Breakers" el Scarface de Harmony Korine baila al son de Britney Spears para brindar una memorable traca final a Sitges 2012

Publicado el 13 octubre 2012 por Fimin

cronica-sitges-2012-spring-breakers-el-scarface-de-harmony-korine-baila-al-son-de-britney-spears-para-brindar-una-memorable-traca-final-a-sitges-2012

Lo advertimos a nuestro paso por Venecia. "Spring Brakers" es carne de Sitges y la inmejorable candidata para brindarnos una memorable traca final a la vorágine cinéfila que hemos vivido durante los 10 últimos días. No es para menos, el particular  "Scarface" de Harmony Korine llega envuelto en voluptuosos cuerpos inmersos en un desenfrenado baño de drogas, alcohol y una desbocada estética de videoclip teñida en luces de neón que además tiene el descaro de poner a James Franco al piano interpretando el "Everyday" de Britney Spears. ¿Alguna prueba más para reventar el Auditorio de Sitges con una memorable traca final? Allá van unas cuantas.

¿De qué va?

"Spring Breakers" sigue a cuatro universitarias con ganas de fiesta que deciden atracar un restaurante fast-food para poder financiarse su anual escapada de primavera. La jugada les sale redonda, y comienzan sus vacaciones a lo grande, meneando caderas, sacando tetas y consumiendo todo aquello que se les pone por delante hasta acabar finalmente entre rejas. Un rapper, traficante de drogas y armas, sugerentementa autoapodado Alien, rescata a las chicas  y se las lleva consigo sumergiéndoles en su particular vorágine de crimen y desenfreno.

¿Quién está detrás?

Ha sido acusado de pervertido, enfermo mental y farsante por gran parte de la crítica y sin embargo, admirado por directores como Werner Herzog y por la otra gran parte de la crítica. ¿Algo tendrá, no?.

¿Quién sale?

James Franco es el rey de la fiesta en "Spring Breakers", quien tiene toda la pinta de estar pasándoselo en grande en la que probablemente signifique una de las mejores (y también más bizarras) interpretaciones de su carrera. Y para colmo, lo hace en compañía de sus cuatro despampanantes amazonas en la piel de, atención, Selena Gomez (que no cuanda el pánico, sigue siendo la santa), la propia hija de Harmony, Rachel Korine, y finalmente, Vanessa Hudgens y Ashley Benson (estás si, y nunca mejor dicho, son de armas tomar).  Y de golpe porrazo, el maravilloso mundo Disney queda atrás.

Crónica Sitges 2012:

¿Qué es?

Las posibles referencias que nos vienen a la cabeza van desde "Miami Vice" a "Scarface" pasando por la fiesta de la camiseta mojada del "Piraña" de Aleksandr Aja, un reality de la MTV y un toque de Britney Spears. Todas valen para las "Spring Breakers" de Harmony Korine.

¿Qué ofrece?

Mamoneo a raudales en el mejor sentido de la palabra. Harmony Korine se olvida por un día de los cuerpos deformados, la suciedad, los enfermos mentales y la pobreza de suburbio que tanto caracteriza su obra para pegarse una abrumadora astracanada en el que la fiesta de la teta mojada llega a su cima para tomar el cuerpo de una trangresora odisea noir que carece de mensaje y rebosa diversión a la hora de retratar la nueva y temeraria generacion Youtube en la piel de las protagonistas de "Hannah Montana", "High School Musical" y "A por todas". Y que nadie se confunda, "Spring Breakers" explota al máximo el exhibicionismo pero no así el sexo que todos podríamos augurar, provocando que esta sorprendente contención se eriga en otra de las grandes novedades que el nuevo Harmony Korine nos depara. ¿Más? olvídense del trash y den la bienvenida a un cuidadísimo y vigoroso dispositivo formal cuyo adrenalítico montaje se sustenta en una omnipresente banda sonora en el que el inconfundible toque de Cliff Martínez y el neón que envuelve toda la película puede, incluso, empaparnos en algún momento  con la atmósfera de "Drive" hasta que el agresivo y fracturado dubstep de Skrillex recupera todo el protagonismo, dotándole así de una vida propia que acerca "Spring Breakers" de forma estimulante al voraz mundo del videoclip.

Crónica Sitges 2012:

Pero cuidado, con semejante desmelene, que nadie se imagine un "Project X", ya que a pesar de que entre teta y teta, el primer y segundo acto de "Spring Breakers" se encapsula en el bucle narrativo que tanto distingue los guiones de Korine, su tercer y definitivo acto se sumerge, sin concesión alguna, en las entrañas del cine negro para brindarnos una suerte de homenaje a "Scarface" y "Miami Vice" que nunca acaba de tomarse en serio, pero que tampoco deja de cautivar en ningún momento. Normal tratándose de un enfant terrible como Harmony Korine, que no contento con tener el descaro de poner a James Franco interpretando el "Everyday" de Britney Spears, también tiene el mérito de convertir la escena en la estrella de la película, así como en uno de los grandes momentazos vividos durante el festival. Algo que precisamente, no está al alcance de cualquiera.

Dicho lo visto, no hay otra. "Spring Breakers" es un desbocado divertimento destinado a reventar el Auditorio del Festival de Sitges.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas