Revista Cine

Crónicas Cannes 2011: "Hors Satan" ¿está Bruno Dumont poseído por el diablo?

Publicado el 17 mayo 2011 por Fimin

Bruno Dumont regresaba en Cannes a su tierra prometida. Es la sección Un Certain Regard, allá donde ya se llevara el Gran Premio del Jurado por partida doble con "L'Humanite" y "Flanders". Pues bien, este año lo hacía con "Hors Satan," film que prolonga su personalísima exploración del bien y del mal a través de un extraño personaje que vive aislado en las dunas de la región Pas de Calais donde merodea el demonio. Un demonio que parece haberse apoderado del realizador francés. Tras su pase ayer, decepción generalizada. ¿Destierro?

¿De qué va?

A orillas del Canal de la Mancha, sobre la Costa de Ópalo, cerca de una aldea, de su río y de sus marismas, vive un chico extraño que sobrevive, practica la pesca, reza y hace fuegos. Una chica de una granja se ocupa de él y le alimenta. Pasan tiempo juntos en los vastos paisajes de dunas y bosques, se recogen misteriosamente a orillas de los estanques, allí donde ronda el diablo

¿Quién está detrás?

Al igual que ocurre con Claire Denis o incluso, Mia Hansen-Løve, Bruno Dumont, definido por muchos como el nuevo Bresson por su inconfundible minimalismo, es uno de los principales exponentes del nuevo cine galo que lamentablemente sigue inédito en nuestras salas. Cierto es que en el caso de Dumont, si vio la luz la edición en DVD de "La vida de Jesús" y "L'Humanite" (Avalon) y en el caso de la directora de "Trouble every day," lo hará, por fin, en celuloide, con "White Material" (Golem). En cuanto a la ex-mujer de Assayas, "Le pere de mes enfants" llegaba hace dos semanas a nuestras salas gracias al arrojo de Paco Poch. ¿Luz al final del tunel? Esperemos, así sea.

¿Quién sale?

Como siempre en su cine, actores no profesionales. En este caso ha sido el turno de David Dewaele y Alexandre Lematre

Algo así como

"L'humanite" + "El Diablo, probablemente"

La prensa ha dicho

E. Rodríguez Marchante parece no comulgar con la particular visión del cine del realizador Galo y no tiene piedad escribiendo  en ABC que "Dumont es también como Malick, pero sin apenas motivo, de esos que miran al mundo y lo entienden todo. En esta ocasión consigue hacer una película de casi dos horas con solo cinco momentos (de un minuto o poco más) de interés acompañados por enormes balas de paja seca empaquetada. Con la vulgar pamema del bien y el mal, con unos personajes fraudulentos, adorna de vacío una historia que es absurda hasta que se convierte, al final, en ridícula con un «milagro» que haría desternillarse a Dreyer. Los eternos paseos de aquí a allá y su pretencioso seguimiento del protagonista, al cual convierte en San Capricho, permiten, eso sí, empaparse de los bonitos paisajes y darse cuenta de que es más difícil hacer una película que explicarla en un pressbook."

En el equipo Cahiers, también, división de opinones: Eulalia Iglesias le da un 8, Carlos Reviriego un 8.5. Por su parte, Jaime Pena le otorga un 4.5 y Carlos Heredero un 3.

En cuanto a la prensa internacional, también, decepción:

Kevin Jagernauth critica irónicamente "Hors Satan" en The Playlist como una película "diabólicamente tediosa y pretenciosa" añadiendo que "su esfuerzo por crear algo profundo parece inmaduro en el mejor de los casos."

Kirk Honeycutt la sentencia en The Hollywood Reporter afirmando que "Hors Satan es la película de un egoista, un director que solemnemente cree que todo principio estilístico, todo ángulo de cámara forzada, todo tratamiento monosilábico o despreocupado encogimiento de un actor tiene un gran significado para su audiencia."

Sin embargo...

VEREDICTO

Nos lo da Rob Nelson en Variety confirmando que "Hors Satan dejará cantidad de críticos rascándose la cabeza, con muchos de ellos pensando que el verdadero demonio es el propio director. Loca, pretenciosa, hipnótica y trascedente en la misma medida, el estudio minimalista de Dumont contiene únicamente una docena de eventos dramáticos, pero todos ellos transmiten, de forma indeleble, el talento del director para provocar que lo mínimo aprazca a momentos, incluso, religiosos."

Domenico La Porta se suma a la causa en Cineuropa concluyendo acertadamente que "Hors Satan no es una película fácil. Hace reflexionar al espectador durante y después de su proyección, pero Bruno Dumont insiste: “no soy yo quien debe explicar el mensaje”. En consecuencia, Hors Satan nos llega en su estado bruto, igual que el modo en que la naturaleza fue entregada a los primeros hombres para que la integren en su historia. Es una obra que utiliza hábilmente el lenguaje de la elipsis, que confía en el espectador y pide su interpretación."

En definitiva, así es el cine de Dumont, un (gran) cine de gestos mínimos destinado a minorías. Lo suyo no es la mayoría, lo nuestro, tampoco.


 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas