Revista Decoración

Decálogo del perfecto comentarista.

Por Paula Lesina @Ladesmesurada
Decálogo del perfecto comentarista.
Por lo visto, esta semana afloró mi pasión por las listas. Lista de "DIY pendientes", lista de proyectos y finalmente, esta lista sobre las diez cualidades del "perfecto comentarista". Realizo una aclaración inicial. Si bien el decálogo está pensado para que tengas herramientas básicas que te ayuden a realizar comentarios productivos y enriquecedores -y en ese sentido circunscrito al universo Blogger- es también una guía para todas aquellas personas que sienten una dificultad inherente a su carácter en el momento de entablar una conversación. Especialmente una conversación informal. El bloqueo no está en el soporte del comentario, claramente. En general suelen ser personas muy responsables y serias, conscientes del valor de la palabra y consecuentemente parcas en su uso. Este laconismo, puede ser una limitación en su vida social y profesional, porque tienen la misma dificultad para expresar sentimientos que para  entablar un diálogo casual con un cliente o un jefe. Este es un post patrocinado. Anticipa la serie de temas nuevos que seleccioné para el mes de julio y agosto (y de los que te cuento el próximo miércoles), dedicados a una de las personas que más quiero: mi hermano Nicolás, tan honesto en acciones como parco en palabras. Comprenderán que patrocina esta publicación  la culpa filial...porque en ocasiones, siento que me las quedé todas yo...

Son comentarios no commodities.


Sé que tendrás la impresión de estar frente a una entrada, por lo menos, extraña. Una mixtura bizarra del mundo off-line con el on-line y las estrategias orales con las escritas. Sin embargo, realmente creo que en la base del asunto de los comentarios blogueros se huele un bloqueo comunicacional extendido a todos los mundos posibles. Bloqueo presente en quien comenta pero también en quien postea. Sí. También en quien postea. A hacernos cargo de nuestra propia responsabilidad en el asunto. 

No sos vos, soy yo.


Me hago cargo de mi responsabilidad. En ocasiones me dejan comentarios generales y de escaso compromiso porque mis artículos son demasiado extensos para las expectativas de un lector  online promedio. Por otra parte, tengo un estilo barroco e irónico. Lo cual se traduce fácilmente en: ocasionalmente, en especial para aquellas personas menos permeables al sarcasmo, es difícil distinguir cuando estoy "hablando en serio".  Como comprenderán es una dificultad que también estaría presente en el mundo off-line si no me asistiera la gestualidad. Y a veces, ni aún así. El sarcasmo es una estrategia y dejo por aquí el tema porque tengo la impresión de estar escribiendo un post para Intensional.  En otras ocasiones, la piedra de toque radica precisamente en la parquedad expresiva. Personas tan poco expresivas -o tan vidriosas- en sus textos que no abren la posibilidad al comentario sincero del lector. En un universo de blogueo por la visibilidad, sabiendo que comentar es esencial para adquirir presencia en Google, se puede tomar diferentes posturas frente a esta situación. Ejemplifiquemos...

El ejemplo de rigor.


Acabás de leer un post neutro. Sin rasgos de estilo particular, con fotos mediocres (no son horribles pero tampoco son impresionantes) y un texto breve de tono oficial. Terminaste la lectura con la sensación de haber perdido el tiempo pero tenés la duda sobre cuál es el propósito del autor. No sabés si escribe así porque su naturaleza lingüística es ésta o porque escribió por cumplir con la "fecha editorial". Entonces:
a- No comentás.b- Dejás un comentario genérico. c- Buscás la solución creativa.
Y siguiendo con el figurado tono de revista femenina en sala de espera... 
a- Si sentís que estás frente a un post "de compromiso" te aconsejaría no comentar. Reitero lo que dije en el post anterior sobre los vicios del comentar, no existe una necesidad perentoria de inscribirte en el casillero de los comentarios. Y si vas a hacerlo, que sea de forma creativa. 
b- Ahora, pasemos a una segunda suposición. De pronto sabés que el estilo de quien publica es precisamente parco y neutro. Entonces, sí querés dejar tu opinión. Veamos... Desde ya,  desterrá de tu repertorio los enunciados del estilo "gran post" o  "buenas fotos" porque si bien son halagos, no suenan a nada para quien los recibe. Es más, de alguna manera te conducen en un viaje al pasado. Como volver al colegio, cuando te escribían "Puede y debe rendir más". Salvando la escasa imaginación verbal de las reuniones docentes, entendés cuál es el punto. 

Son comentarios no commodities. 


No es una materia prima básica y generalizada. Tiene que ser un reflejo del post que leíste y de tu perfil como blogger. Quienes aconsejan comentar para ganar visibilidad, nunca te dicen cómo hacerlo. ¿Te pusiste a pensar qué sentido tiene dejar en todos los blogs que leés el mismo tipo de comentario insulso? No soy una experta en marketing pero creéme, si eso te ayuda a ganar visibilidad no es precisamente la que estás buscando. Los lectores no solo leen el post, leen los comentarios y si tu presencia se limita a un repertorio de frases hechas y lugares comunes...tu imagen se desdibuja. Sos el comentario en el cual nunca repararon. O peor,  te transformás en "pero éste siempre escribe lo mismo".  ¿Verdad que no era eso lo que querías? Ok, asumida la falta, mientras te dure la anagnórisis, pasemos al punto c de nuestra figurada encuesta.

El punto C


Ponete creativ@. Si la creatividad es un punto débil en tu existencia, te recomiendo unirte al Proyecto Intensional, la comunidad de las que ya pasamos los treinta y descubrimos que queremos emprender creativamente. Y antes de que pienses que es una especie de auto-bombo comercial, es una comunidad gratis y yo no funciono como gurú, soy tan participante como la que más. Es más, ojalá el proyecto esté ayudando tanto a otras como me está ayudando a mí,  Superados los anuncios parroquiales te dejo una lista de diez puntos que deberías considerar antes de cada comentario:

Decálogo del perfecto comentarista.


1- Leé el post. A conciencia. Sin lecturas transversales. Pasate al lado del blogueo hedonista y disfrutá de los blogs que elegís leer. No leas por compromiso. No comentes por compromiso porque vas a tener un blog de compromisos. Eso no es un blog, es un trabajo de oficina. 
2- Buscá la riqueza del post. El consejo, el aprendizaje o simplemente el entretenimiento que te proporciona. Antes de arrojarte a la escritura del comentario, reflexioná diez segundos cómo te hizo sentir lo que leíste.
3- Valorá lo positivo. Todo post tiene su costado positivo. Eso no significa que tengas que comentarlos todos, sino que en el caso tener la voluntad de comentar, seguramente podés encontrar la forma de conectarte con el ser humano que escribió.
4- Conectate con el escritor no con el post.  Ahora que leíste y valoraste lo positivo, te la complico porque soy una tipa jodida: la escritura es un producto y lo que realmente importa, está detrás de la máscara de las palabras. La próxima vez que leas un post pensá en quién lo escribe y por qué. Dale valor al tiempo que invirtió escribiendo. Leélo entre-líneas; esos detalles de su vida personal que apenas se ven entre tanta letra y enfocate en eso. 
5- Comentá. Qué noticia. Si sobre eso se trata el post...Bueno. De eso se trata. Comentar es dejar una huella personal. Comentar es pronunciarte con un juicio o una opinión cargada de significado. "Buenísimo tu post. Seguime que te sigo" no es un comentario, es una muestra auto-referencial de interés en tu blog. Si  el único interés que te mueve es tu blog, al único que le va interesar tu blog es a vos. 

6- Elegí dos o tres tópicos importantes del post. No intentes abarcar todos los temas cubiertos en el post. Seleccioná una serie de ítems, con los que te sientas más identificado o con los que discrepes más fervientemente, para centrarte en ellos. No necesitás demostrar que leíste la totalidad del artículo. No es un examen.
7- Discrepá. No estar de acuerdo es una posibilidad. Personalmente, valoro los comentarios que me muestran otra perspectiva del tema tratado o que me aportan una mirada desde otro lugar que no es el que yo elegí para escribir. Discrepar no significa negar el valor del post sino evidenciar que la riqueza está en la diversidad.
8- Empatizá. En mi otro blog, K se disculpaba por extenderse en reflexiones sobre su vida personal. En el caso de que mi opinión sea válida, creo que no existe otra forma de comentar que desde las personas que somos. Con nuestra historia a cuestas. De hecho, si podés hacer ese tipo de comentario aséptico es porque no estás leyendo La Desmesurada, estás leyendo un blog de marketing empresarial o de física cuántica. De hecho, estoy segura que puedo encontrarle el lado personal a la física cuántica, dame el post y cinco minutos para comentar.
9- No edites el pensamiento. Los comentarios no tienen que tener la perfección narrativa de una novela candidata al Nobel. Si te limitás pensando que lo que escribís es una tontería, u otro tipo de condicionamiento más elegante, entonces terminás escribiendo "gran post".

10- Divertite. Usá el humor, la anécdota personal, el ejemplo simple, aportá tu valor personal. Sumá contenido al post con información adicional, Estoy convencida de que la generosidad garpa. No en efectivo pero sí en satisfacción personal. Sorry, cuando sepa cómo ganar efectivo te aviso...
En definitiva, hacé todas esas cosas que ya sabías que podés hacer pero no mencioné en este decálogo. Tener un blog es un acto comunicativo y comentar es la forma de iniciar el diálogo que consolida la comunicación. Los monólogos para el arte dramático. En Blogger, todo el diálogo que puedas. No me despido sin mencionarte que, sustituyendo las palabras "post", "escritor" y "lector" por sus correlatos en la oralidad, estos consejos son válidos para quienes sufren de pánico cuando tienen que enfrentar una conversación de ascensor, conversar con la peluquera o con la señora charlatana que te acompaña en tus tres horas de viaje en el transporte público... Obviamente, espero tus discrepancias, porque de eso se trata, ¿no?

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :