Revista Cine

Django Unchained, la nota discordante

Publicado el 07 febrero 2013 por Gine @Gine_1414
Django Unchained, la nota discordante
Soy la nota discordante, parece que Tarantino cada vez más consigue aunar buenas críticas tanto a seguidores del cine de culto, como seguidores del cine más comercial. Y es que tanto seguidores del cine como espectadores ocasionales suelen disfrutar de las películas del bueno de Quentin. Incluso como en el caso que nos ocupa se trata de un western, género bastante minoritario.

Django Unchained nos cuenta la historia de Django un esclavo negro durante la época esclavista de Estados Unidos, tres años antes de empezar la guerra de secesión, que con la ayuda de un dentista/cazarrecompenzas alemán, el dr. King Shultz decide buscar a su mujer de la que se vio obligado a separarse cuando su propietario los vendió a amos diferentes. Para recuperarla tendrá que ir a Candyland dónde Calvin Candie se divierte con la lucha de esclavos hasta la muerte mientras desconoce que tiene a la mujer de Django en su servicio.

Django Unchained, la nota discordante Nunca había ido a ver una película de Tarantino en el cine. Los que me conocen sabrán que aunque es un director que valoro, sobre todo sus diálogos y su elección de banda sonora, me parece un tipo que cogió fama y está viviendo de esto haciendo una y otra vez la misma película cambiando su contexto. En esta ocasión el contexto era un western. Me considero una seguidora de todo tipo de western, ya sea crepuscular, spaghetti o clásico americano. Parecía probable que me enamorara de esta película, pero una vez más mis expectativas han jugado conmigo.

El film empieza genial. Homenaje a la película original de Django, una presentación de personajes impecables; y un dr. King Shultz que coge todo el protagonismo. Poco a poco la película se va convirtiendo en una eterna odisea, llena de aventuras entre macabras e hilarantes con un humor negro marca de la casa, hasta llegar a su summun con la llegada a la mansión de Candyland donde les espera un personaje como Calvin Candie. A partir de ahí, la película funciona a fogonazos. Es complicado hacer una película de más de dos horas con un ritmo ágil que no decaiga en ningún momento y en esta ocasión Tarantino no lo consigue. El film se hace largo, y le sobra la última media hora que no es más que alargar un final inevitable innecesariamente.

Django Unchained, la nota discordante
Sobre las referencias, como siempre en una película de Tarantino son muchas y es uno de los juegos más gratificantes que supone el visionado de sus films. Pero lo cierto es que quizás por las expectativas esperaba ver aquí un gran homenaje al western que según sus propias declaraciones tanto ama. Y la triste realidad ha sido ver 4 zooms in rápido y cierta tendencia a planos muy cerrados. Pero ni el tempo, ni el tratamiento de la trama y los personajes tienen nada que ver con esa esencia western de la que carece totalmente el film. Incluso la banda sonora que era una oportunidad única para ese homenaje y para darle su toque la echa a perder con unas canciones que parecen escogidas completamente al azar y la mayoría de las cuales provoca un cortocircuito entre lo que estás viendo y lo que estas escuchando. Sí, no es otra de las moderneces de Tarantino por las que está tan bien considerado, pero a mí particularmente me alejan totalmente, y en lugar de centrarme en la película no puedo evitar preguntarme ¿Por qué esta música ahora mismo? Se salvan de la quema Ancora qui de Morricone y las piezas instrumentales que vuelven a ser pistas de diferentes westerns.
Django Unchained, la nota discordante
Interpretativamente tenemos por un lado a Jaime Foxx que interpreta a Django de forma correcta, pero le falta fuerza y carisma para ser el verdadero protagonista; y por otro lado a Christoph Waltz (interpretando a dr. King Shultz), Leo DiCaprio (interpretando a Calvin Candie) y Samuel L. Jackson (interpretando a Stephen) que hacen de la película un espectáculo. Con personajes grotescos, extravagantes, caricaturescos y con diálogos negrísimos consiguen crear la atmósfera tarantinesca adecuada y un disfrute sano y divertido cada vez que abren la boca.Por último Kerry Washington interpreta a la princesa de la película Broomhilda.

Como conclusión Django es una película que ha conseguido que los amantes del cine de Tarantino que cada vez son más y más, le gusten los westerns. Pero que a mí como amante de los westerns me ha dejado vacía. Una película entretenida, que a pesar de su metraje y un final alargado no se hace demasiado lenta ni pesada. Pero que siempre me quedará la sensación que se podría conseguir algo más y algo mejor.

Nota: 6/10

Django Unchained, la nota discordante

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista