Revista Psicología

El bipolar: dos polos demasiado opuestos

Por Somospsico

El bipolar: dos polos demasiado opuestosHoy es el día. Me encuentro eufórico, y estoy seguro de que debo invertir en este negocio. Sólo tengo que estudiar el mejor plan, pero seguro que lo lograré. Esta noche no me hace falta dormir, ¡me sobra energía!, así que manos a la obra. Sólo me falta un paso para ser reconocido a nivel mundial...

Estas palabras bien podrían ser propias de una persona que padece de trastorno bipolar. Seguramente, esa "energía" de la que parece hacer gala el narrador, pronto terminará por agotarse, dando paso a la otra cara de la moneda: la tristeza y el abatimiento.

En el trastorno bipolar (por muchos confundido con la personalidad múltiple), la persona muestra un estado de ánimo elevado, casi grandioso. En ese momento el individuo se siente capaz de cualquier cosa, iniciando proyectos exageradamente desproporcionados e incurriendo en actividades muy arriesgadas. No son extraños, por tanto, síntomas como la sensación subjetiva de bienestar, el pensamiento acelerado y la aparente disminución de la necesidad de sueño.

Si nos detuviésemos aquí, habríamos definido el denominado episodio maníaco, una de las dos partes del trastorno. Sin embargo, dado que la enorme mayoría de personas que lo experimentan suelen alternarlo con períodos de falta de energía, estado de ánimo depresivo y disminución del interés por las cosas (síntomas propios del episodio depresivo), es entonces cuando hablaríamos del trastorno bipolar.

Como consecuencia de esta montaña rusa de las emociones (tal y como es conocido), la persona llega a sufrir verdaderos cambios en su forma de relacionarse con el mundo. Baste decir que este problema es uno de los que cuenta con un mayor número de suicidios entre sus datos.

SomosPsico - Blog de Psicologia


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista