Revista Cocina

El Celler del Nou Priorat, un lugar para perder el tiempo.

Por Baco Y Boca @BacoyBoca

El Celler del Nou Priorat, por respetar, ha respetado hasta el local que antes albergaba un colmado. Ese mismo respeto se extiende a todos los aspectos de su actividad para demostrar ese orgullo por lo nuestro, por el artesano, por el producto y por los vinos. La mejor forma es abrir las puertas de este gastro bar en el barrio de Sants y así ofrecer esta honestidad propia y ajena encontrada en sus proveedores mediante las elaboraciones y los vinos que sirven al comensal.

En el Celler del Nou Priorat buscan algo más que presentar un buen producto en el plato o un buen vino en la copa. Está claro que esta parte es imprescindible, pero no se trata solo de eso. Se trata también de la gente que hay detrás, de las historias humanas que habitualmente comportan mucha implicación, muchas horas de trabajo y mucho esfuerzo que necesitan de un único combustible: la pasión. Creen en ellos, en esos artesanos como los elaboradores de los embutidos de Cal Tomàs, de l'Antiga Casa Jaume o de los quesos de Espinelves, la Cerdanya y Pallars Sobirà. Y también en aquellas bodegas que nutren su carta de vinos.

El Celler del Nou Priorat, un lugar para perder el tiempo.

Podríamos definirlo como un gastro bar, aunque no les gusta encasillarse. Simplemente se presentan como gente sencilla que ha arrancado un proyecto que les rondaba por la cabeza desde hacía tiempo.

Encontrado el local que les venía como anillo al dedo, empiezan esta aventura para enseñar su país. Les gusta donde están y la gente que arriesga y que sale de su forma de confort, porque se identifican con ellos. Quieren lucir el producto y darlo a conocer al máximo de gente posible. Por eso, no solo es posible poder degustar allí todo lo que ofrecen, sino también llevárselo a casa. Incluso las botellas las tienen a precio de bodega, al que añaden el descorche en caso de tomarlas en el local.

Las personas, los proyectos, los productos de proximidad y ecológicos son el hilo conductor que para ellos puede provocar un cambio. Cada uno de nosotros tiene una pequeña misión individual que genera un movimiento mínimo; pero muchos movimientos individuales pueden iniciar cierta corriente que cambie el consumo y la valoración de las cosas. Los pequeños gestos a favor del comercio justo, decantarse por el producto "feo" con el que los pageses hacen mermeladas porque no se venden o la admiración por las bodegas que experimentan con las técnicas más respetuosas con el medio ambiente son algunos ejemplos de lo que les motiva.

El Celler del Nou Priorat, un lugar para perder el tiempo.

Generar toda una parroquia que comulgue con estos valores es la finalidad de El Celler del Nou Priorat para así poder predicar los pequeños proyectos y convertirse en un lugar donde concentrar todos los esfuerzos que las personas plasman en sus productos. El método para conseguir su objetivo no se limitará solo a servir y promocionar con la venta o consumo directo de todo aquello en lo que ellos creen, sino también en realizar actividades para que el público participe y conozca de primera mano el trabajo que hay detrás de las elaboraciones.

El Celler del Nou Priorat, un lugar para perder el tiempo.

La carta de El Celler del Nou Priorat es pequeña, aunque es innegable que es un negocio de restauración, reducen al mínimo para poder ofrecer poco pero hacerlo muy bien. Hay algunos clásicos que estarán siempre presentes y otros que irán rotando como ensaladilla rusa, huevos rotos con patatas butifarra negra o lomo de bacalao con sanfaina y romesco; y otros platos a los que se les dotará de algún toque diferente como el roast beef eco de Cal Tomas con puré de berenjena a la brasa, canelones de setas y carne o patatas de Olot con reducción de vino rancio de la Terra Alta.

La hora del vermut es ideal para visitarlo durante el fin de semana, aunque entre semana serán las tardes las grandes protagonistas que estarán copadas de actividades relacionadas con el mundo del vino, del maridaje y de las degustaciones. Algunas de ellas, dedicadas al vermut, otras, por ejemplo, a maridajes con quesos artesanales. Sus "Brunch and Vermut tastings" nos sorprenderán, con carnes maduradas, pastramis o ahumados al más estilo neoyorkino.

El Celler del Nou Priorat es un lugar de encuentro para todos aquellos que aprecien y tengan ganas de aprender más sobre qué se produce en Catalunya, sobre cómo se hace y sobre quién lo hace. Como ellos mismos dicen "Un lugar para ir a perder el tiempo...."

El Celler del Nou Priorat, un lugar para perder el tiempo.

Algunas de las que se llevarán a cabo los próximos días son:

Jueves 15 de febrero a las 19:30:Vinos de ánfora con Josep Mitjans de Loxarel


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista