Revista Cine

El sentido y la sensibilidad de Hirokazu Kore-eda

Publicado el 05 agosto 2013 por Fimin

el-sentido-y-la-sensibilidad-de-hirokazu-kore-eda

La conmovedora historia de un hombre que debe enfrentarse a sí mismo cuando se encuentra con la primera verdadera dificultad de su vida, es el punto de partida de una nueva muestra del sensible, tierno, delicado y en definitiva, inconfundible cine de Hirokazu Kore-eda. Tras llevarse el Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes, llega a nuestros ojos el primer tráiler de "Like Father, Like Son". En España la veremos gracias a Golem...¿con premiere en San Sebastián? 

 

¿De qué va?

Dos matrimonios reciben la noticia de que 6 años atrás, el hospital intercambió sus hijos por error...¿y ahora qué?

¿Quién está detrás?

Uno de los grandes del cine oriental contemporáneo, el responsable de dos de las mejores obras que la cinematografía asiática nos ha brindado los últimos 20 años, y por descontado, una de las principales estrellas de filmin. Él es el director de "Nadie Sabe", "Still Walking" o "Kiseki".

¿Quién sale?

Masaharu Fukuyama presenta su firme candidatura al Mejor Actor.

¿Qué es?

Marca de la casa, o lo que es lo mismo, una entrañable, sensible y conmovedora mirada solo al alcance de Hirokazu Kore-eda.

¿Qué ofrece?

Si por algo se distingue el cine de Hirokazu Kore-eda es por su tacto, su entrañable sentido y absoluta sensibilidad, para diseccionar los conflictos de la vida familiar partiendo desde la mirada infantil. Una patente de la que hace gala a lo largo de su excelente obra, y que vuelve a repetir en "Like Father, Like Son", incidiendo una vez más en el protagonismo infantil, aunque no bajo su mirada. En este caso, lo hacemos bajo el prisma de un arquitecto obsesionado por el éxito profesional que de repente se entera de que el niño que crió no es el suyo y que su hijo biológico ha crecido en una familia mucho más modesta. Un conflicto que supone el punto de partida para ahondar, no tanto en la lucha de clases, como en la educación que éstas condicionan. La ternura, la cercanía, la presencia y el constante cariño del 'pobre' choca con la rigidez, la ausencia, exigencia y frialdad educacional del 'rico'. Lo que parece tan obvio punto de partida en manos de cualquier director que se tercie, resulta extremadamente sutil, entrañablemente delicado y honestamente conmovedor en manos del director de "Kiseki". Es su 'marca de la casa'.

Nota: 7 / 10


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas