Revista Cocina

Guiso de rabo de toro

Por Carmina @Carminaenlacoci

Guiso de rabo de toro

El Guiso de rabo de toro es un plato contundente y suculento, que si bien es típico de la gastronomía española, en cada región tienen su secreto.

Para mí, el secreto está en el vino, que debe ser de calidad, y en la tranquilidad del fuego lento, dejando que la carne se haga «a su amor»

Tanto si es con vino blanco o tinto, debe ser un vino del que disfrutes tomando una copa. Si no es así, mejor que no lo se lo pongas. Prueba con un amontillado y tendrás el famoso Guiso de rabo de toro cordobés.

Guiso rabo toro

Las aromáticas también son importantes. A mí me gustan los guisos con olor a campo: tomillo, romero, laurel… y por eso me gustan las hierbas en rama, como las de Andunatura.

Esta empresa recolecta sus hierbas aromáticas en los Parques Naturales de la provincia de Jaén, por lo que son totalmente ecológicas. No he encontrado unas hierbas con un aroma tan intenso como éstas. Y lo digo desde el convencimiento, porque aunque no lo creas, esta receta no lleva patrocinio alguno.

Como todos los guisos, el reposo hace que se integren e intensifiquen los sabores, por eso procuro hacerlo el día antes de comerlo, o bien ponerlo muy temprano y que repose un par de horas.

Lo que sí te advierto es que vas a rebañar el plato. Ve preparando pan porque la salsa te va a obligar a mojar pan hasta que acabes con el plato reluciente.

¿Nos ponemos manos a la obra?

Guiso de rabo de toro

Cómo hacer el rabo de toro, paso a paso

Ingredientes para cuatro personas:

  • 10 ó 12 trozos de rabo de toro o ternera
  • 6 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 250 ml de vino tinto de buena calidad
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra, a ser posible picual o cornicabra
  • sal, pimienta
  • Tomillo en rama y laurel

Guiso de rabo de toro

Preparación:

Picamos finamente la cebolla.

Majamos el ajo o lo cortamos muy fino.

Pelamos y cortamos en rodajas finas la zanahoria.

En la olla con el aceite de oliva virgen extra, marcamos a fuego fuerte los trozos de rabo para sellarlos, reservando una vez hecho ésto.

En ese mismo aceite, sofreímos la cebolla con un poco de sal para que sude, y cuando esté transparente, incorporamos el ajo y la zanahoria.

Una vez pochado, ponemos los trozos de rabo y añadimos el vino tinto.

Salpimentamos y le ponemos el tomillo, dejando reducir para que se evapore el alcohol.

Cubrimos con agua, y cuando comience a hervir, bajamos el fuego y tapamos. Dejamos cocer unas 2 horas, hasta que veamos que la carne está tierna, y añadiendo agua si se quedara muy seco.

Cuando la carne esté tierna, apagamos el fuego y dejamos reposar un rato. Prueba a dejarlo de un día para otro, porque gana muchísimo sabor.

Si te gusta la salsa ligada, puedes sacar la carne y triturarla, pero a mí me gusta más así.

Servimos acompañado como más nos guste: patatas fritas o verduras salteadas. ¡Pero siempre con mucho pan!

Guiso de rabo de toro

Si te ha gustado este Guiso de rabo de toro, seguro que te encantan las Carrilleras guisadas de mi abuela Carmen, o en salsa de Oporto, y el Conejo al ajillo o la Gallina en pepitoria  que mi madre me enseñó. ¡Todos con unas salsas muy mojeteables! ¡QUE APROVECHE!

Twittear

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas