Revista Economía

Ibn Jaldún economista árabe

Publicado el 15 junio 2015 por Emarblanc

Ibn Jaldún Precursor de la ciencia histórica 

ibn jaldun
En 1982, Ronald Reagan, por entonces presidente de Estados Unidos, citó en un discurso a un árabe llamado Ibn Jaldún "para justificar su política económica, basada en la llamada economía de oferta", según recuerda el prestigioso economista español Fabián Estapé, en su libro Ibn Jaldún o el Precursor.
¿Un árabe? Y no precisamente contemporáneo porque las teorías de Jaldún proceden ¡del siglo XIV! Este fascinante erudito sostenía entonces que un sistema de libre competencia era la base de la estabilidad.
Estamos ante uno de los hombres más brillantes de todos los tiempos, pues propuso una elaborada teoría de la Historia. Para Jaldún, las civilizaciones decaen por culpa de la riqueza. Los pueblos nómadas y valientes se apoderan de las ciudades, pero cuando se convierten en sedentarios, se debilitan, quedando a merced de nuevos invasores.
Su aportación Analiza los conceptos económicos de población, precio, beneficio, lujo y formación de capital y establece su interrelación. Aboga por un sistema de libre competencia y condena toda intervención del sultán en las actividades agrícolas y comerciales del pueblo. 

También conocido como Abenjaldún, nació en Túnez en 1332, y provenía de una noble familia que había participado en la ocupación de la Península Ibérica. Dedicó su vida al estudio del Corán, la Lingüística y la Filosofía, entre otras disciplinas.
Su vida fue una aventura constante, unas veces perseguido, y otras, admirado. Pasó largas temporadas en Sevilla y Granada, convirtiéndose en señor de la alquería de Elvira. Vivió como asesor y ministro de los emires de Marruecos y de Al-Andalus hasta que, hastiado de la política, se estableció en un castillo de Argelia para dedicarse a la Historia. Murió en El Cairo en 1406.
Su principal obra es Al-Muqaddimah (no pudo imprimirse por primera vez hasta 1850), y no sólo incluye la historia del Magreb, sino la de los asirios, hebreos, griegos y romanos. En tiempos en que la religión y los prejuicios inundaban todos los saberes, Jaldún proponía que "el historiador debe conocer los principios del arte de gobernar, el carácter de los acontecimientos, las diversidades de las naciones, la naturaleza geográfica y las épocas en lo que se refiere a costumbres, conducta, opiniones, sentimientos religiosos y todas las circunstancias que influyen en la sociedad humana y su evolución".
Además, establece los principales problemas económicos de Al-Andalus. El aumento de precios de aquella época "se debe a que los cristianos, para ocupar las mejores tierras, han empujado a los musulmanes hacia las costas y las regiones escarpadas, donde la tierra es pobre para el cultivo de cereales". Por ello, en un intento de mejorar el rendimiento de la tierra, los musulmanes tuvieron que hacer un gran gasto en materiales y mano de obra y Al-Andalus se convirtió en una región muy cara. Opina que el Estado, al necesitar cada vez mayores medios, aumenta los impuestos y cuando esto no le basta, confisca propiedades. Entonces se produce la desintegración de la civilización urbana.
En los años ochenta, se redescubrió al genio árabe en la Facultad de Ciencias Económicas de Málaga, donde se le citaba como precursor de la economía. Hoy, Abenjaldún es uno de los autores árabes más estudiados del mundo.

Defensores y detractores


Aunque Jaldún no tuvo ningún predecesor o sucesor, Averroes (Ibn Rusd),en el siglo Xll,fue otro de los autores árabes que aportó gran conocimiento a la ciencia económica."Pero Jaldún, un pensador muy original, no tuvo seguidores ni suscitó controversias afirma Marjorie Grice-Hutchinson. Sus ideas cayeron en el olvido durante muchos siglos.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas