Revista Salud y Bienestar

Jugar a las tabas

Por Remediando @remediando
Éramos niños, no teníamos internet ni video, pasábamos la mayor parte del tiempo, después del cole, en la calle. Nuestros juegos eran de compañía, cuantos mas éramos mejor, el juego era más interesante, todos los niños juntos y de diferentes edades. Igual para un pueblo que para una calle de barrio de ciudad...
Tabas, tejo, canicas, salten, jugar a matar (en el que el arma era un balón y te mataba si te tocaba; el nombre cuando éramos niños no tenía el horror de ahora), jugar a un dos tres pica pared, a la comba, al escondite, al pilla, pilla....
El juego de las tabas, como jugar a las canicas, es un juego con siglos de antigüedad, está basado en un juego que las mujeres practicaban en la antigua Grecia con cinco piedrecitas o astrágalos (huesos cortos de la parte del tarso) de cordero. Al cabo de los años, nos volvemos otra vez niños y... ¡vamos a jugar!
Jugar a las tabas
Después de echar a suertes quien empieza, se esparcen las tabas por el suelo y nos turnamos para jugar. Botando la pelotita, el juego consiste en recoger las tabas del suelo. Empezamos con una y acabamos con cinco, o más si se juega con más.
Hay muchas versiones del juego de las tabas, pero en la mayoría, solo se puede emplear una mano para botar la pelota y recoger las tabas, aunque a menudo se dejan en la otra mano, o sobre su dorso, conforme se recogen.
Si no recogemos las tabas o la cantidad es incorrecta, o si la pelota bota más de una vez o se aleja rodando o cometemos algún otro error, dejamos de jugar y le toca a nuestro oponente. Si este se equivoca, volvemos a jugar y empezamos con la cantidad que teníamos cuando hemos fallado la primera vez.
Fallamos en las tabas si:
- No cogemos la pelota.
- Las tabas o la pelota se caen de la mano.
- Si recogemos un número equivocado de tabas.
- Tocamos otras tabas.
- Cogemos la pelota antes o después de lo debido.
- Utilizamos ambas manos o la que no toca.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog