Revista Arte

La joven de la perla, no tiene perla

Por Cesarbbaa

vermeer-la-joven-de-la-perla-noticias-totenart

La Mona Lisa del Norte, la Muchacha con turbante La joven de la perla son algunos nombres que recibe una de las obras más conocidas de Johannes Vermeer.

La obra de óleo sobre tela fue pintada sobre 1666, pertenece a la corriente del Barroco, aunque ha sabido encajar en casi todas las épocas desde entonces. Tanto es así que muchos artistas se han atrevido a “adulterar” el cuadro añadiendo una figurada parte de abajo con ropas de todo tipo, que bien seguro no se asemejarían a las que llevaba la modelo de Vermeer.

la-joven-de-la-perla-noticias-totenart

El cuadro vive actualmente en la pared del Mauritshuis en La Haya. Durante muchos años ha pasado casi desapercibida por ser un tronie más. Un tronie  es un retrato que no intenta asemejarse a nadie en concreto si no servir para publicitar las habilidades creativas y expresivas de su autor. Pero en su última restauración, en 1994, se han logrado recuperar matices y colores originales que han destapado muchas intrigas al respecto.

Su boca entreabierta, el brillo de sus ojos, la perspectiva desde la que es retratada en pleno siglo XVII han despertado mucho interés sobre quién es la joven o qué hay de especial en ella. El mismo interés que ha suscitado desde siempre La Gioconda.

Pero lo que jamás había sido signo de duda era su pendiente. Hasta la fecha se le conoce como La joven de la perla pero según los últimos estudios tal vez debiera ser La joven del pendiente de plata.  Según ha publicado recientemente un estudio de Vicent Icke, el material pudiera ser plata, estaño o cristal veneciano, para tales conclusiones se ha basado en la silueta que se dibuja en la parte oscura del pendiente. Si hubiera pintado algo similar a una perla, en estas zonas no habría ningún tipo de reflejo, pero sí lo hay.

Aunque se haya llegado a esta conclusión recientemente, la hipótesis fue lanzada hace 10 años por la galería que expone permanentemente la obra, que valoró que una perla natural (no cultivada) de la época era tremendamente difícil que tuviera ese tamaño. Y más si tenemos en cuenta que para hacer pendientes se necesitarían por lo menos dos perlas de esa magnitud. Por no hablar de que si éste fuera el caso la joven debiera ser muy adinerada, asunto que distaría bastante de la temática habitual de Johannes Vermeer.

la-joven-de-la-perla-noticias-totenart

¿Qué os ha parecido? ¿Os habíais planteado que La joven de la perla no tuviera perla? ¿Qué preguntas os plantea este retrato?


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas