Revista Insólito

La primera fotografía aérea de la historia

Publicado el 04 enero 2018 por Tdi @RLIBlog

La primera fotografía aérea de la historia

45 años antes de que los hermanos Wright levantaran el vuelo, un francés tomó la primera fotografía aérea de la historia. Gaspard-Félix Tournachon, más conocido como Nadar, tomó la iniciativa y, en 1858, usó un globo cautivo para tomar una fotografía a 80 metros de altura de Petit-Bicêtre (hoy Petit-Clamart), al sur de París y cerca de Bièvres.


No habría sido posible sin la ayuda de los experimentados aeronautas Louis y Jules Godard, con quienes colaboró hasta 1863. Sus aventuras inspiraron a Julio Verne para escribir Cinco semanas en globo (1863). Además, Nadar serviría como modelo para Michel Ardan, personaje de De la Tierra a la Luna (1865) y Alrededor de la Luna (1869). No solo su apellido es un anagrama de Nadar, sino que su descripción valdría para ambos:

La primera fotografía aérea de la historia

Era éste un hombre de cuarenta y dos años, alto, pero algo cargado de espaldas, como esas cariátides que sostienen balcones en sus hombros. Su cabeza enérgica, verdadera cabeza de león, sacudía de cuando en cuando una cabellera roja que parecía realmente una guedeja. Una cara corta, ancha en las sienes, adornada con unos bigotes erizados como los del gato y mechones de pelos amarillentos que salpicaban sus mejillas, ojos redondos de los que partía una mirada miope y como extraviada, completaban aquella fisonomía eminentemente felina
De la Tierra a la Luna - XVIII El pasajero del Atlanta

La primera fotografía aérea de la historia

Desgraciadamente, la fotografía aérea de Petit-Bicêtre no se conserva. Aunque no fuera la primera tomada, la fotografía aérea más antigua que aún podemos ver pertenece a James Wallace Black. En 1860, en colaboración con Samuel Archer King y su globo, se elevaron 366 metros de altura y consiguieron tomar una buena fotografía que se tituló "Bostón, como la vería el águila o el ganso salvaje".

La primera fotografía aérea de la historia


Esta técnica se usaría durante las guerras, como el caso de la Oficina de Ingenieros Topográficos de Unión en la Guerra de Secesión o por los aeroplanos y palomas durante la Primera Guerra Mundial. En el siglo siguiente, su uso no se restringió al espionaje, sino también a la cartografía y la arqueología aérea. Su desarrollo ha permitido que hoy en día puedas ver casi cualquier punto de la superficie terrestre desde la palma de tu mano.

¿Cansado de esperar nuevas entradas?

La primera fotografía aérea de la historia

La primera fotografía aérea de la historia


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista