Revista Psicología

La Programación Neurolingüística (PNL), una pseudociencia que promete curarlo todo

Por Davidsaparicio @Psyciencia
La Programación Neurolingüística (PNL), una pseudociencia que promete curarlo todoImagen: Shutterstock

Es difícil definir exactamente qué es la PNL, sus seguidores no se ponen de acuerdo y no tiene una definición consensuada. Se suele  presentar como un “conjunto de técnicas” cuyo objetivo es “identificar y describir el modelo de funcionamiento de cualquier habilidad especial del ser humano, para que así pueda ser comunicada, comprendida y utilizada por cualquier persona que lo desee”.Programación Neurolingüística (PNL), pseudociencia promete curarlo todo

La Programación Neurolingüística (PNL), una pseudociencia que promete curarlo todo

Mezcla conceptos de la comunicación, el desarrollo personal y la psicoterapia. Sus creadores, Richard Bandler y John Grinder  afirman que existe una clara conexión entre los procesos neurológicos (neuro), el lenguaje (lingüística) y los patrones de comportamiento aprendidos (programación), y que mediante sus técnicas pueden cambiarlos para lograr los objetivos que busques de forma sencilla y rápida. Defienden que gracias a la PNL cualquier persona puede aprender cualquier cosa incluida todo tipo de habilidades excepcionales. Su abanico de actuación lo abarca todo: trastornos del aprendizaje, liderazgo empresarial, habilidades de seducción e incluso el tratamiento de trastornos como la depresión, trastornos de personalidad, drogodependencia o cualquier tipo de fobia, tics, enfermedades psicosomáticas, alergias o miopía. Según sus defensores la mayoría de estos problemas se solucionan con una o dos sesiones de PNL.

La PNL afirma que todos los cerebros son iguales y lo que los diferencia unos de otros es el “software” o  “programación” que han aprendido. Esta programación es debida a nuestro lenguaje que define cómo nos relacionamos con nosotros mismos, los demás y el mundo. De esta forma, si cambiamos la programación (lenguaje) cambiamos nuestra realidad y conseguimos nuestros objetivos. Esto se conseguiría “recuperando información que permanece oculta para la persona ya que no se verbaliza en la comunicación” mediante preguntas y respuestas estandarizadas incluidas en su llamado “Metamodelo“. A su vez este pseudomodelo se encuentra vinculado directa o indirectamente al coaching, la psicología positiva, la hipnosis regresiva, el psicoanálisis y la bioneuroemoción

¿Qué no es la PNL?

La PNL no es una ciencia. Es una pseudociencia, de manera simplista, algo que no es ciencia pero que se quiere hacer pasar por ella. La utilización del prefijo neuro- busca que se le asocie directamente con las neurociencias. Estas son un conjunto de disciplinas científicas que estudian la estructura, la función, el desarrollo, la bioquímica, la farmacología y la patología del sistema nervioso y de cómo sus diferentes elementos interactúan, dando lugar a las bases biológicas de la conducta. De hecho las neurociencias han demostrado que los fundamentos que defiende la PNL son falsos, se basan en creencias equivocadas y modelos de funcionamiento cerebral obsoletos.

este pseudomodelo se encuentra vinculado directa o indirectamente al coaching, la psicología positiva, la hipnosis regresiva, el psicoanálisis o la bioneuroemoción

No tiene fundamentos probados y algunos son directamente falsos. Por ejemplo, los seguidores de la PNL defienden que si alguien mira hacia arriba y a la derecha mientras nos habla quiere decir que está mintiendo o si lo hace mirando arriba a la izquierda está recordando sucesos reales que pasaron. Según esta hipótesis sería muy sencillo saber cuando alguien miente o dice la verdad. Existen estudios que niegan la hipótesis que relaciona la dirección de la mirada y la mentira así como que los movimientos oculares tienen relación directa con el procesamiento de la información.  Por otro lado, defienden que cada persona tiene una “representación interna” o concepción de la realidad distinta que depende de la modalidad sensorial (visual, auditiva, olfativa, kinestésica) que empleen preferentemente para interpretar y/0 relacionarse con el entorno y que esta se delata por el lenguaje. Si cambiamos el lenguaje o la conducta en relación a esta preferencia potenciamos todas las habilidades de la persona. No hay estudio científico que respalde esta afirmación, por muy atractiva que resulte.

La PNL no estudia ni analiza el comportamiento, emociones o pensamientos de los demás (al menos eficazmente). Lo que hace es relacionar conductas manifiestas u observables (cruzar las piernas o los brazos, mirar a la izquierda, tocarse la nariz) con estados internos (estados emocionales como la ansiedad, mentir, estar a la defensiva) de forma arbitraria o en ocasiones guiadas por lo que parece. Nunca por ningún estudio riguroso. Los encargados de estudiar el comportamiento son los psicólogos no los seguidores de la PNL, si no eres psicólogo/a estas incurriendo en un grave caso de intrusismo. Si eres psicólogo/a y estás practicando la PNL estás violando al menos los artículos 14 y 18 del código deontológico en Psicología .

La PNL es una pseudociencia que ha sido ampliamente refutada pero que por desgracia sigue ejerciendo cierto atractivo entre profesionales de la salud y el sector empresarial

La PNL no es un método eficaz para ningún problema. Tanto sus fundamentos como sus métodos son absolutamente ineficaces. Sus fundamentos (como por ejemplo los sistemas de representación sensorial) no presentan evidencia y la investigación afirma que se basan en concepciones del cerebro desfasadas. Esto se debe a que las concepciones neurológicas y de percepción que defiende la PNL son claramente erróneas.

Conclusión

La PNL es una pseudociencia que ha sido ampliamente refutada pero que por desgracia sigue ejerciendo cierto atractivo entre profesionales de la salud y el sector empresarial. Su éxito se debe a la confusión y la superficialidad. A la confusión que genera con la utilización de términos aparentemente científicos (neuro, programación, mirroring, rapport) que le atribuye una apariencia “científica” si no se profundiza en ella. Es superficial porque todos sus fundamentos en apariencia pueden resultar creíbles o intuitivamente correctos, sin embargo, la gran mayoría de ellos o no han sido comprobados o han sido refutados. Sería genial que pudiéramos caer mejor a las personas simplemente imitando su comportamiento no verbal o saber que lo que nos dice es verdad o mentira en función de donde mire pero esto no es tan sencillo. No dejes que te engañen simplificando la conducta humana en términos tan burdos y simplistas. Si de verdad quieres hacer un cambio en tu comportamiento, emociones o pensamientos acude a profesionales adecuadamente formados, no pierdas tu tiempo y dinero en esto.

Lecturas recomendadas


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :