Revista Cocina

Lasaña de boniato, pavo y espinacas

Por Paula Butragueño

Esta semana os traigo una adaptación de la clásica lasaña italiana en la que, en vez de utilizar láminas de pasta, añadí un alimento que yo considero estrella, con cantidad de propiedades beneficiosas y muy utilizado en la alimentación habitual de deportistas por su bajo contenido en grasa y alto en carbohidratos, fibra, calcio, potasio y vitaminas.

Para los que no lo conozcáis el boniato, más conocido cómo la batata, es una hortaliza muy parecida a la patata y que puede utilizarse cómo sustitutivo de ella, aunque también suele utilizarse para numerosos postres o platos dulces, ya que tiene mayor sabor. Este alimento posee una elevada cantidad de vitamina E, encargada de mejorar la salud del corazón y la piel.  Su color naranja denota su contenido en betacaroteno, que mejora el sistema inmunitario y también su riqueza en antocianinas, de alto valor antioxidante.

¿Donde lo puedo encontrar?

En la mayoría de fruterías, mercados o grandes supermercados.

¿Cómo se cocina?

Del mismo modo que la patata, con la peculiaridad que se oxida rápidamente, por lo que debéis cocinarlo tras pelarlo o dejarlo en remojo en agua con sal.

 

Ingredientes para 3 porciones de lasaña

  • Dos o tres boniatos, dependiendo del tamaño.
  • 3/4 bote tomate frito HIDA sin azúcar añadido
  • 250 gr pechuga de pavo (solomillo o filetes finos). También podéis utilizar pollo.
  • 250 gr espinacas frescas o congeladas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas dulces
  • Menta y albahaca frescas
  • Aceite de oliva extra virgen
  • 250 ml de leche de soja
  • 3 cucharadas de harina integral a elegir (trigo, quinoa, espelta, kamut)
  • Queso rallado (del tipo que os guste)

collage1

Pasos

1. En primer lugar pondremos a precalentar el horno a máxima potencia durante 10 minutos. Mientras tanto pelaremos los boniatos y los rallaremos a láminas finitas con un pelador de patatas y mucho cuidado. Si tenemos maña con el cuchillo también podemos partirlos con el lo más finos que podamos. Preparamos una bandeja con papel de horno.

collage2

2. Con un pincel o una servilleta pintamos las láminas con aceite de oliva y salpimentamos. Hornearemos cada tanda (necesitaremos varias según el tamaño de nuestro horno) a 180ºC hasta que las láminas queden blanditas y un poco crujientes. Aproximadamente durante 10-15 minutos. Cortaremos el solomillo lo más finito que podamos. Si tenemos ya filetes finos mejor que mejor.

collage3

3. Mientras se hornean las láminas de boniato seguimos preparando el resto de ingredientes. Cortaremos un ajo a láminas finitas y con la sartén con aceite caliente salteamos, añadimos las espinacas y dejamos a fuego medio bajo. Salpimentamos al final.

collage4

4. Haremos los trozos de solomillo a la parrilla o a la plancha. Salpimentamos también. Yo utilicé para salar en esta receta la sal de trufa en spray baja en sodio, que podéis encontrar en el Corte Inglés y que da un sabor a los platos muy rico.

collage5

5. Partiremos la cebolla a aritos y la pocharemos en una sartén. También calentaremos el tomate frito y lo dejaremos a fuego lento con la albahaca y la menta picadas, para que cojan el sabor. Acabo de comprar hierbas aromáticas para mi cocina (albahaca, menta, perejil.. etc) y, a parte de darle mucha mas vida, aportan un mayor sabor a los platos. Aún no domino del todo su cuidado para tenerlas dentro de casa (menos la menta, el resto se recomienda regarlas cada 2-3 días) por lo que se aceptan sugerencias :).

collage7

6. Cuando tengamos las espinacas, la cebolla, las láminas de boniato, el pavo y la salsa de tomate listas, procedemos a montar. Yo utilicé este molde de aluminio que compré en un bazar por un eurito, al que le podéis dar mucho uso para hacer presentaciones bonitas.

Pondremos la primera capa de boniato, la siguiente de espinacas y después las láminas de pavo.

collage8

7. A continuación añadiremos la salsa de tomate,  otra capa de boniato, la cebolla, y finalmente una última capa de boniato.

collage10

8. Intentaremos apretar muy bien cada capa para que quede lo más compacto posible.

collage14

9. El último paso consistirá en hacer una bechamel con harina integral (yo utilicé de kamut). Para ello ponemos una cucharada de aceite de oliva en un cazo a fuego medio-fuerte y mientras calentaremos el vaso de leche de soja en el micro u otro cazo a parte.

collage11

Cuando el aceite empiece a calentar añadimos la harina y removemos rápidamente con las varillas. Automáticamente después bajamos el fuego y comenzamos a añadir la leche poco a poco removiendo constantemente. Iremos removiendo a fuego medio-bajo hasta que espese. Al final añadimos nuez moscada y pimienta.

collage12

10. Echaremos la bechamel por encima, rallaremos el queso y lo espolvoreamos. Gratinamos al gusto (más o menos doradito) en el horno.

collage15

collage16

A mí el resultado me encantó. Mucho más ligero y con mayor cantidad de hortalizas. Sin duda repetiré variando los ingredientes. Espero que os haya gustado

:)

¡Nos vemos la próxima semana!

Sofía Navarro

 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog

Revista