Revista Cine

Los “guilty pleasures” de filmin (II)

Publicado el 07 junio 2012 por Fimin

Los “guilty pleasures” de filmin (II)

07 de Junio del 2012  Compartir

 

Y una semana después seguimos con los “guilty pleasures” de nuestro catálogo, aquellos películas inconfesables que tanto podemos llegar a amar en la intimidad. Si el pasado viernes la cosa iba de héroes, hoy empezaremos con una víctima icono de una generación y terminaremos con asesinatos por placer. Démonos el gusto, ¿no?

Johnny Mnemonic

¿De qué va?

Corre el año 2021 y la mitad de la población sufre de una enfermedad llamada "síndrome de atenuación de los nervios". Johnny es un mensajero de información, una persona que lleva los datos más importantes del siglo XXI, directamente implantados en su cerebro. Su información será muy valiosa para una corporación farmaceútica.

¿Quién está detrás?

Se trata del salto a la gran pantalla de Robert Longo. A juzgar por lo que ha dirigido después (nada) debía haber un vacío detrás de la pantalla. La historia viene de la mano de William Gibson, que adapta su propia novela.

¿Quién sale?

El rostro impasible de Keanu Reeves protagoniza el film (esta interpretación le valíó la nominación al Razzie). Lo acompañan Dina Meyer, Dolph Lundgren y el mismísimo Takeshi Kitano, que juega a mezclar lo yakuza con lo cyberpunk.

¿Qué es?

Vendría a “Blade Runner” (el universo es muy parecido) pero al revés; en vez de perseguir a los malotes, ahora son los malotes los que quieren algo tuyo.

¿Qué lo hace un “guilty pleasure”?

¿Que la puesta en escena no es la que tendría que ser? ¡Claro! ¿Que las interpretaciones -si pueden llamarse así- son capaces de sacar la más profunda de nuestras caras de desconcierto? ¡Por supuesto! ¿Que el tiempo ha pasado mucha factura al film? De eso se trata. Estamos ante una película que nos habla de un futuro que sabemos que no será así, pero también da lugar a cosas que no quedan tan lejos. Memorias digitales implantadas en nuestro cerebro o una enfermedad relacionada con nuestro estilo de vida son algo de lo que hemos oído a hablar más o menos remotamente. Por si fuese poco, persecuciones, mafias, y el tono épico del film hacen de la película un gran divertimento.

Recomendable en caso de:

- Tener ganas de cyberpunk à la cutre

- No poderse resistir a los filmes futuristas.

- Tener ganas de divertirse un rato.

- ¡Hologramas! ¡Luces de colores! ¡Robots!

No recomendable en caso de:

- Buscar la calidad de la novela en el film.

- Ser un religioso del racord.

- Tener mínimos conocimientos de robótica y demás.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas