Revista Psicología

No dormir, de Robert Graves

Por Lizardo

No dormir, de Robert Graves


NOT TO SLEEP
Not to sleep all the night long, for pure joy,
Counting no sheep and careless of chimes
Welcoming the dawn confabulation
Of birch, her children, who discuss idly
Fanciful details of the promised coming -
Will she be wearing red, or russet, or blue,
Or pure white? - whatever she wears, glorious:
Not to sleep all the night long, for pure joy,
This is given to few but at last to me,
So that when I laugh and stretch and leap from bed
I shall glide downstairs, my feet brushing the carpet
In courtesy to civilized progression,
Though, did I wish, I could soar through the open window
And perch on a branch above, acceptable ally
Of the birds still alert, grumbling gently together.


NO DORMIR

Pasar la noche en vela sólo por simple gusto
sin recontar ovejas ni oír las campanadas.
Darle la bienvenida a las confabuladas
avecillas, las hijas del despertar del día
que en el alba discuten parleras los detalles
del atuendo que traiga aquella que se acerca.
¿Se vestirá de rojo, de púrpura o azul,
o de blanco purísimo? Será el traje glorioso.
Pasar la noche en vela sólo por simple gusto,
lo cual es concedido a pocos, y hoy a mí;
y una vez que me ría, me estire y deje el lecho
bajaré velozmente escaleras abajo
con los pies en el aire, sólo rozando el piso
por respeto al progreso civilizado nuestro;
aunque yo más quisiera volar por la ventana
y posarme en la rama más erguida en el cielo,
ser posible aliado de las aves alertas
que agrupadas murmuran no sé qué dulcemente.

---oOo---

No es el insomnio -azote de la sociedad moderna- ni la deprivación de sueño por exceso de ocupaciones -cosa por demás frecuente en nuestra civilización-; el poeta canta aquí una experiencia deleitosa y más elemental: no dormir por pura expectativa anhelante, por simple gana y gusto de atisbar las intimidades de la aurora. Sin embargo en los tiempos que corren, cuando buscamos al sueño, no lo hallamos o pretendemos improvisarlo con grageas, y cuando los quehaceres nos atiborran y él asedia, lo espantamos con cafeína y taimados estimulantes. El dormir, uno de los bienes corporales más preciados, es asunto demasiadas veces hoy de trastocamiento y paradoja.
Enlace:

- No tiene desperdicio la anécdota respecto a la creación de este poema.
_________________
N.B. Desconocemos a quién pertenece la traducción castellana de los versos.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog