Revista Psicología

¿Por qué me siento tan mal? | ¿Por qué me siento tan mal?

Por Eredolosi @redolosi

Esta pregunta la escucho en la consulta con mucha frecuencia. Pensaréis que es normal puesto que las personas cuando van al psicólogo es porque se sienten mal, cierto. Pero la pregunta la suelen hacer individuos que tienen una vida plena "exteriormente"; me explico, una vida sin carencias y adaptadas a lo que la sociedad actual reclama (un trabajo, vivienda, pareja, hijos, placeres, etc...). Sin embargo, estas adquisiciones no les llena y en el fondo se sienten mal.

Volvemos a la pregunta, y ¿ por qué me siento tan mal si tengo muchas cosas buenas? La respuesta es que la felicidad se produce cuando conectamos con nuestro interior, cuando ponemos el poder en nosotros mismos. Las cosas externas nos ayudan pero necesitamos también conectar con nosotros para sentirnos verdaderamente bien y encontrar un sentido a la existencia.

Hay un ejercicio que suelo aplicar con los pacientes y es que estén pendientes a que dedican la mayor parte de sus pensamientos, ¿a los demás?, ¿a lo que me dijo este o el otro?, ¿estás pensando en ti?. Y cuando piensas en tí ¿es positivo lo que te dices? o, por el contrario, ¿es negativo?. Es importante aprender a tener un autodiálogo positivo hacia nuestra persona, querernos y amarnos mucho.

Y ahora viene otra pregunta, eso es ser egoísta, ¿no?, pues no. Cuanto más amor nos demos más amor tendremos para dar. Nada puede dar quien nada tiene. Un ejemplo que suelo contar en los cursos de cuidadores es el siguiente: "Imaginas que vas en un avión con tu hijo y de pronto la azafata dice que por problemas hay poco oxígeno y tenéis que utilizar la mascarrilla. A quien se la pondrías antes, a tu hijo o a ti? Respuesta: a tí mismo. Porque así te encontrarías con fuerza para después ayudarlo a él." Las personas que están cuidando a otras personas, enfermos, hijos, etc... deben cuidarse mucho más que quienes no son cuidadores.

También es primordial conectar con el momento presente, estar aquí y ahora. Este instante es lo único que tenemos. Si sumamos momentos positivos al final terminaremos encontrándonos bien.

Otro aspecto fundamental es el constante ruido mental que caracteriza las mentes de esta sociedad. La mente está en constante movimiento y pensando sin parar hechos futuros y pasados que no llevan a ninguna parte y que son especialmente negativos estos pensamientos. La mente para mantener ese ritmo utiliza mucha sangre en el cerebro. Si hacemos deporte o estamos en movimiento este flujo sanguíneo se reduce en la cabeza y se transporta a otras partes del cuerpo lo cual ayuda a disminuir el ruido mental.

Sintetizando:

  • Conectar con nosotros dedicandonos tiempo.
  • Tener un autodiálogo interno positivo.
  • Cuidarnos mucho más si somos cuidadores.
  • Estar en el momento presente.
  • Reducir el ruido mental a través del movimiento (deporte, baile).

Doy garantías a través de mi experiencia profesional que haciendo estos pequeños cambios en el día a día la persona consigue encontrarse mucho mejor.

Cabe destacar que si la persona lo practica y no lo consigue quizás haya una patología que tratar para ello aconsejo acudir a un profesional cualificado.

Si alguien se anima a ponerlos en práctica, agradezco los comentarios sobre la experiencia.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :