Revista Cocina

Receta de Macarrones con mejillones al azafrán

Por Dayanabf @recetasdelamama
Macarrones con mejillones al azafrán

 

 

 

Las recetas de la mamá te recomienda que elabores este magnífico plato de macarrones con mejillones al azafrán. Este plato de pasta con sabor mediterráneo y aroma de mar se puede completar con un poco de guindilla y un puñado de perejil o albahaca picados.



Receta de Macarrones con mejillones al azafrán
1 HORA

Receta de Macarrones con mejillones al azafrán
MEDIO

Receta de Macarrones con mejillones al azafrán
FÁCIL

Receta de Macarrones con mejillones al azafrán
4 PERSONAS

Ingredientes
  • 2 Kg de mejillones
  • 350 g de macarrones
  • 1,5 dl de vino blanco
  • Perejil
  • Zanahoria
  • Apio
  • 25 g de mantequilla
  • Una cebolla finamente picada
  • 100 g de champiñones
  • Unas hebras de azafrán
  • 2,5 dl de nata
  • Una yema de huevo
  • Una ramita de albahaca para adornar
  • Una pizca de pimienta de cayena

ElaboraciÓn

Cepilla y limpia los mejillones bajo agua corriente fría. Quítales las barbas y desecha los que estén abiertos. Los pones en una cazuela grande con la mitad del vino, 1,5 dl de agua y el perejil, la zanahoria y el apio bien picadito.

Tapa la cazuela, lleva a ebullición y prosigue la cocción de 5 a 7 minutos, hasta que los mejillones se abran. Sácalas de la cazuela con una espumadera (desechando el líquido), déjalos enfriar y separa los mejillones de las valvas con un cuchillo.

Hierve los macarrones en abundante agua salada. En una sartén grande, calienta la mantequilla y saltea la cebolla hasta que esté transparente. Trocea los champiñones y cuécelos a fuego lento durante 2 minutos. Añade el vino restante, la pimienta y las hebras de azafrán. Prosigue la cocción hasta que el vino se reduzca a medio dl. Lo dejas a fuego lento e incorporas la nata y, por último, los mejillones. Cuece unos minutos.

Retira la sartén del fuego e incorporas la yema a la salsa. Escurre los macarrones y aderézalos con la salsa. Adorna el plato con albahaca. Consejero
  • Al empezar, desecha todos los mejillones que antes de cocer estén abiertos. (Compruébalos dándole un golpecito), si ves que se cierran es que están buenos. Una vez cocidos desecha los que se hayan quedado cerrados, señal de que no son frescos.

  • La cocción de los mejillones debe ser breve, para que no queden gomosos.

Las recetas de la mamá


La Mamá  [email protected]


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas