Revista Cine

SI LA COSA FUNCIONA - Y sin que te enteres

Publicado el 03 enero 2010 por Loscriticones
Si la cosa funciona es como una locomotora que te arrastra, te lleva por delante, como uno de esos temas de Art Blakey que te empuja con una descarga de batería hasta el final sin posibilidad de freno ni de saltar en marcha. Sin que se haya dado cuenta uno, de repente, se encuentra fuera del cine: la película ha acabado y se ha contado una buena historia en un tiempo mínimo, se han escuchado algunos brillantes diálogos (unos pocos al estilo Groucho Marx), se han presenciado interpretaciones tan buenas que ni siquiera parecen interpretaciones (y algunas actores se recuerdan de telefilmes de sobremesa tipo Asesinato en alfa beta gamma), y todo ello sin una tregua, sin dos segundos de descanso que permitan digerir lo que está entrando por los ojos y las orejas, pues llega directamente al cerebro sin ninguna clase de filtro o atajo. Sí, amigos, una vez más me la han metido doblada. Y me ha encantado, claro.
De acuerdo con que algunas situaciones (sobre todo, la resolución de alguno de los personajes) son previsibles, de acuerdo con que el bueno de Allen no cuenta una historia fuera de lo común, más bien es una historia mil veces contada, pero nada de eso importa mucho. Consigue lo más importante: que te diviertas. Sin olvidar que ha dejado alguna miguita filosófica en el camino, por si apetece tomar ese camino. Si este modo de hacer cine funciona, por qué no usarlo una y otra vez, para qué serle infiel.
Dicen que el guión de esta película lo tenía Allen guardado en un cajón desde hace años. No sé si será verdad, pero (y esto es más revelador) puede ser verdad. Me recuerda a la vieja historia de Esperanza Aguirre y Saramago (o Sara Mago). Creo que nunca se probó que fuera verdad. Pero lo fundamental es que podría haber sido verdad. Señor Allen, ¿no tendrá alguna otra joyita guardada en el fondo del cajón?
FRANK

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista