Revista Cine

Star Trek, porqué no.

Publicado el 13 mayo 2009 por Francissco
Star Trek, porqué no. A ver, ¿Porqué no vas a ir a verla? ¿Porque existe un riesgo muy real de encontrarte con una aventurita sin más? ¿Porque a estas alturas del espíritu original de la serie (sea lo que esto sea) casi no quedará nada? ¿Porque te pueden ver los amigos entrando en el cine (je, je)?.
Bueno, todas estas razones son válidas y todas ellas se cumplen un poquito. La realización de la peli es correctita, los decorados son resultones. Los exteriores planetarios parece que poquito a poquito van alcanzando verosimilitud y se alejan del cartón piedra y de la infografía baratilla de no hace tanto. Pero salen cadetes espaciales con novias y rivalidades, ay, como en Tropas del espacio.
La narración introduce a unos enemigos provenientes de varios años en el futuro que pretenden destruir, con ánimo de vengar una supuesta injusticia venidera, todo lo que pillan a su paso. No reparan los guionistas en la descomunal paradoja temporal del abuelo asesinado ni nada por el estilo. Se trata de ir encontrando en un pasado alternativo a todos los personajes originales cuando aun eran púberes, para así poder introducir las tecnologías digitales y los más acabados interiores futuristas de hoy en día, je, je...
Y, como se trata de mostrar a los personajes originales en su juventud, los actores son jovencitos y jovencitos sus personajes, equilicua. La combinación hace que a veces te parezca estar viendo alguna serie de esas del disney channel, con todos estos muchachos que pasan de tener pulcros flirteos en los cuartos de la academia a liderar toda una batalla espacial y salvar a la Tierra.
Y el joven capitán Kirk está predestinado, claro. Lo sabemos nada más empezar, pero no por que ya sepamos que envejecerá comandando la Enterprise, noo. Es porque un maduro almirante, de los duros, un veterano digno de Heinlein, le clava la mirada de las Mil Millas, la del demuéstrame que eres un Emperador de Todas las Cosas (además de ídolo teen).
Y claro, lo demuestra ante el malísimo e infrautilizado Eric Bana, al que no conoce ni dios, con todo ese Tattoo de motero que lleva por el careto. Y en una nave enemiga absurda e inverosimil en la que, por más inmensa que se vea, apenas hay espacio para andar en horizontal, la leche, que vértigo. Como siempre, los vulcanianos llevan togas y son sosos, los terrícolas expresan sus emociones divínamente y los malos parecen motoristas del extrarradio. Y Scotty, con su teletransporte habitual, salva a protas y guionistas de callejones sin salida sin cuento, que viva la varita mágica.
Menos mal que a ratos sale Leonard Nimoy. Solamente con su máscara habitual ya vale por mil infografías

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista