Revista Libros

The Host de Stephenie Meyer VS The Host de Andrew Niccol

Por Perdidas Entre Páginas @LasPerdidas

Lo primero que he de decir es que sí, he sobrevivido: creo que llevaba tantos nervios que cuando ha empezado la película tenía el estómago revuelto y todo. Al final me he dicho a mí misma “vamos, relájate y lo que tenga que ser, será". Y no veáis si me lo he tomado al pie de la letra, pues cuando se ha terminado el film y he salido de la sala tenía en el cuerpo una sensación de paz, tranquilidad y relax como nunca había experimentado con una peli.

Ese, creo yo, es el primer punto en el que empiezan a separarse ambas The Host.

The Host de Stephenie Meyer VS The Host de Andrew Niccol

Leí el libro hace cuatro años, y aunque no lo tengo muy fresco, puedo decir que todavía siento esa inquietud que me despertaron sus páginas. Sé que fue una lectura que costó arrancar, pero una vez dentro fue un no parar de tensiones e idas y venidas de infarto. Totalmente al contrario que la adaptación: en ese aspecto es mucho más floja. Los momentos que deberían haber sido de mayor importancia (el robo de las medicinas y sobretodo el descubrir la manera en que Doc trata de despojar a los humanos de los invasores), que deberían haber sido momentos de tensión y desgarre, han quedado como una cosa más de la película.

The Host de Stephenie Meyer VS The Host de Andrew Niccol
Por otro lado tenemos los momentos románticos: creo que en el libro no fueron tantos, o al menos no los percibí así (quizá porque es una novela extensa y estaban más divididos en el tiempo). Es un libro romántico, pero en la novela se trataba bastante más el tema de los aliens y su procedencia y demás; ya, sé que no tenemos cuarenta horas de film, pero… cincuenta de los ciento veinticinco minutos que dura son momentos románticos (Saorise se puso las botas, porque si no era con este, se morreaba con el otro que daba gusto y nada de besitos castos tipo Cullen/Swan, no… aquí la muchacha se despacha a sus anchas). En ese aspecto creo que podrían haberla hecho más equilibrada; han querido demostrar lo dividida que está Wanda entre esos dos amores junto a Melanie, y ha quedado bastante forzado, sobretodo porque en el film la cosa queda como “instantánea” y “ahora con éste, ahora con el otro”.

Hay escenas en el libro que llegan al alma, así como en la adaptación. En mi caso no son las mismas, pero reconozco que han cumplido bien su misión: la escena de Wanda/Melanie en la camilla, ese breve monólogo/diálogo ha sido ESPECTACULAR. Ha sido un momento de esos de “aguanta, aguanta que el de al lado ya te mira raro” pero de esos en los que por mucho que lo intentes evitar, acabas soltando el par de lagrimones.

The Host de Stephenie Meyer VS The Host de Andrew Niccol

Porque Saorise… Saorise Ronan está sublime. No sé si eran las bajas expectativas o qué, pero esta actriz ha hecho de protagonista de The Host como creo yo que nadie hubiera podido hacer. Le daba el tiempo adecuado al personaje, el movimiento, la dulzura y la garra necesarias; ha sido lo mejor de la película, sin duda.
Los demás personajes… bueno, sinceramente no destacaban demasiado y estaban ahí porque en la novela estaban ahí, aunque suene redundante; sin ellos casi podría haber sido lo mismo. La buscadora no me ha transmitido nada, Dani de Fantasymundo me la ponía de mala malísima y yo la he visto como un intento de mala malísima (para mí no ha sido la cazadora de la novela ni de lejos, y ya no solo por el aspecto físico); los chicos… Jared es muy majo, para qué lo vamos a negar, pero no es más que una cara y un cuerpo bonitos. Ian, pues eso; y Kyle… es Kyle por esa escena que no podía faltar, pero por nada más, como si ponen a mi vecino.

Y aunque el libro estaba bastante bien en cuanto al balance entre romance y acción y el ritmo era mucho más movidito, el tono tan suave y pausado del film me ha gustado igual que la novela. Ya no la historia en sí (porque la adaptación no transmite lo que realmente da la novela, que no es poco), si no el cómo está contada. Con esas pausas, esos recuerdos, esa voz en off, esa banda sonora impecable (flipo con lo que pueden dar de sí “unas gotitas”) y esa Saorise Ronan que nos da una Wanderer/Melanie insuperable.

No es una peli de la que salgas con los nervios de punta del cine (sobretodo por ese “varios meses después” que se podrían haber ahorrado y dejarse de historias aunque le den un cierre decente y hagan “film único” a la adaptación), no es una de esas pelis que quieras venir a comentar nada más llegar a casa… yo he salido del cine calmada, a gusto, con ganas de cerrar los ojos y estar conmigo misma.

No me arrepiento de haber visto la peli. Es una buena adaptación, quizá la novela tiene muchísima más fuerza, pero si habéis leído el libro y la vais a ver después, quedaréis satisfechos con el trabajo. Y si no habéis leído el libro, os habrá entretenido un rato (o eso es lo que me ha dicho mi acompañante).

<\/param><\/embed><\/object><\/div>";" alt="" />

Nia


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas