Revista Cocina

Torrijas con Leche y Vinos Blanco y Dulce

Por Nieves

Torrijas con Leche y Vinos Blanco y Dulce

Uno de los postres más representativos de la Semana Santa, son las torrijas,

y existen multitud de recetas, todas ellas deliciosas, como:

(Para ver la receta, pinchar sobre el título)

Para que la torrija sea un postre exquisito, hay que tener en cuenta,

que cuanto mejores sean los ingredientes, mejor será el resultado final,

por lo que es importante utilizar un buen pan, del tipo candeal o especial para torrijas,

con miga densa y que tenga 2 ó 3 días.

La leche debe ser entera, y los vinos son los que dan un toque muy especial a la torrija,

con un punto de cierta acidez del vino blanco, y el dulzor y sabor especial del vino dulce que se utilice,

por lo que si se utiliza un buen oporto o similar, marcará la diferencia.

Estas torrijas bañadas en la leche aromatizada y reposada varias horas

(yo hago la infusión el día anterior),

y el sabor de la mezcla de los vinos, dan un resultado de una torrija excepcional:

jugosa y con una consistencia, que parecen de crema.

- 1 barra de pan especial para torrijas

- 150 ml. de vino de Oporto o Moscatel

- azúcar y canela en polvo para espolvorear

- Cortar rodajas de pan de unos 2 cm. de grosor y colocar en una fuente.

- Poner la leche a hervir con la corteza del limón, canela y azúcar.

- Cuando rompa el hervor, apagar el fuego y dejar infusionar con la canela y limón, hasta que enfríe (mejor de un día para otro, para que se impregne bien de todos los sabores).

- Una vez que la leche esté fría, colar para eliminar la canela y limón y añadir los dos tipos de vinos.

- Cuando la leche ya haya infusionado lo suficiente, agregar los dos tipos de vinos.

- Regar el pan con la mezcla anterior y cuando se vea que haya empapado lo suficiente, dar la vuelta al pan, para que se empape bien por el otro lado. Tiene que quedar suficientemente empapado, pero sin que rezume líquido, pues de lo contrario, se romperán las torrijas al manipularlas. Si rezumaran demasiado liquido, colocar sobre una rejilla para escurrir el exceso, y evitar que se rompan al manipularlas, y que se mezcle la leche con el huevo batido.

- Batir los huevos necesarios (3 aproximadamente) y rebozar las torrijas en el huevo.

- Freír en abundante aceite de oliva o girasol.

- Ir sacando a un plato, sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y cambiar el papel con frecuencia para eliminar bien el aceite de las posteriores torrijas.

- Poner en un cuenco abundante azúcar con canela en polvo y rebozar las torrijas hasta que queden bien impregnadas.

- Dejar enfriar (saben mejor de un día para otro) y disfrutar de un postre de Semana Santa, exquisito.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas