Revista Baloncesto

Andrea Vilaró, un carácter a prueba de todo

Publicado el 03 octubre 2018 por Toni_delgado @ToniDelgadoG
Un triple de la base-escolta a falta de tres segundos clasifica al Cadí La Seu para la final de la Lliga Catalana tras remontar ante el Bàsquet Femení Sant Adrià (63-62)  

Andrea Vilaró, un carácter a prueba de todo

Hempe, Kraker y Georgina Bahí abrazan a Andrea Vilaró tras su triple. Foto: FCBQ. 


"El líder anímico es alguien que, cuando todos piensan en negativo, suelta un par de gritos, mira a la gente a los ojos y dice lo primero que se le ocurre y cambia el signo del humor del equipo", explica Pepe Marí en Liderar equipos comprometidos (Plataforma Editorial). Bien podría referirse a Andrea Vilaró (Barcelona, 1993), que en el Cadí La Seu también tiene momentos de líder resolutivo/a.
El partido está en un puño en el Pavelló Municipal de Santa Coloma de Queralt. El Bàsquet Femení Sant Adrià acaricia su primera final de la Lliga Catalana y domina por 60-62. Andrea Vilaró se la cede a la tiradora del equipo, Mehryn Kraker, que se la devuelve. La base-escolta catalana congela el tiempo: le lanza una mirada desafiente a su defensora, Maria Jerpersen, se gira para mirar el marcador, supera en velocidad a su rival y lanza. Triple a falta de tres segundos y abrazo múltiple de sus compañeras a Andrea Vilaró (63-62). Tiempo muerto del Bàsquet Femení Sant Adrià, que ve después cómo Hailey Dunham falla el último ataque. El Cadí La Seu se clasifica para la Final de la Lliga Catalana, en la que se enfrentará el domingo al Uni Girona en Fontajau.  
"La fuerza del carácter es acumulativa", defendía el escritor, filósofo y poeta Ralph Waldo Emerson. Andrea Vilaró tiene un carácter casi infinito: por nada del mundo se escondería en una pista de pista de baloncesto. El curso pasado pasó una época en la que veía el aro muy pequeño. "Y me daba igual tirar o no hacerlo. Sólo quería que el equipo ganase jugando bien y dirigirlo en la pista", confesó a Cronómetro de Récords. "Intento no arrugarme en las situaciones complicadas, sino dar la cara pase lo que pase", seguía Vilaró. Predica con el ejemplo, como sufrió un Bàsquet Femení Sant Adrià que se gustaba en la pista (43-55 a 6m 26s). El conjunto de Glòria Estopà se había repuesto de una puesta en escena horrible (11-2 a los 4m 29s y con Georgina Bahí y Kraker infalibles) y se había escapado 15-30 con los puntos de Minata Keita, que no acusó su estreno en partido oficial, y una Mariam Coulibaly, que anotó 13 de sus 15 tantos, imperial en la zona. Tampoco dudaban las júnior Nora Galve y Cèlia Carbonell. 

9m 6s estuvo sin anotar el Cadí La Seu, que redujo la distancia (43-48 a los 29m 40s) con un tercer cuarto excelente de Kraker, parecido al de Jespersen para el Bàsquet Femení Sant Adrià. Hasta entonces, Andrea Vilaró sólo llevaba una canasta. A 4m 15s la base-escolta catalana se giró sobre sí misma para anotar (50-55) y, a 3m 29s, metió un triple (53-55). Su entrenador, Bernat Canut, confía mucho en ella y la jugadora lo demuestra. Vilaró incluso le hizo un tapón a Coulibaly. A falta de tres segundos, puso la guinda: el triple definitivo. "Ahora sí me siento una jugadora tan importante en el equipo como para jugarme el último tiro", declaró a esta web la temporada pasada. Tal cual.  

Enlace relacionado 

Andrea Vilaró: “Ahora sí me siento una jugadora tan importante en el equipo como para jugarme el último tiro”

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas