Revista Ciencia

Ayuda a buscar más allá de Neptuno nuevas enanas marrones y planetas

Publicado el 15 julio 2020 por Jose Vicente Díaz Martínez @josevte72

Con el proyecto Backyard Words: Planet 9 podemos ayudar a buscar nuevos objetos en los confines de nuestro sistema solar. En este proyecto se pide ayuda distinguir objetos celestes reales de artefactos de imágenes en datos de la misión WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) de la NASA.

Los objetos reales son enanas marrones y estrellas de baja masa, los vecinos más cercanos del Sol. Podemos tal vez encontrar un objeto más cercano que Proxima Centauri (la estrella más cercana al Sol) o incluso descubrir el noveno planeta hipotético del Sol , que según los modelos podría aparecer en estas imágenes. El ojo humano puede detectar sutiles movimientos en el fondo de estrellas que programas informáticos no pueden reconocer, con lo que la ayuda de "ciudadanos científicos" observando imágenes pueden ayudar a descubrir muchos objetos escurridizos.

Objeto moviéndose en el fondo de estrellas

De echo "ciudadanos científicos" han descubierto desde este programa dos enanas marrones que parecen ser las primeras de su tipo, las primeras "subenanas de tipo T extremas". Son los miembros más fríos conocidos de la población más antigua de estrellas y enanas marrones en nuestra galaxia, unos 10 mil millones de años.
En el siguiente enlace se explica el descubrimiento:

https://www.nasa.gov/feature/goddard/2020/two-bizarre-brown-dwarfs-found-with-citizen-scientists-help

Y desde aquí podeis consultar el artículo:

https://arxiv.org/abs/2007.03836¿Qué es una enana marrón?

Los planetas brillan por la luz reflejada de su estrella anfitriona, pero las estrellas brillan produciendo su propia luz, esta seria la diferencia sencilla entre un planeta y una estrella. Pero ahora nos preguntamos lo siguiente ¿qué hace que algunos objetos brillen por sí mismos y otros objetos solo reflejan la luz de otro cuerpo?

A medida que se forma una estrella a partir de una nube de gas y polvo que se contrae , la temperatura en su centro se vuelve tan grande que el hidrógeno comienza a fundirse en helio, liberando una enorme cantidad de energía que hace que la estrella comience a brillar por sus propios medios, es decir se enciende la estrella.

Un planeta se forma a partir de pequeñas partículas de polvo que quedan de la formación de una estrella, es lo que se denomina planetoides. Estas partículas chocan y se pegan. Nunca hay temperatura suficiente para hacer que las partículas se fundan y liberen energía. En otras palabras, un planeta no es lo suficientemente caliente o lo suficientemente pesado como para producir su propia luz.

Ayuda a buscar más allá de Neptuno nuevas enanas marrones y planetasComparación general de tamaño entre una estrella de baja masa , una enana marrón y el planeta Júpiter . En esta imagen, se muestra que la enana marrón es aproximadamente un 15% más grande que Júpiter. Los radios de las enanas marrones (13-75 M J ) varían solo entre un 10 y un 15% en el rango de masas posibles. Dependiendo de la edad y la temperatura, la enana marrón en tránsito COROT-3b tiene un diámetro de 1,01 ± 0,07 veces el de Júpiter. Créditos: NASA

Las enanas marrones son objetos que tienen un tamaño entre el de un planeta gigante como Júpiter y el de una pequeña estrella. Cualquier objeto entre 15 y 75 veces la masa de Júpiter pasa a denominarse una enana marrón. Dado ese rango de masas, el objeto no habría sido capaz de sostener la fusión del hidrógeno como una estrella regular, con lo que no llega a encenderse, muchos científicos han llamado a las enanas marrones como " estrellas fallidas ".

¿Y el planeta nueve?

Científicos del Caltech (Instituto de Tecnología de California) encontraron en 2016 evidencias de la presencia de un planeta gigante en el sistema solar exterior (en la zona más profunda del cinturón de Kuiper). El objeto, que llamaron Planeta Nueve, tendría 10 veces el tamaño de la Tierra y su órbita sería alrededor de 20 veces la de Neptuno. De hecho, a este planeta le costaría unos 20.000 años en realizar una órbita completa alrededor del sol. La posible existencia de este objeto sería la explicación del extraño comportamiento de varios objetos observados en el cinturón de Kuiper, este enorme planeta sería el perturbador de esos objetos. Ahora lo único que hace falta es encontrarlo.

Ayuda a buscar más allá de Neptuno nuevas enanas marrones y planetasComo se muestra en el diagrama, los puntos de máximo acercamiento de varios objetos del cinturón de Kuiper al sol, conocido "perihelio", casi coinciden. Por otra parte, estos perihelios se encuentran cerca de la eclíptica (plano de la órbita de la Tierra y también, aproximadamente, la de los otros planetas), mientras que las órbitas de los objetos están inclinadas 30 ° por debajo de la eclíptica. La posibilidad de que todo esto sea una coincidencia es de un 0.007%. Si no es una coincidencia, entonces estos objetos se han guiado en sus órbitas por la intervención gravitacional de algo mucho más grande... el planeta nueve.

Con el programa de ayuda ciudadana podemos ayudar a encontrar este hipotético planeta y alguna enana marrón. Ánimo!

Programa: Backyard Words: Planet 9

Registraté para recibir todas las novedades de UNIVERSO Blog:


Volver a la Portada de Logo Paperblog