Revista Cocina

Cómo hacer una cata de aceite de oliva virgen extra

Por Ibericbox @ibericbox

Cómo hacer una cata de aceite de oliva virgen extra

Es importante seguir todos los pasos para conseguir dar con un aceite de buena calidad.


Antes de iniciar el proceso, el catador debe tener en cuenta dos elementos previos de vital importancia para culminar con éxito su labor: la temperatura y la copa de cata.
La temperatura del lugar donde se realice tiene que ser lo más aproximada posible a los 28º centígrados. Esta temperatura permite la volatilidad de los compuestos aromáticos en un líquido denso y graso como el aceite.
La copa de cata debe ser de un color oscuro y opaco, generalmente azul, y con una apertura algo cerrada para que pueda concentrar en su interior el máximo de sustancias aromáticas.
Entre cada cata, y con el objetivo de facilitar la distinción entre uno y otro aceite, los catadores suelen comer un pedazo de manzana o tomar un sorbo
de agua.
FASES
1. VISTA
Nos centraremos en dos factores: aspecto y color.
Aspecto: Se valora como buenos o normales aquellos aceites de oliva que presenten un aspecto limpio de filtrado y limpio de decantación, velado y velado opalescente. Se considera aceites defectuosos los que presenten un aspecto turbio, sucio u oscuro.
•Color: El color no es un elemento determinante para la cata, y por ello se utilizan copas oscuras y opacas. La gama de colores normales que puede adoptar un aceite de oliva abarca las tonalidades que van del verde intenso al amarillo oro. Se consideran defectuosos aquellos aceites que presentan colores atípicos como los rojizos, blanquecinos, parduscos y oscuros.
2. OLFATO

Para esta fase se debe introducir alrededor de 25 gramos de aceite dentro de la copa.
Se tapa la apertura del recipiente con el fin de no perder ningún aroma. Con el objetivo de intensificar los aromas y poderlos percibir con más facilidad, se procede a calentar la copa con la palma de la mano a la vez que se efectúan giros rotativos para que el aceite entre en más contacto con el aire y sus aromas se expandan con más facilidad. Esta operación se realiza durante unos 30 segundos.
Posteriormente, se acerca la copa a la nariz, se abre la tapa y se realizan inspiraciones suaves, lentas y profundas. El objetivo es asociar el aroma que se percibe con algún recuerdo y darle nombre, de forma que siempre que perciba ese aroma lo identifique con el elemento evocado en cuestión.
3. GUSTO
Tras analizar olfativamente el aceite, el siguiente paso es identificar su sabor. Para ello se introduce en la boca una cantidad aproximada a los 5 gramos de aceite, manteniéndolo durante 3 o 4 segundos para calentarlo.
Es importante distribuir el aceite por toda la boca ya que la percepción de los cuatro sabores fundamentales -dulce, salado, ácido y amargo-, así como de los sabores propios del producto, se hace con distinta intensidad según las zonas de la lengua y el paladar.
El aceite se tiene que extender en cantidad suficiente y muy lentamente por la parte posterior de la lengua hacia los pilares del paladar y la garganta, concentrando la atención del catador en los estímulos amargos y picantes. Hacer aspiraciones cortas y sucesivas, introduciendo aire por la boca, ayuda a extender el aceite por la cavidad bucal y a percibir por vía retro-nasal los componentes aromáticos.
Finalmente, se vacía la boca y se espera unos 30 segundos con el objetivo de apreciar la posible aparición de algún retrogusto.
4. TACTO
Dentro del análisis táctil se debe evaluar el cuerpo del aceite en la boca. Hay que percibir la densidad del producto, que incrementa o disminuye durante la cata. Se valora y considera si tiene una consistencia pastosa, suave, fluida o acuosa.
5. EQUILIBRIO- ARMONÍA
Este juicio o definición final va en función del equilibrio existente entre los aromas y sabores calificándolos como:
•Aceites afrutados, que son los que presentan las características más próximas a la clase o tipo de aceituna de la que proceden.
•Aceites equilibrados o armónicos, que son los que presentan mayor equilibrio entre aromas y sabores.
•Aceites desequilibrados o descompensados, que son aquellos en los que sobresale de forma significativa algún aroma, sabor o defecto.
Fuente: http://www.urzante.es/zh/el-buen-paladar/como-hacer-una-cata.html

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revista