Revista Ciclismo

Cómo superar un escalón con nuestra bicicleta de montaña

Por Rafael @merkabici

Un escalón es uno de los obstáculos más comunes que nos podemos encontrar cuando vamos con nuestra bicicleta de montaña. Puede ser desde un bordillo de una acera, una roca o un escalón natural en el propio terreno.

Cómo superar un escalón con nuestra bicicleta de montaña Para superar un escalón con la bicicleta de montaña tenemos que olvidarnos por completo de utilizar el freno delantero. Así evitaremos salir volando por encima del manillar. - piopialo          

Velocidad

Es muy importante llegar a un obstáculo de estas características con poca velocidad, sobre todo si es la primera vez que pasamos por ese lugar.

Para ello deberemos llegar ya con la bicicleta suficientemente frenada antes de llegar al propio obstáculo. Así tendremos mucho mejor control de nuestra bicicleta.

escalón

Si ya hemos pasado varias veces por el escalón y sabemos cómo afrontarlo podremos ir aumentando progresivamente la velocidad.

Frenos

Hemos comentado en el punto anterior que debemos llegar a una velocidad baja al escalón. Tenemos frenar antes de llegar, y sobre todo nos tenemos que olvidar del freno delantero cuando estemos afrontando el obstáculo.

Si tocamos el freno cuando estamos bajando el escalón tenemos muchas probabilidades de que la rueda delantera se clave en el terreno y salgamos por encima del manillar. Cuanto más pendiente descendente tenga el terreno más importante será no tocar el freno delantero.

Sí podemos utilizar el freno trasero, siempre con mucho tacto y suavidad.

Posición del cuerpo

Por último, tenemos que tener muy en cuenta cuál será la posición que adoptemos encima de la bicicleta para afrontar el escalón. Debemos agarrar con firmeza el manillar pero sin rigidez, para que así nuestros propios brazos actúen como amortiguación. Así se consigue un movimiento mucho más fluido y natural.

También deberemos echar el cuerpo hacia atrás con el objetivo de desplazar el centro de gravedad hacia la rueda trasera. Así ganaremos en estabilidad y control, y evitaremos salir volando por encima del manillar.

escalón

Cuanto mayor sea la pendiente descendiente más tendremos que desplazar nuestro cuerpo hacia la rueda trasera de nuestra bicicleta.

Cuando vayamos a superar un escalón no debemos de dar pedales, sino que debemos levantarnos ligeramente del sillín y poner ambos pies en posición horizontal. Así evitaremos pegar con uno de los pedales en el propio obstáculo.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas