Revista Cine

Crítica: Wolf (2013) de Jim Taihuttu

Publicado el 05 abril 2014 por Proyectorf @Proyectorfant

FICHA TECNICA DE LA PELICULA

Título original: Wolf
Director: Jim Taihuttu
Reparto:Raymond Thiry, Chico Kenzari, Jacob Derwig, Nasrdin Dchar, Cahit Ölmez, Bo Maerten, Slimane Dazi, Chemsedine
Género:Thriller. Drama | Crimen. Boxeo
Año:2013
Duración:121 min
Origen: Países Bajos (Holanda)

Un costado diferente de la sensibilidad del peleador

Wolf trata la historia de Majid (Marwan Kenzari), una de esas historias de suburbio tan ricas como conflictivas. Su familia de origen marroquí vive en Amsterdam, demuestra el esfuerzo de años de los inmigrantes para instalarse y buscar un futuro mejor, aunque las circunstancias de sus propias vidas mucho no ayuden. A pesar de pertenecer a una familia honesta y de trabajo duro, Majid es la oveja negra, ya que forma parte de una banda de delincuentes y vendedores de droga en su barrio que luego se unen con la banda de Hakan (Cahit Ölmez), de origen turco, que los ayudan a potenciar sus actos ilícitos.

A pesar de esto, el protagonista demuestra su bondad y es consciente del mal de sus actos en algunas ocasiones, inclusive intenta con cierto éxito tener un trabajo honesto y sin problemas, pero es más fuerte su impulso y ansiedad que lo llevan a cometer varios errores, asi se involucra en problemas que boicotean sus propios planes, en los cuales muchas veces no media la reflexión de lo que realmente le conviene.

Majid descubre su vocación y talento por el kickboxing al acudir a un gimnasio y romperle la mandíbula en una pelea de entrenamiento a uno de los peleadores habituales de ese ambito. La relación con el líder del gimnasio Ben (Raymond Thiry) es tan dificultosa como conveniente, en varias ocasiones, su falta de dedicación, desobediencia y la carencia de racionalidad al momento de pelear generan varios idas y vueltas en esa relación por conveniencia.

WOLF1

La de Majid se trata de una historia muy habitual entre los boxeadores, pero lo interesante que propone “Wolf” es que rompe un poco con el karma que suelen tener estos relatos. Es decir, no es la típica tragedia del luchador que la pelea de abajo, conoce la gloria y cae, coquetea con ese relato, pero no pretende abordar esa historia. Majid en ningún momento tiene la dedicación y el esfuerzo por salir de su mala vida, como suele contarse en las historias de los boxeadores, es perfectamente consciente de sus errores y los hace casi adrede. A pesar de eso, conoce los límites de la mala vida y juega con ellos en todo momento.

Majid es un personaje que impone respeto en todo momento de la película, actúa con una fuerza contundente que cuando desata su atropello, no se detiene y muy pocos lo pueden lograr.

A pesar de demostrarlo como un luchador encarnizado e imparable, Majid sabe con quién no safar su cadena. Es el caso de las duras peleas verbales con su padre o su entrenador, que lo odian por su conducta y mala vida, pero nunca el protagonista les alzo la mano como ocurrió con los demás –luchadores, delincuentes o enemigos ocasionales.

La relación con su familia es un caso aparte en la película, es el único lugar que demuestra amor real y un afecto sano, algo que ni siquiera ocurre en la obsesiva y dañina relación con Tassa (su novia interpretada por Bo Maerten). Es amado y respetado por sus hermanos y madre, aunque la mala relación con su padre conspire contra Majid, respeta sus palabras y sabe que está en lo correcto, por eso impulsa a su hermano menor Tarik (Mohammed El Mimouni) a que siga con la escuela y no continúe sus pasos. Lo mismo ocurre en la relación con su otro hermano mayor Hamza, el cual sufre de un cáncer casi terminal, por el que se preocupa y lo va a visitar constantemente.

La vida como peleador de Majid le genera un cierto prestigio y un potencial de crecimiento muy grande con sus victorias contundentes. Así es como llega a la relación con Hakan, que lo involucra en una asociación delictiva de mayor escala, y le brinda la posibilidad de un liderazgo con el cual no se siente cómodo, a pesar que nunca lo abandona. Mientras tanto, la obsesiva relación con Tassa lo mete en problemas en numerosas ocasiones al actuar impulsivamente como un macho desenfrenado que no entiende que ella continúa con su vida y en lugar de salir de esa relación decide sacar a todos los que se interpongan en su camino a los golpes, aunque a ella no la toque.

Con una gran interpretación de su protagonista, Wolf es una película interesante, filmada en blanco y negro, con cámara en mano, que le da una oscuridad profunda a un relato de existencia dura, pero es conocida en Toro Salvaje también. Una historia bien contada y entretenida para todos aquellos que amen las vidas marginales de delincuencia, boxeo, drogas y armas, pero es un poco más que eso. En el fondo se trata de la historia de un ser sensible que lucha contra el costado violento de la sociedad y de su propio ser. Si, en definitiva no deja de ser la historia de un peleador y el relato recurre a la habitual sensibilidad interna de un personaje violento.

Tiene un final muy abierto que nos brinda la duda de saber qué ocurre cuando levanta la cabeza en ese momento. Lo interesante de eso es que la película no brinda una lección de moralina como suele ocurrir en estas historias, sino que quedará la especulación sobre el futuro del peleador del lado del espectador, el cual se preguntará por su destino.

Por Germán Morales


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas